Revista Qué

9 Abr 2016 | Informe

Poda sin control

Los precios de las empresas que se encargan de la poda en el espacio público aumentaron entre 300% y 500% en sólo tres años. Desde la Auditoría General de la Ciudad denunciaron la falta de inspectores para comprobar todas las obras que se facturan.

El mantenimiento y defensa del espacio público es una de las banderas que el ahora presidente Mauricio Macri izó durante su gestión como jefe de Gobierno porteño. Su sucesor, Horacio Rodríguez Larreta, tomó la posta. Sin embargo, para las empresas proveedoras del servicio esto demostró ser un negocio redondo.

Tan solo en la poda de árboles, un servicio que se abona con el pago de la tasa de ABL, hubo aumentos de entre 300% y 500% en los diferentes ítems del contrato que se rubricó con varias empresas y a cuyas facturas tuvo acceso Qué.

poda

En total, solamente por cada una de las comunas se facturaron de forma mensual casi $ 2.000.000. Sin embargo, el principal problema que tiene el Gobierno en materia de control es la falta de inspectores.

Solamente en diciembre de 2015, en la Comuna 13, Mantelectric facturó la poda de 359 árboles, a los que se les sumaron 82 metros cúbicos de reconstrucción de veredas, que tuvieron además un adicional de 1.105,4 metros cuadrados. La factura total fue de $ 1.749.215,70.

En 2012, según el último precio disponible que publicó la Auditoría General de la Ciudad en un informe de 2014, la poda integral de un árbol de hasta 6 metros de altura tenía un precio de $ 163,54; en el contrato de 2015, esa cifra, para la misma categoría, se elevó a $ 878. La misma situación se repite con las otras tres categorías de poda. En lo que respecta a los árboles de entre 6 y 12 metros, el precio pasó de $ 388,95 a $ 1.289. El correspondiente a los que oscilan entre 12 y 18 metros, de $ 520,63 pasó a $ 1.809. Por último, los mayores de 18 metros, de costar $ 693,62 tuvieron en 2015 un precio de $ 2.514.

En la mecánica también se crearon nuevas categorías para paliar los aumentos. Los retiros de cepas, que son los troncos que quedan luego de que se taló el árbol, pero sin las raíces, tenían un costo de extracción de
$ 1.100.

En el nuevo contrato, el precio aumentó hasta $ 2.878 para las menores de 60 cm de diámetro y $ 3.736 para las superiores. Lo mismo sucedió con las extracciones de raíces. De haber un único precio, de $ 2.041, se pasó a cuatro diferentes, de acuerdo al tamaño de cada una. Si el diámetro es menos que 25 cm, el precio es de $ 1509; de ser mayor que esa cifra pero menor que 60 cm, el costo pasa a $ 3.252; si oscila entre los 60 cm y los 90 cm, removerlo le saldrá a la Ciudad $ 9.278. Por la máxima categoría, mayor que 90 cm, Mantelectric cobra al Ejecutivo porteño $ 11.145.

La reparación de veredas como consecuencia de roturas por el crecimiento de raíces o extracciones también evidenciaron un au-mento parecido. En 2012, la unidad de medida, 3 metros cuadrados, tenía un precio de $ 454. Tres años más tarde, el costo se elevó hasta $ 3.190.

A través del decreto N° 126/15, firmado por Macri y Rodríguez Larreta, en el mes de abril del año pasado, el gobierno aprobó la “licitación pública N° 27/sigaf/2015, realizada por la ya inexistente Secretaría de Gestión Comunal
y Atención Ciudadana”, que apunta a “la contratación del servicio integral del arbolado público y demás servicios conexos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.

poda1

El contrato, acordado en un monto total de 955.354.428 pesos, benefició a cinco firmas habituales en las licitaciones públicas referidas al medio ambiente y a distintas obras. Entre ellas se encuentran las empresas Casa Macchi SA, Mantelectric ICISA, Ecología Urbana SRL y Urbaser Argentina SA, que en esta ocasión conformó una UTE con Seob SA. Todas fueron contratadas en las dos últimas licitaciones referidas al “mantenimiento integral de las áreas verdes” de la Ciudad, realizadas por el Ministerio de Ambiente y Espacio Público y por la Secretaría de Gestión Comunal por cifras multimillonarias.

En esa oportunidad, la UTE conformada por Urbaser Argentina SA y Seob SA consiguió una suma total de $ 367.295.463, que sumada a lo acordado por la poda de árboles supera ampliamente los 725 millones de pesos.

De la misma manera, Casa Macchi SA logró obtener previamente casi $ 100 millones, en tanto que en esta oportunidad se quedó con tres renglones del pliego y obtuvo $ 187.167.329 más. En cuanto a Ecología Urbana SRL, presidida por Gastón Carlos Lenoi, se quedó con los renglones 3, 4 y 5, por un monto de $ 152.551.452. En tanto que anteriormente había ga-nado más de 52 millones de pesos. Por su parte, Mantelectric ICISA, propiedad de Carlos Pérez San Martín, fue una de las firmas más beneficiadas, con un contrato final de 257.717.088 pesos. En las licitaciones anteriores, asociada con Ses SA, propiedad de la familia Caputo y cercana a Mauricio Macri, obtuvo casi $ 300 millones. Pese a que están encargadas de trabajos similares en todo el territorio de la Ciudad de Buenos Aires, varias de las firmas elegidas para el servicio de arbolado público no poseen como razón social y principal actividad esa función.

En el caso de Casa Macchi SA, que se hará cargo de los renglones 6, 7 y 9, se dedica al servicio de transporte automotor de mercaderías a granel. Como si fuera poco, su función secundaria tampoco está relacionada con el arbolado, debido a que es la construcción, reforma y reparación de edificios.

“Que vengan a ver las cuentas”

El presidente de la Junta Comunal 13, Gustavo Acevedo, salió al cruce de las críticas que esbozaron desde la oposición por el precio del servicio de poda. “Nosotros nos apegamos a la licitación. El precio no lo decidimos nosotros”, afirmó en diálogo con Qué.

Ante la consulta por la falta de controles en la poda, Acevedo consideró que se trata de una mentira. “Nosotros controlamos todas las podas y extracciones que se hacen. No se saca ni se corta un árbol sin que estemos
ahí para verificarlo”, señaló.

“Además, como estamos en una zona muy cercana al río, con vientos fuertes, tenemos que ser mu-cho más cautelosos en cómo se lleva a cabo
la tarea”, concluyó Acevedo.

La respuesta de Ambiente y Espacio Público

“Es como comparar peras con manzanas”, sostuvieron desde la cartera de Ambiente y Espacio Público ante la consulta de Qué por la denuncia. En el ministerio señalaron que durante la gestión de Eduardo Macchiavelli se logró mayor transparencia y reducción de costos en el servicio.

“Se logró diferenciar y especificar los gastos. Las denuncias sólo se fijan en un solo ítem”, indicaron. “Con esa medida, el Gobierno se ahorró dinero y transparentó la contratación”, respondieron desde el sector del ministro.

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICION IMPRESA N° 78 DE QUÉ.

Compartir
?