Revista Qué

23 Nov 2016 | Matías Lammens

El arma oculta de Larreta

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, ya colocó hace tiempo sus fichas de cara a lo que serán las elecciones de medio término en 2017, en donde buscará terminar con el, por ahora, embajador argentino en los Estados Unidos, Martín Lousteau. Sin embargo, aunque todo sugiere que a quien desea como candidata para […]

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, ya colocó hace tiempo sus fichas de cara a lo que serán las elecciones de medio término en 2017, en donde buscará terminar con el, por ahora, embajador argentino en los Estados Unidos, Martín Lousteau.

Las apuestas de Larreta #111

Sin embargo, aunque todo sugiere que a quien desea como candidata para diputada nacional es Elisa Carrió, el alcalde porteño guarda un as bajo la manga con el que espera licuarle, por izquierda, votos al exministro de Economía. Se trata del presidente de San Lorenzo, Matías Lammens.

Ya no es una novedad que uno de sus objetivos es la búsqueda de instalación para competir, con chances reales, por la Jefatura de Gobierno en 2023. Pero para eso, necesita presentarse cuanto antes, según le dijo a varios de los integrantes de su círculo íntimo. En Uspallata, lo ven como una chance real para dividir los 25 puntos de base que “siempre sacan los sectores de centroizquierda”; incluso varios ven con buenos ojos hacer eventos en conjunto y brindar una mano para aportar el “ex-pertise” necesario.

Cercano históricamente a sectores progresistas y con una muy buena relación con la agrupación juvenil kirchnerista La Cámpora, Lammens comenzó a coquetear desde el año pasado con una posible incursión en la política.

Los plazos se aceleraron este año, cuando comenzó a conformar un equipo para diseñar una posible campaña electoral, amparado en su gestión como presidente del club del barrio de Boedo. Es que, durante su mandato, además de conseguir por primera vez la Copa Libertadores de América, se concretó el inicio de la “vuelta a Boedo”.

Para esa empresa, Lammens comenzó a forjar una buena relación con diversos dirigentes del PRO, en especial con Rodríguez Larreta, quien jugó fuerte para lograr que la Legislatura porteña aprobase el proyecto para que un conocido hipermercado devolviera el terreno en donde estaba la mítica cancha del Ciclón.

Durante todo 2015, recibió diferentes propuestas para ser candidato del macrismo. Primero, como candidato a legislador porteño en la lista unificada que hubo entre los, en un principio, cuatro precandidatos a Jefe de Gobierno. En la mesa se dispuso un lugar “para entrar”, no así para encabezar la nómina.

El rechazo fue casi instantáneo. Pero Rodríguez Larreta no se dio por vencido en su afán por contar con el dirigente futbolístico. A mediados de año, ya con el cierre de las listas para diputados nacionales como horizonte, hubo un nuevo ofrecimiento. En esa ocasión, el lugar era el primero en la nómina, a sabiendas de que, en una eventual victoria de Mauricio Macri en las presidenciales, muchos de los legisladores fuertes desembarcarían en el Ejecutivo.

Nuevamente, la respuesta fue no. “En ningún momento lograron entender que Matías está en las antípodas ideo-lógicas de lo que representa el PRO”, explicaron desde el entorno del mandamás cuervo.

Con ese escenario en la mente, Lammens jugó una nueva ficha para fin de año. Quería saber cuál era el nivel de instalación que tenía dentro del microclima político. Con una serie de llamados, comenzó a correr el rumor de que hubo otro intento de llevarlo hacia el PRO: Rodríguez Larreta la había ofrecido la Jefatura de Gabinete.

“Fue todo orquestado para ver el grado del revuelo que se podía originar”, confesaron. A partir de allí, se iniciaron las reuniones semanales, las mediciones mensuales y los encuentros con diferentes políticos, algunos residuales, del peronismo.

Los que conocen a Lammens sostienen que su principal atractivo es el perfil parecido al modelo PRO. “Es un empresario que se formó dentro y fuera del país, exalumno del Colegio Nacional de Buenos Aires”, expresaron. Durante varios años, militó en agrupaciones de izquierda, en algunas llegó a tener como jefe político al diputado nacional Andrés “Cuervo” Larroque, a quien frecuenta de forma asidua, y ofició durante la gestión de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner como nexo con el kirchnerismo.

Sin embargo, no todo es color de rosa. En San Lorenzo, por su “matrimonio por conveniencia” con Tinelli, no ven con buenos ojos el desembarco de Lammens en la política. Luego de las elecciones en la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), la relación entre ambos se resquebrajó, y los motivos llegaron a los oídos de los encargados en el Gobierno nacional de monitorear lo que sucede en el deporte predilecto de los argentinos.

Tinelli, explican en la Rosada, necesita de alguien que se haga cargo del club mientras disputa la AFA, y Lammens lo necesita a él para seguir acercando beneficios para el club. Pero todo cambió después de la noche del 38 a 38 en AFA.
Según explican fuentes de la AFA, Lammens “comenzó a operar para ser el CEO de la Superliga. En un principio, contó con el aval del Gobierno para ocupar ese cargo. “El juego era terminar de profundizar la interna que había entre ellos”, confiesan en Balcarce 50.La réplica de Tinelli no tardó en llegar. Rápidamente, comenzó a apostar por otros nombres.

Es precisamente este escenario el que Horacio Rodríguez Larreta buscaría aprovechar. Sabe muy bien que su relación con el presidente de San Lorenzo está intacta. Por otro lado, el propio Lammens se dedicó a criticar, hace un tiempo, al actual presidente Macri con una serie de declaraciones. “Fue el inicio de su campaña”, recuerdan desde su entorno.

LA NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN #111 DE REVISTA QUÉ

Compartir
?