Revista Qué

25 Ene 2015 | Coimas en la noche porteña

Cambios en la Federal, ¿por Nisman o por Beara?

A principios de enero fueron pasados a disponibilidad dos jefes policiales vinculados con el supuesto cobro de coimas. El jefe de la fuerza, Román Di Santo, además impulsa una investigación sobre el hecho.

Durante la semana pasada un rumor se propagó por casi todos los medios de comunicación: la supuesta renuncia del jefe de la Policía Federal, Román Di Santo.  Sin embargo, esto fue desmentido rápidamente por el departamento de comunicación del Ministerio de Seguridad.

No obstante, efectivamente hubo cambios dentro de la fuerza. Durante enero habitualmente se realizan los ascensos y disponibilidades, que son determinados por la Junta de Calificaciones. Este año, un grupo muy puntal dentro de la fuerza fue “cortado”. Se trata de comisarios históricos de la línea de la ex ministra de la mencionada cartera, Nilda Garre. Si bien la muerte de Nisman modificó las decisiones de la junta, otro suceso tuvo más peso. Se trata del fallo de Cámara que revocó el procesamiento al ex titular de la Agencia Gubernamental de Control, Martín Farrell, y en el que también se apuntó contra ciertos efectivos y comisarios de la Federal que supuestamente habrían cobrado coimas de parte de los dueños de la sociedad que explotaban el boliche Beara, cuyo entrepiso de derrumbó en 2010 y  provocó la muerte de dos mujeres.

 Algunos de los nombres que pasaron a disponibilidad fueron. Rodolfo Nicolás Cabezas, Luis Eduardo Acosta, Osvaldo Gustavo Bachmann, Guillermo Adolfo Erdman, Julio Alfredo Gonzalez, Claudio César Lorenzo y Gustavo Fabián Lombardo. Todos ellos en 2010 se desempeñaban

El primer martes del año, Di Santo paso a disponibilidad a Cabezas y Acosta por lo ocurrido en Beara,  como ya lo había hecho el año pasado con Gonzalez, y empezó una investigación por asuntos internos sobre la “línea” y las “no respuestas” que el Ministerio debía hace casi cuatro años.

El fiscal de la causa, Andrés Madrea, le informó al Ministerio, por escrito, dos veces sobre las coimas que habrían cobrado los efectivos y comisarios de la comisaría 25. El primer pedido fue en 2011. Allí el fiscal le explicó a la ex ministra Garre sobre el derrumbe y la participación de los policías mencionados anteriormente, y le solicitó su colaboración para la investigación. Nunca tuvo una respuesta. Ese mismo año fueron ascendidos dos veces Cabezas, Acosta y Gonzáles.

En 2012 se volvió a repetir el pedido, pero está vez fue mucho más especificó. “Se le pidió una puntual colaboración para saber cómo era la red interna, la famosa línea, respecto a lo que pasó en el boliche”, explicó a QUÉ una fuente de la investigación. La respuesta fue cuasi similar. Hubo varios efectivos que fueron ascendidos ese mismo año, pero desde el Ministerio se enviaron copias de los legajos personales de cada uno de los involucrados.

Compartir
?