Revista Qué

17 Mar 2017 | Ejecución porteña 2016

Ahorraron buena plata

Según los números oficiales provisorios del gasto presupuestario total de 2016, la Ciudad presenta una erogación general equilibrada, aunque algunos ítems importantes fueron subejecutados, como Vivienda y Urbanización de villas. El detalle área por área. Mientras Horacio Rodríguez Larreta ya puso primera en su segundo año de gestión al frente de la Ciudad, que por […]

Según los números oficiales provisorios del gasto presupuestario total de 2016, la Ciudad presenta una erogación general equilibrada, aunque algunos ítems importantes fueron subejecutados, como Vivienda y Urbanización de villas. El detalle área por área.

Mientras Horacio Rodríguez Larreta ya puso primera en su segundo año de gestión al frente de la Ciudad, que por cierto será especial por las elecciones legislativas de octubre, el área gubernamental dio a conocer las cifras provisorias de la ejecución del gasto en todo 2016. Y en esa línea, según pudo constatar Qué tras acceder a los números oficiales, el desempeño, si bien resulta más acorde que gestiones antecesoras, dejó algunas cuestiones en el debe.

Es que del monto total vigente para el año pasado, que trepó a la suma de $ 164.925.808.020, se devenga-ron $ 154.056.004.279; es decir, casi 11 mil millones de pesos menos. En términos porcentuales, se ejecutó el 93 % del presupuesto. Un dato a tener en cuenta: la ampliación presupuestaria a mitad de año trepó a los $ 8 mil millones, por lo que resulta curioso que no se hayan gastado.

En ese sentido, y en diálogo con este medio, desde el Ministerio de Hacienda que conduce Martín Mura, explicaron: “Hay que tener en cuenta que esa ejecución es provisoria y que el resultado final se visualizará a mitad de año”. En efecto, las cifras definitivas verán la luz después de otoño, aunque en general no suelen variar demasiado de las provisorias.
La tendencia halla cierta semejanza con el período anterior: durante el último año de gestión de Mauricio Macri al frente de la Ciudad (2015), se devengó el 91% de lo presupuestado ($ 91.393.679.427 de $ 99.623.252.193). En esa ocasión, la ampliación presupuestaria había sido de más de 4 mil millones de pesos. Ahora bien, en cuanto a las áreas que menos dinero erogaron durante la era Larreta, se destacan las que corresponden a la temática de vivienda y urbanización de zonas relegadas.

Paradójicamente, esas son cuestiones en las que el Jefe de Gobierno hizo énfasis hasta el hartazgo, pronunciando, una y otra vez, que serían los principales bastiones de su gestión. A saber: el Instituto de la Vivienda, que gastó sólo el 78 % de su presupuesto anual, presentó subejecuciones en varios de los programas que se nuclean bajo su órbita.

Así, el tópico Reintegración, Integración y Transformación de Villas, solamente erogó el 39 % de su partida (gastó $ 103.313.412 de un to-tal de $ 262.996.324), mientras que el programa Rehabilitación La Boca hizo lo propio en un 83%. En tanto, el programa Rehabilitación de Conjuntos Urbanos tuvo una subejecución del 81 %, y el referido a Crédito Primera Vivienda usó nada más que el 74 % de su partida presupuestaria. ¿El ejemplo a seguir? Mi Casa BA, que gastó el 100 % del dinero que tuvo disponible.

En cuanto a Educación, si bien la cartera que conduce María Soledad Acuña presentó un gasto acorde, no fue así en una de las áreas de mayor importancia que de allí dependen. Por caso, en infraestructura escolar, punto que siempre suele ser puesto sobre el ta-pete por sectores opositores, la subejecución final en 2016 fue del 75%. “Además de eso, hay que señalar que el presupuesto destinado a Educación Privada se gastó al 100 %”, comentó a Qué un alto dirigente del Frente de Izquierda porteño.

Más allá de eso, en líneas generales, en el ámbito ministerial, la gestión sa-ca aprobado. Todas las carteras porte-ñas presentan cifras por arriba del 90 % de ejecución. Todas, salvo la de Modernización, Innovación y Tecnología, a cargo de Andy Freire, que erogó el 89 % de su presupuesto. Dentro de esa cartera, hay ítems para tener en cuenta.

La Subsecretaría de Trabajo dependiente de dicho organismo, por ejemplo, presenta una subejecución del 78 %, mientras que el área de Ciudad Inteligente hace lo propio con un porcentaje similar: 79 %. Pero el sector con peores resultados fue el Consejo Económico y Social, que ejecutó sólo el 15 % de su partida vigente: $9.500.000 de $61.000.000. Como contrapartida, hay que destacar el punto fuerte del Ente de Turismo. Dicho tópico, que al cierre del tercer trimestre de 2016 presentaba una subejecución del 41%, cerró el año con el
95 % de su presupuesto devengado.

En cuanto a las Comunas, el balan-ce general es positivo. En ese espectro, la sección 2 de Recoleta, comandada por Agustín Fox, es la que mejores cifras presenta, con una ejecución del 99,83 %. ¿La que está más lejos del ideal? La 9, de Mataderos, Parque Avellaneda y Liniers. El distrito que dirige Analía Palacios ejecutó el 89 % de la partida que tuvo asignada.

Por lo demás, en términos presupuestarios, se destaca la buena labor de Ana María Bou Pérez al frente del Ministerio de Salud (ejecutó casi el 99 % de su partida). En cambio, varios ítems que quedaron en el debe dependen del Ministerio de Ambiente y Espacio Público, bajo la conducción de Eduardo Macchiavelli.

Esa cartera subejecutó áreas de higiene urbana, tratamiento de residuos, nuevas tecnologías y mantenimiento del espacio público, donde la Subsecretaría de Mantenimiento de dicho rubro gastó el 46 % del total asignado.

En definitiva: falencias, virtudes, al-gunos gastos acordes, subejecuciones en áreas esenciales y ritmo bastante cansino a lo largo del año parecen ser el diagnóstico presupuestario del primer año de Rodríguez Larreta al frente de la Ciudad.

Compartir
?