Revista Qué

21 Mar 2016 | Juego

Ahora Ciudad presiona a López por Ingresos Brutos

El gobierno porteño dejó de lado la condonación de las deudas que le había realizado al empresario y ahora busca computarle todo lo que no pagó por Ingresos Brutos desde 2003. Sin punitorios, se trata de cerca de cuatro mi millones de pesos, según trascendió.

Lejos del polémico “perdón” impositivo de 2013, el gobierno de la Ciudad aumenta la presión con el empresario Cristóbal López por el pago adeudado de Ingresos Brutos por la explotación de las máquinas tragamonedas en el Hipódromo de Palermo.

Caído el convenio en el que Ciudad cedía facultades sobre el juego a la Nación y con bandera amarilla también en la Casa Rosada, Horacio Rodríguez Larreta se puso firme y le exige ahora el pago de ese tributo local, que López esquivó por años amparado en medidas cautelares.

Según publica Clarín, se trata de 4 mil millones de pesos, sin los punitorios. Pero, como tuvo auditoría en todo este tiempo, sólo el empresario conoce cuánto facturó. Hay quienes estiman que la suma podría acercarse a unos 10 mil millones de pesos, con intereses y punitorios, y siempre según datos trascendidos de la propia firma Hipodrómo de Palermo S.A. (HAPSA).

De acuerdo al matutino porteño, PRO envió a Fabián Rodríguez Simón a comunicarle que tiene un mes de plazo para cancelar la deuda por Ingresos Brutos por las máquinas tragamonedas de Palermo desde 2003. Al parecer ni siquiera Federico De Achaval, socio del zar del Juego, y de fluido contacto con el macrismo, pudo frenar esa “notificación”.

juegoLópez se opuso a pagar Ingresos Brutos por años, amparado en su protección estatal nacional y en diferentes cautelares que le negaron esa posibilidad a la Ciudad de Buenos Aires. Por eso, Macri concedió en 2013 una adendda al convenio firmado en 2003 en el que se resignaba el cobro de ese impuesto en el pasado y en el futuro.

En efecto, la adendda –aprobada en trámite exprés y cuestionada por los socios actuales de PRO, la Coalición Cívica y la UCR– señala que el aumento del canon “significará la extinción de las pretensiones o créditos relacionados con el pago del Impuesto a los Ingresos Brutos o cualquier otra tributación específica “.

Entonces, la Ciudad había cedido a esa facultad por un aumento del canon que recibía de parte del Lotería de la Nación, que llegaba al 50% de los fondos provenientes de las utilidades líquidas y realizadas de cada ejercicio, monto del que se hacía cargo la propia empresa de López.

En ese convenio, HAPSA dejó en claro que ese importe especial quedaba cancelado si es que el GCBA “pretendiera reclamar a este concesionario el pago del Impuesto Sobre los Ingresos Brutos”. Sin embargo, con el convenio caído, la discusión toma ahora otro ribete.

Luego de conocerse la deuda de más de 8 mil millones de pesos que mantiene el empresario con la AFIP por el impuesto a los combustibles -mediante la que, según se reconstruye, expandió su poderío económico- PRO ha abierto un frente de batalla contra López -responsable de la línea crítica de los medios del Grupo Indalo- en todos los frentes.

Como publicó Qué la semana pasada, se trata de una maniobra que realiza la Ciudad mientras un nuevo marco de juego comienza a vislumbrarse como necesario para la oposición en la Ciudad. Y los controles, también.

Compartir
?