Revista Qué

3 Jun 2016 | JUSTICIA

¿Cómo será el traspaso?

El Gobierno de la Ciudad ya trazó la hoja de ruta para concretar uno de los principales anhelos de Horacio Rodríguez Larreta: el traspaso de la Justicia nacional ordinaria. El primer paso fue la presentación de Justicia 2020 en el Senado. Ahora sólo resta su aprobación para dar inicio. La pelota ya está puesta en […]

El Gobierno de la Ciudad ya trazó la hoja de ruta para concretar uno de los principales anhelos de Horacio Rodríguez Larreta: el traspaso de la Justicia nacional ordinaria. El primer paso fue la presentación de Justicia 2020 en el Senado. Ahora sólo resta su aprobación para dar inicio.

justicia

La pelota ya está puesta en marcha. Hace un par de semanas, el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Germán Garavano, presentó en el Senado el proyecto Justicia 2020, dentro del cual se incluyen varios puntos sobre el traspaso a la Ciudad.

Rápidos de reflejos, en el Ejecutivo porteño comenzaron a trazar lo que será el plan de acción una vez que se logre aprobar el proyecto. Este proceso, vale remarcar, constará de tres etapas. Las dos primeras, en el Congreso, donde el Senado y la Cámara de Diputados deberán darle el visto bueno a la modificación de la ley 24.588, conocida como ley Cafiero. Allí se planteará el traspaso, que tendrá que ser aceptado por la Legislatura porteña. Una vez terminado eso, se calcula que en un plazo de 18 meses se podrán poner en marcha los dos primeros fueros traspasados: el Penal y el Laboral.

Esos son los dos convenios más avanzados que tienen el ministro de Justicia y Seguridad, Martín Ocampo, y el subsecretario de Justicia, Jorge Enríquez. Este último fue el encargado de realizar una radiografía a fondo del Poder Judicial y, en particular, de todos los juzgados ordinarios, como también así de las fiscalías. Se calcula que en materia presupuestaria se necesitará un 30% de la totalidad de la partida que dispone la Corte Suprema para el
funcionamiento de la Justicia.

Si se toma la ley de leyes para 2016, se calcula que de $ 22.000 millones, $ 7.000 millones es lo que necesita la Justicia nacional ordinaria para funcionar. Esa cifra sólo contempla pagos de salarios e insumos. Lo que es recursos inmuebles no se contabilizó, aunque ahí también habría algunas modificaciones. Un ejemplo es que la Corte Suprema se encuentra en el mismo edificio que la gran mayoría de los juzgados. Así también algunos tribunales orales.
“Estamos en el momento generacional justo para hacer el traspaso”, consideraron en el ministerio que conduce Ocampo. Esto se debe a que varios de los magistrados y fiscales nacionales dejaron de concebir a la Justicia porteña como algo municipal y ya ven a la Ciudad como una provincia más. “Es un dato no menor, pero siempre hubo un prejucio grande”, explicaron.

Sin embargo, atentos a esa situación, admiten que en las diferentes cámaras, juzgados de segunda instancia, ésa sigue siendo la visión que prima. El presupuesto necesario para el funcionamiento de la Justicia se encuentra además desglosado por fuero. Por ejemplo: el Civil necesita el 31,18%, es decir, $ 2.182,6 millones; el Comercial, 12,82%
($ 897,4 millones); el Laboral, 20,97% ($ 1.467,9 millones); el Criminal y Correccional, 24,04% ($ 1.682,8
millones); y el Penal Oral, 10,96% ($ 767,2 millones), respectivamente.

Pero la mecánica no será sólo de financiamiento. La diferencia de sistemas jurídicos hará que haya ciertas variaciones en los procedimientos. Un dato no menor es que en Nación todavía rige el sistema de instrucción, mediante el cual es el juez quien conduce la investigación, mientras que el fiscal se encarga de solicitar medidas de prueba.
En la Ciudad, el sistema es acusatorio, por lo que el fiscal es quien dirige la investigación.

Ante este escenario, desde el Ministerio de Justicia y Seguridad evalúan cuatro escenarios para los magistrados, a saber: Se jubilan, ya que hay varios en edad para hacerlo; pasan a ser fiscales, por lo que tendrán una labor similar; concursan para ocupar juzgados de garantías que se crearan; o deciden participar del concurso que se abrirá para Comodoro Py, ya que Garavano adelantó que se buscará duplicar la cantidad de juzgados federales radicados en la Ciudad.

Otro de los temas incluidos en la agenda de trabajo son los concursos vacantes. Tanto Ocampo como Enríquez tienen sobre sus escritorios la totalidad de las vacantes, como también los concursos existentes. Se trata de 121 cargos, entre jueces, fiscales, defensores y vocalías. Todos tienen, según los acuerdos firmados, plazo hasta 2020 para completarse.

En su discurso de asunción, como también durante la apertura de las sesiones ordinarias, Rodríguez Larreta puso énfasis en su objetivo de que la Ciudad tenga mayor autonomía. El primer paso fue el traspaso de la Superintendencia de Seguridad Metropolitana de la Polícia Federal. El acuerdo definitivo fue firmado hace tres semanas. Lo que aún resta es terminar de pulir los detalles de la facturación y pago de servicios, que todavía sigue corriendo por cuenta del Ministerio de Seguridad de la Nación.

La siguiente acción fue comenzar a trabajar para el traspaso de la Justicia. Allí confluyeron dos posturas. La primera, de Rodríguez Larreta, consistente en hacer el traspaso de todos los fueros de una sola vez, mientras que Garavano quería hacerlo progresivo. Finalmente se impuso esta última opción.

Compartir
?