Revista Qué

17 Dic 2014 | Jefatura de Gobierno

Bien Común va “por todo” en la Ciudad

Gustavo Vera dijo que inició una “pelea como la de David contra Goliat”. Destacó el perfil “inmobiliario y excluyente” del Gobierno porteño.

El legislador porteño del bloque Bien Común y presidente de la Fundación La Alameda, Gustavo Vera, vaticinó vaticinó “un ballotage” contra el candidato que elija Mauricio Macri, tras lanzar su candidatura a jefe de Gobierno de la Ciudad.

La candidatura la impulsan el bloque legislativo Bien Común, el Movimiento Unidad del Trabajo y la Producción que lidera Julio Piumato -secretario General de Derechos Humanos de la CGT Azopardo de Hugo Moyano y secretario General de los Judiciales- y la Democracia Cristiana que encabeza Carlos Traboulsi.

Piumato, Traboulsi, el otro legislador de Bien Común, Pablo Bergel, y Mario Ganora, vicepresidente de La Alameda, encabezaron el acto que se llevó a cabo en la Asociación Italiana “Unione e Benevolenza, ubicada en la calle Teniente General Perón 1362, en el Microcentro porteño.

Por su parte, el legislador porteño y ahora candidato a jefe de Gobierno porteño remarcó que inició “una pelea como la de David contra Goliat” en alusión a la campaña y la contienda política, que según él, mantendrá “mano a mano, por medio del espacio y la inteligencia contra el aparato corrupto del PRO”.

“No se confundan esto no es para tener un carguito o meter un legislador- añadió Vera- queremos demostrar que el poder es servicio. Por eso estamos seguros que vamos a pelear en las elecciones por el ballotage. Porque cuando la ideología no tiene valores es corrupción”.

vera-1

El presidente de La Alameda, quien mantiene una estrecha relación con el papa Francisco desde que Jorge Bergoglio era cardenal, habló del ejemplo que significa “ya que desde el máximo cargo de una congregación de 1.200 millones de personas ejerce el servicio para el bien común”.

Por ahora Vera evitó referirse a la persona que lo secundará, algo que podría develarse en los próximos días.

Respecto al funcionamiento del Gobierno porteño destacó el perfil “inmobiliario y excluyente” con 350 mil viviendas vacías con medio millón de personas en crisis habitacional, y resaltó la recaudación ilegal que generan 1.257 prostíbulos y 3 mil talleres textiles clandestinos instalados en la Ciudad.

Asimismo se refirió Vera a la pésima gestión de La Campora en el manejo de la Auditoría de la Ciudad “que no controla al PRO y solo vive sumando cargos con grande salarios. Además de otros organismos de control que no controlan”.

Y por la crisis de la educación, el legislador de profesión docente con 20 años de carrera, señaló el fraude que se arrastra desde el paso de Daniel Filmus (ex subsecretario de Educación y ex Ministro de Educación) cuando exigió a los directivos que hagan pasar a los chicos pese a que no le da el puntaje. En provincia se sinceraron acá los directivos presionan a los docentes para pasar a los alumnos aunque tengan que repetir”.

En referencia al debate de la inseguridad que generan los trapitos destacó Gustavo Vera que “el PRO no dice que la extorsión y la asociación ilícita debe ser penalizado por la justicia ordinaria pero no lo hacen por los vínculos mafiosos con la policía y los barras bravas. Y la solución no es pasar el delito penal a Contravencional ya que las penas son ridículas de lo bajo de la multa o la pena”.

Vera, de 50 años y maestro de profesión, fue elegido el año pasado como legislador porteño por UNEN, aunque hace unos meses dio el portazo para armar un bloque aparte denominado Bien Común junto a Pablo Bergel.

Durante su gestión donó todos los meses el 60 por ciento del salario como legislador, frente a escribano público, a entidades del bien común, al tiempo que presentó un proyecto de ley para equiparar el salario de los ediles de la Ciudad con los de un director de escuela o jefe de servicio de hospital, aunque fue rechazado por la mayoría sus pares.

Asimismo, mantuvo la lucha contra el narcotráfico denunciando 100 puntos narcos en barrios de clase media, y haciendo lo mismo con narcos que operan en los barrios más postergados o clase alta como Recoleta, al igual que contra el trabajo esclavo, algo que ya venía haciendo al frente de La Alameda.

“Para aspirar a una Ciudad que no sea gobernada por las mafias y la corrupción es que se lanza el Movimiento al Bien Común”, indicaron en el bloque.

Compartir
?