Revista Qué

2 Dic 2015 | Presupuesto 2016

Como si fuera un trámite

Con pocos días hasta la asunción de Horacio Rodríguez Larreta, el PRO apuró un tratamiento exprés del proyecto de Presupuesto 2016 de más de 112 mil millones, un 25% más que el de 2015. No hay variaciones profundas en las distintas partidas, pero sí pedidos de endeudamiento que generan dudas

“El panorama varía en función de las próximas elecciones a realizarse en octubre, ya que la persona elegida como presidente (que tiene su propio programa) deberá lidiar con los desajustes naturales de la economía”, se afirma en el proyecto de Presupuesto 2016 que los legisladores porteños recibieron el 23 de noviembre.

Como adelantó este medio, el PRO guardó el Presupuesto aún con un amparo encima por la coyuntura electoral. Ahora, por la necesidad de que Horacio Rodríguez Larreta asuma su mandato con la cuestión cerrada, el proyecto fue sometido a un trámite exprés en la Legislatura porteña, donde la Comisión de Presupuesto lo despachó a menos de 48 horas de su ingreso.

TAPA

Sin mayores variaciones en las partidas presupuestarias para los distintos órdenes, prevé gastos totales por $ 112.425.826.740, un promedio de 25% más respecto al del año anterior y aumentos de Alumbrado Barrido y Limpieza (ABL) por 26% en general.

A su vez, solicita un endeudamiento por 460 millones de dólares para cancelar vencimientos de deuda y otro por 60 millones de euros para la línea H de subte, que supone la “construcción integral y puesta en Servicio de dos tramos”, así como la provisión de material rodante.

La demora en la documentación y la eliminación de la clásica ronda de ministros -tal como anticipó RevistaQué.com- provocaron una andanada de críticas de la oposición vinculada a la premura del bloque amarillo, que puede terminar en la Justicia.

“Para la firma del despacho es verdad que no tuvieron suficiente tiempo, pero el material y la información la tuvieron el miércoles. De manera tal que del miércoles al jueves hay ocho días para poder trabajarlo” afirmó a la prensa, la presidente del bloque PRO, Carmen Polledo.

El diputado de Bien Común Gustavo Vera presentó un listado de 100 preguntas, que al cierre de esta edición no había tenido respuesta. “El gobierno de la Ciudad tiene la obligación de respondernos, no puede votarse a libro cerrado como en una escribanía. Si no nos responden analizamos hacer una denuncia por malversación de fondos”, apuntó Vera, en diálogo con Qué.

Según explicó el subsecretario de Gestión y Administración Financiera y futuro titular de la cartera de Hacienda, Martín Mura, el 88% del Presupuesto se solventará con ingresos propios, “gracias al aporte y al esfuerzo de los vecinos”, en especial en lo que respecta a Ingresos Brutos.

En suma, se trata de $ 110.676,2 millones de recursos corrientes y de capital. Por recursos corrientes se estiman $ 109.672 millones, es decir el 99,1%, mientras que en concepto de capital, los recursos de capital se proyecta percibir $ 1.004,2 millones.

El gobierno de la Ciudad prevé ejecutar en gastos corrientes más de 95 mil millones, mientras que para bienes de capital destinará casi 18 mil millones de pesos, que es parte del superávit económico primario del ejercicio anterior y que será destinado a financiar las obras.

Comparaciones

Los dos ministerios con mayores recursos son el de Salud y el de Educación. La cartera sanitaria tiene prevista una partida presupuestaria de $ 22.798135,42, y la jurisdicción que maneja hasta ahora Esteban Bullrich $ 24.881.207,102.

CUADRO 1

El ministerio de Ambiente y Espacio Público -a cargo hoy de Edgardo Cenzón- es la cartera que le sigue en importancia: $ 14.518.421.915. Está seguido, desde lejos, por el área que maneja hoy Carolina Stanley: Desarrollo Social recibirá una masa de recursos por $ 5.139.206.271. Cuenta, de esa manera, con una variación anual de casi el 30%.

En tanto, el ministerio de Justicia y Seguridad tiene una partida de $ 5.881.189.185. Dentro de ese total, el ítem de Servicios de Seguridad asciende a $ 5.382 millones ($ 1.041 millones más que en 2015) que se prevén destinar a la incorporación de más agentes y de mayor equipamiento a la Policía Metropolitana.

En el medio, figura la Jefatura de Gabinete que Rodríguez Larreta le cederá a Felipe Miguel: $ 8.046.722.078, un 65% más de presupuesto respecto del que esa misma jurisdicción tuvo para el ejercicio en curso, de acuerdo al proyecto enviado el año pasado por Macri.

Más allá de esto, en relación a incrementos, la cartera que se llevará más recursos de 2015 a 2016 es el ministerio de Desarrollo Urbano, encargado de la planificación de las obras. Tiene una variación anual del 71,96% pero está octavo entre los ministerios que más recursos manejan.

Antes, figura el ministerio de Desarrollo Económico, él mismo en el que en su interior se encuentran las áreas abocadas a la política habitacional, tan cuestionada por la oposición. Para el año próximo prevé en su conjunto $ 3.626.613.050, una masa que quizás se vea acrecentada a partir de la venta de bienes que el ministro Francisco Cabrera pidió a la Legislatura como el Paseo del Buenos Aires Design o la relocalización del Tiro Federal.

A nivel general, el gobierno porteño pidió leer los datos de otra forma. En ese sentido, consignó que el gasto social presenta un incremento superior a los $ 15.510 millones en 2016, y remarcó que así la participación de esa función pasará del 58,1%, según el cierre proyectado de 2015 al 60,8% previsto en el proyecto propuesto para el año entrante.

CUADRO 2

“Este es un Presupuesto balanceado. Es una fortaleza que esté entre el 60 y el 61% abocado a las cuestiones sociales, que es lo que a nosotros más nos aflige, ese índice que se puede distribuir de manera distinta de año a año entre distintas carteras se sigue manteniendo”, resaltó Polledo.

Sin embargo, desde el kirchnerismo salieron a relativizar la cuestión y desde el bloque parlamentario aseguraron que ese porcentaje tiene que ver, en mayor medida, con fondos destinados para pagar sueldos.

“Si bien no hay grandes rebajas presupuestarias en las áreas de Salud, Educación y de Vivienda que es lo que suele suceder, no se aumentan en la proporción necesaria para cubrir las necesidades que tiene la Ciudad”, enfatizó la camporista Paula Penacca, en contacto con la prensa, quien adelantó un rechazo a la iniciativa.

Números

Ciudad sustentó la elaboración del Presupuesto en una inflación prevista del 26%, un crecimiento del 2% del Producto Bruto Geográfico y un dólar equivalente a 12 pesos promedio, en sintonía con el discurso presidencialista del PRO contra la actual valorización del tipo de cambio oficial.

Sobre esa base, Larreta estima que en 2016 tendrá $ 103.406,4 millones de pesos de recursos tributarios, “incluyendo $ 1.595,0 millones por Planes de Facilidades de Pago”, y remarca que del total original $ 10.022,4 millones corresponden a tributos de origen nacional.

Dentro de ese marco, los recursos previstos por Ingresos Brutos para el próximo año son $ 70.694 millones, mientras que las contribuciones sobre Inmuebles ascenderán a $ 8.008 millones y, por Patentes sobre Vehículos, el gobierno porteño estimó fondos por $ 5.900 millones.

“No hay incrementos. No se modifica nada del Código Fiscal, sí lo que se prevé, pero no por una modificación que se haya hecho, es que todos los años se aplique una aproximación a los valores de mercado de aquellos con los que cuenta Rentas respecto de los inmuebles”, afirmó el titular de la Comisión de Presupuesto, Alejandro García.

CUADRO 3

El futuro ministro de Hacienda informó, por su parte, que el aumento de ABL va a ser en promedio del 26%, con un tope máximo del 38%, sobre el universo de las 1.880.000 partidas que tiene la Ciudad de Buenos Aires.

De ese total, el 8,5% del padrón porteño estará exento del gravamen al tiempo que especificó que sólo el 4,5% del padrón pagarán más del 30% en concepto de ABL para el año entrante, es decir unas 90 mil partidas.

En la composición del gasto, el 47,4% del total se destinará a sueldos ($ 53.275,2 millones), mientras que en gastos por consumo, es decir la adquisición de artículos o bienes, se prevé que alcance al 22,5%.

De todas maneras, el apuro vinculado a la relación con el gobierno electo genera interrogantes en la oposición. “Estamos debatiendo un Presupuesto de apuro. Llegado a este punto, lo lógico es que debatiéramos este proyecto con las variables macroecómicas del nuevo Gobierno nacional ya conocidas en cuanto a dólar y tarifas” sostuvo Marcelo Ramal (FIT).

En comisión, Gustavo Vera presentó un despacho en minoría pidiendo que el proyecto permanezca en estudio para su correcto análisis y exigió la aplicación del artículo 51 de la ley 70 para que la Ciudad prorrogue el Presupuesto de 2015 y postergue la discusión para marzo.

Sin embargo, desde el PRO desestimaron la posibilidad y ahondaron en la necesidad de contar con un Presupuesto planificado, a pesar de los dos meses de demora constitucional. “Creemos que no va a volver a suceder”, se defendió Mura.

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICION IMPRESA N° 60 DE QUÉ.

Compartir
?