Revista Qué

17 Jun 2015 | Diputados nacionales

Amasando las listas

El Frente para la Victoria tantea ministros para la boleta. En tanto, radicales, lilitos y macristas se encaminan a dirimir la boleta final en las PASO. Los postulantes al Parlasur, se analizan en segundo lugar. Operadores rosquean, ventilan nombres y guardan otros. La definición es el sábado.

“La semana es larga”, repiten los operadores políticos. Los nombres que los distintos sectores políticos posicionan para el cierre de listas de candidatos a diputados se escuchan envueltos en un halo de misterio e incertidumbre, en el que todos buscan guardar un as en la manga para el sábado a la medianoche.

listas

Todavía hay días de rosca, negociación y especulación. Mientras el armado opositor “Cambiemos” se dirige a una Primaria en la que pueden competir los tres principales partidos, en el Frente para la Victoria, la otra fuerza de la Ciudad, existe la orden de confeccionar una lista de unidad que lleve los dos precandidatos a presidente, Daniel Scioli y Florencio Randazzo.

La Ciudad de Buenos Aires renueva doce bancas. Quien más pone en juego es el kirchnerismo: cinco, logradas en 2011 cuando Cristina Fernández de Kirchner obtuvo el 54% de los votos y ganó en casi todos los distritos. Ahora, la situación es distinta y la expectativa es de 3 escaños.

En ese sentido, no está claro si los cinco a los que se les vence el mandato tendrán la chance de renovar, por lo menos, en los primeros lugares de la lista. La excepción, sin embargo, es para el secretario general de La Cámpora, Andrés “el Cuervo” Larroque, quien tiene el lugar prácticamente reservado.

La Casa Rosada, desde donde se digitan todas las listas, estudia la posibilidad de colocar a su primera plana. Gira el nombre del ministro de Economía, Axel Kicillof, o incluso, el de Daniel Filmus, el referente kirchnerista que más mide en la Capital, como cabeza. Más abajo, también se escucha el nombre de la ministra de Seguridad, Cecilia Rodríguez.

“La Cámpora va a tener preponderancia”, señaló, tímido, un dirigente porteño. Kicillof, en la cima de la boleta, re-presentaría la afirmación del poder que ostenta la agrupación que conduce el hijo de la Presidenta, Máximo Kirchner. Ni hablar en caso de que, además, Larroque se ubique entre los tres primeros.

En tanto, en el frente “Cambiemos” la discusión es otra. La expectativa es que la convergencia pueda llegar a colocar al menos ocho legisladores, teniendo en cuenta el electorado que pueden reunir en la Ciudad el PRO, la Coalición Cívica, y la Unión Cívica Radical.

Según los primeros contactos, está todo dado para que la lista definitiva se dirima en una Primaria con tres nóminas. Hay un acuerdo en que el reparto se realice por sistema D’Hont y que haya un piso en torno del 15%. Pero, asimismo, hay competencia por las posiciones.

El PRO busca garantizarse al menos la mitad de los escaños expectantes para los que posiciona a los actuales legisladores que deben renovar su banca. Para el primer lugar rankea mejor la referente de Unión por Todos Patricia Bullrich, arriba de Pablo Tonelli y Cornelia Schimdt.

También está en danza el actual diputado porteño del PRO Oscar Moscariello, vicepresidente de Boca y titular del Partido Demócrata Progresista, que integra la alianza a nivel nacional.

Por su lado, los radicales negociaron sin éxito un acuerdo con la Coalición Cívica para una lista unificada y así hacer frente a la papeleta que presente el PRO.

El pedido de los “lilitos” había sido el primer lugar para el que proponen al actual vicepresidente del partido en CABA, Hernán Reyes.

La posibilidad de una lista en conjunto comenzó a explorarse a partir de una conversación telefónica entre Elisa Carrió y Ernesto Sanz. Pero la intención de la Coalición Cívica siempre fue la de competir con lista “pura”.

Las reuniones se suceden. Los boina blanca apelan a fortalecerse. “Con un solo legislador estamos hechos”, se le escuchó decir a una fuente radical. La UCR sólo pone en juego la banca de Manuel Garrido, hoy más cercano a Margarita Stolbizer.

Como cartas, los radicales muestran al ex intendente porteño Facundo Suárez Lastra, a la ex diputada Cristina Guevara y al economista Adrián Ramos, alentado desde el sanzismo, sector que mira de afuera las negociaciones que encara al titular del comité porteño Emiliano Yacobitti.

En el resto de los ocho frentes la cuestión tampoco está tan clara. El Partido Renovador, que integra el massismo porteño ya definió postulante, pero es una incógnita cómo resolverá Sergio Massa, lo mismo que su socio José Manuel de la Sota, y los puntanos Rodríguez Saá.

Por su parte, en el Frente “Progresistas” que levanta la candidatura de Margarita Stolbizer toma vuelo el nombre de la mediática Victoria Donda. La referente de Libres del Sur es número puesto para estar en la cima, aunque desde el GEN, por lo bajo, tantean también al actual diputado Manuel Garrido, el radical descontento que se acercó luego del pacto PRO – UCR.

Pero, como pasa en el resto de los frentes, la presión sobre los armadores crece. En un escenario en el que se proyecta que la atención la acaparen Cambiemos y el Frente para la Victoria, ir en segundo o tercer lugar es tentar a la suerte, algo que muchos no quieren hacer.

En el Frente Popular de Víctor de Gennaro vuelve a escucharse casi con los ojos cerrados el nombre de Claudio Lozano, el reconocido referente porteño de su partido Unidad Popular y que fue precandidato a jefe de gobierno en los comicios de la Ciudad. Diputado nacional desde 2003, había puesto en duda, entre sus íntimos, la posibilidad de buscar un nuevo mandato, pero el pedido de la organización va en otro sentido.

Por último, los partidos que integran el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) se disponen a ir a una interna, un coletazo de la batalla entre el Partido de los Trabajadores Socialistas y el Partido Obrero que se disputan también el precandidato presidencial. Por un lado, suena para cabeza Gabriel Solano (PO) y José Castillo (Izquierda Socialista), mientras que del otro lado, se ubica el metrodelegado Claudio Dellecarbonara (PTS).

Las conversaciones están en pleno proceso y nadie descarta que puedan ser éstos y no otros, o a la inversa. Incluso, operadores se guardan nombres para evitar caer en una máxima que inmortalizó el propio Néstor Kirchner “el que suena, suena”. Como sea, todos miran en el almanaque los días que faltan hasta el sábado.

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN N° 36 DE QUÉ.

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?