Revista Qué

15 Jun 2016 | Ejecucion presupuestaria

El Gobierno “amarrete”

En los tres primeros meses de 2016, la gestión de Horacio Rodríguez Larreta gastó un 18 % de su presupuesto. Muy por debajo del “número ideal”. Hubo recortes en áreas recurrentes, como Desarrollo Social, Vivienda y Educación, mientras que analizan una abultada ampliación.

“Que se resiste o que se muestra reacio a gastar”. Así se define a una persona “amarreta”, calificativo que bien podría ajustarse a la gestión de Horacio Rodríguez Larreta, teniendo en cuenta la ejecución presupuestaria del primer trimestre de 2016. En lo que va del año, el Gobierno de la Ciudad tan sólo gastó un 18 por ciento del total del dinero que dispone para el corriente ejercicio, que asciende a 123.785.252.925 pesos. Una suma envidiable para cualquier otro municipio del país que, con una población similar, cuenta con apenas un 3 por ciento de ese total, como es el caso del distrito de La Matanza.

amarreta

Entre enero y marzo de éste año, el Ejecutivo porteño devengó casi 24 mil millones de pesos, con importantes subejecuciones, sobre todo, en áreas sociales. Un recorte recurrente, como lo ha dejado de manifiesto Qué en sucesivas publicaciones. A ésta altura, el Gobierno de Larreta, si tuviese las cuentas al día, debería haber ejecutado al menos un 25 por ciento de su presupuesto, es decir, el 7 por ciento más de lo que realmente gastó.

De acuerdo al Informe al que tuvo acceso este medio, se registraron áreas del Gobierno, en particular en organismos descentralizados, en las que ni siquiera se ejecutó su partida presupuestaria, como lo fueron la Legislatura porteña, la Defensoría y el Consejo de la Magistratura. Para esto, hay una explicación. Desde la cartera de Hacienda, detallaron a Qué, que tales organismos especifican sus ejecuciones en el segundo trimestre en conjunto con el primero. Cabe destacar, además, que en el caso del parlamento, éste no se encuentra en total funcionamiento durante el primer mes del año, lo que se traduce en una reducción de sus gastos. No obstante, el personal sí cobra por sus labores, como en cualquier otra dependencia estatal.

En cuanto a las principales áreas que componen el organigrama del Gobierno, la que menos dinero gastó durante el primer trimestre fue la Vicejefatura de Gobierno, a cargo de Diego Santilli. De los más de 68 millones de pesos vigentes para 2016, sólo ejecutó un 3,66 por ciento, lo que se podría traducir en una subejecución de sus partidas superior al 20 por ciento. La cartera que conduce “el Colorado”, tiene bajo su órbita la Secretaría de Desarrollo Ciudadano que, en los primeros tres meses del año devengó apenas 660 mil pesos de los más de 15 millones que tiene en su poder. Mismo escenario se repitió en la Subsecretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, también dependiente de la Vicejefatura, que sólo gastó 7 millones de los casi 49 presupuestados.

cuadro 1

En contraparte, las áreas que más cerca estuvieron del “número ideal” son los ministerios de Salud, por un lado, y Desarrollo Urbano y Transporte, por el otro. En el caso de la cartera a cargo de Ana Bou Pérez, ejecutó el 20,41 por ciento de los 22 mil millones, muchos de ellos, girados a los diferentes hospitales públicos y centros de salud de la Ciudad.

En tanto, el ministerio manejado por Franco Moccia devengó el 20% de los 12.431.671.679 que cuenta para todo 2016. Es importante resaltar que con respecto al año pasado, el ejercicio de Desarrollo Urbano mejoró notablemente. Bajo la conducción de Daniel Chaín (hoy en Obras Públicas de la Nación), al primer trimestre del año era el más atrasado en sus cuentas. No obstante, el Instituto de la Vivienda, el organismo responsable de llevar adelante la política habitacional en la Ciudad, sólo ejecutó el 8 por ciento de su presupuesto, que asciende a mil millones y medio de pesos.

Si el sueño de Larreta es tener una Ciudad integrada y con las villas urbanizadas, como ha manifestado semanas atrás, deberá revertir ésta posición y presionar a Pablo Roviralta (el nuevo titular del IVC) para que incremente sus gastos. Pero más allá de eso, los recortes y subejecuciones en materia de vivienda fueron recurrentes ya durante el gobierno de Mauricio Macri y, al parecer, continuarán en la misma línea. Al menos eso deja entrever el gasto del primer trimestre en diferentes áreas y programas destinados a tal fin, como la Secretaría de Integración Social y Urbana, que apenas gastó 1,66 por ciento de los 21 millones disponibles.

cuadro 3

Si bien, en un plano general, el ministerio de Educación ejecutó el 18 por ciento de su presupuesto, en las áreas internas fue donde mayor subejecución se registró. Sobre todo, en lo que respecta a la infraestructura escolar. Mientras el Gobierno porteño se jactó de comenzar las clases a tiempo, poco tiene para decir sobre el estado edilicio de las instituciones públicas a las que destinó por el momento el 3,09 por ciento del dinero vigente para 2016. En este punto, es necesario destacar que se han adjudicado una gran cantidad de licitaciones públicas para mantenimiento de edificios escolares que, en gran medida, fueron concedidas a SES SA, donde el íntimo amigo de Mauricio Macri, Nicolás Caputo, posee un gran paquete accionario.

Casi en el cierre del segundo trimestre del año, la gestión de Horacio Rodríguez Larreta todavía está lejos de los números deseados y ha subejecutado en las áreas más sensibles, que necesitan de mayor atención y urgente respuesta.  Los números podrán sufrir modificaciones pero, por ahora, Larreta no es más que una persona “amarreta”.

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICION IMPRESA N° 88 DE QUÉ.

Compartir
?