Revista Qué

19 Jun 2015 | Macri/Michetti

Amor, odio, y de nuevo amor

La relación entre el jefe de Gobierno y la senadora nacional fue cambiante. Tuvieron etapas en las que se amaron, y varias en las que se enfrentaron. La última escena: ser su Vice, cosa que había rechazado hace meses.

La relación entre Mauricio Macri y Gabriela Michetti fue cambiante desde el inicio del PRO en el año 2003. Tuvo su momento de esplendor en 2009, cuando ella aceptó, con ganas, de ser candidata a diputada nacional por la Ciudad. Pero desde ese momento, todo fue cuesta abajo.

5483195566dd6

Luego de lograr una importante victoria en los comicios de medio término de 2009, la ahora senadora nacional apuntó a ser la sucesora de Macri en la Ciudad como jefa de Gobierno. El plan era que él fuera quién dirimiera si ella u Horacio Rodríguez Larreta tomarán la posta.

Todo terminó con la búsqueda de la reeleción.

En 2013, por primera vez desde que se encontraban en el poder, la Ciudad renovó senadores nacionales. El objetivo era simple. Se le pidió a Michetti que buscará obtener esas bancas. Ella tenía ese objetivo, por eso rechazó ser candidata en la provincia de Buenos Aires. Ese fue su primer freno.

A fines de 2014, Macri y su mesa chica llegaron al acuerdo de que la fórmula que pelee los comicios presidenciales debía ser “pura”. Ante su negativa, dijo que su lugar era la jefatura de Gobierno de la Ciudad, la estrategia del macrismo cambió.

“Si en un principio se pensaba en una mujer, ahora el candidato va a ser un hombre, ya instalado. No será una bomba”, dijo una semana después de las PASO uno de los armadores políticos del PRO.

El tiempo hizo que ambos se volvieran a acercar. Ella quedó dolida luego de que él jugará tan fuerte a favor del jefe de Gabinete. La clave para la reconciliación fueron las primeras reuniones por negociación de espacios. Allí hubo una sola petición por parte de Macri, que colaboré con su campaña presidencial y con la de Rodríguez Larreta en la Ciudad.

En el medio Michetti, junto a su pareja y su hijo, se fue, por pedido de éste último, al desierto de Atacama en Chile. El regreso la tuvo con una reunión con Macri. Allí él le dijo que quería volver a tenerla en carrera para la vicepresidencia. Días después, en la Convención Nacional del PRO, su nombre tomó más impulso que el de Marcos Peña.

Todo parecía indicar que ella era el número puesto. Sin embargo, la mesa chica prefería al secretario de Gobierno. Uno solo de los integrantes de éste grupo presionó para que eso no suceda. Se trató del empresario de la construcción, Nicolás “Nicky” Caputo.”Gabriela te da entre uno y dos puntos más”, fue el argumento que esgrimió.

Lo que aconteció en Santa Fe, sumado a la designación de Carlos Zannini como vice de Scioli, cambiaron la marcha. La frutilla del postre fue una encuesta que le acercaron ayer al jefe de Gobierno en la que le mostraban las proyecciones de crecimiento de la fórmula en sus dos posibilidades. La diferencia era abismal.

Luego del anuncio, ser mostró junto a Macri en la inauguración de una nueva salida de la Autopista Illia. “Estoy honradísima y muy contenta de estar a lado de Mauricio haciendo frente un desafío como este”, dijo al inaugurar junto a jefe de Gobierno porteño y candidato una obra en la autopista. “Hacerlo después de las PASO es maravilloso porque nos encuentra más fortalecidos y crecidos”, precisó.

 

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?