Revista Qué

1 Sep 2014 | Sectores vulnerables en riesgo

Alerta por contaminación con plomo

La Defensoría del Pueblo reclamó a Mauricio Macri políticas activas para controlar y prevenir la contaminación con plomo que afecta a la zona sur de la Ciudad. En el marco del desalojo realizado en la villa Papa Francisco de Villa Lugano con la excusa del Gobierno porteño de los altos índices de contaminación, la Defensoría […]

La Defensoría del Pueblo reclamó a Mauricio Macri políticas activas para controlar y prevenir la contaminación con plomo que afecta a la zona sur de la Ciudad.

En el marco del desalojo realizado en la villa Papa Francisco de Villa Lugano con la excusa del Gobierno porteño de los altos índices de contaminación, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires emitió un duro informe sobre los problemas que genera el plomo en las villas y asentamientos del sur del territorio porteño. Solicito acciones urgentes a la Agencia de Protección Ambiental y al ministerio de salud.

En el informe constata 63 casos de contaminación con plomo pero advirtió que hay más casos sin detectar. En su mayoría, los afectados son niños: 37 casos en la villa 20, vecina al terreno que desalojaron; 18 en el barrio Ramón Carrillo; y 8 en la villa 21-24, barrio San Blas.

Los estudios se hicieron en el Hospital de Niños Elizalde, en el Garrahan, y en los hospitales Argerich, Penna, Santojanni. La Defensoría advierte que hay muchos más casos sin detectar.

Los casos detectados hasta el momento demuestran que la población más afectada por intoxicación con plomo es la de menores recursos, que vive en asentamientos precarios, en las márgenes del Riachuelo o cercanos a basurales y/o cementerios de automóviles, lugares donde los niños juegan en suelos contaminados.

Desde el organismo encabezado por el kirchnerista Alejandro Amor se denunció la “escasa implementación de mecanismos de detección de riesgo y la falta de equipamiento propio en los establecimientos de salud del Gobierno de la Ciudad para el diagnóstico de esta problemática, no sólo obliga a derivar estas muestras/estudios por fuera del ámbito de su jurisdicción sino que también contribuye a gestiones burocráticas y gastos indebidos de recursos”.

Asimismo, se acusó a la Agencia de Protección Ambiental de no tomar la “debida intervención para la solución en aquellos sitios que ya han sido detectados como fuentes contaminantes, tarea para la cual resulta fundamental articular todas las herramientas, recursos y presupuesto necesarios que posibiliten, a la brevedad, lograr el efectivo saneamiento territorial”.

Por este motivo, la Defensoría del Pueblo recomendó al Presidente de la Agencia de Protección Ambiental que implemente un Programa de Monitoreo Sistemático de suelos, agua y aire a los fines de analizar la calidad ambiental en los asentamientos y villas emplazados en el ámbito de la Ciudad; y que desarrolle un Plan de Acción para realizar las tareas de remediación ambiental necesarias para descontaminar todo sitio en los que se detectaran niveles de metales pesados por encima de los límites establecidos.

Por otra parte, se instó a la Ministra de Salud, Graciela Reybaud, que disponga la adquisición del equipamiento específico para la determinación de metales pesados en, al menos, uno de los establecimientos de salud pertenecientes al Gobierno de la Ciudad.

Compartir
?