Revista Qué

15 Sep 2017 | protesta social

El conflicto sale a la calle

El piquete, como forma de manifestación, es un tema sensible para los porteños. Desde siempre, la Ciudad es el epicentro donde los reclamos cobran visibilidad. La incertidumbre ante la colisión de dos derechos constitucionales. ¿Cuál es la postura de los candidatos a legisladores porteños? La ciudad de Buenos Aires es el epicentro, por antonomasia, de […]

El piquete, como forma de manifestación, es un tema sensible para los porteños. Desde siempre, la Ciudad es el epicentro donde los reclamos cobran visibilidad. La incertidumbre ante la colisión de dos derechos constitucionales. ¿Cuál es la postura de los candidatos a legisladores porteños?

La ciudad de Buenos Aires es el epicentro, por antonomasia, de los reclamos de los más diversos sectores. Sin distinción de partidos ni ideologías, los manifestantes ocupan, casi a diario, el espacio público porteño con el objetivo de visibilizar sus reclamos.

Según la consultora Diagnóstico Político, en 2016, la Ciudad fue el segundo distrito del país con mayor cantidad de piquetes, alcanzando la cifra de 644, algo así como 2,6 cortes por cada día hábil.

Y en los ocho meses que transcurrieron del año en curso, la Ciudad ya alcanzó 490 piquetes. Como en toda manifestación, el hecho tiene adherentes y detractores. Revista Qué tomó contacto con algunos candidatos a legisladores, quienes hacen hincapié en un tema sensible: la conflictividad social y su herramienta más polémica, el piquete.

Andy Freire, candidato a primer legislador por el frente oficialista Vamos Juntos, dio su apreciación. “Los cortes y piquetes son un problema que nos complica a todos los que vamos al centro de la Ciudad. Obturan mucho el tránsito y la circulación. Además de que obstaculizan todas las obras que estamos llevando adelante para mejorar la vida de los vecinos”, sostuvo.

El candidato por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), Gabriel Solano, hizo referencia a la cuestión de fondo: “Cuando hay una conflictividad social, siempre destacamos cuáles son los motivos de fondo que la están impulsando. Todos los días vas a tener algún tipo de evento que re-trata alguna oposición importante entre intereses populares y el interés del Gobierno. Nosotros vemos responsabilidad del Gobierno en el ajuste que se lleva adelante y que eso, por suerte, produce movilizaciones, porque el pueblo no se deja avasallar. Nosotros lo vemos positivo”.

En tanto, Sergio Abrevaya, cabeza de lista a diputados por la Ciudad en el frente 1País, planteó la coexistencia de los dos derechos: el de manifestarse y el de circular libremente. “La manera es permitiendo que el que va a trabajar, vaya a trabajar, y no sienta que el reclamo del otro es de un enemigo sino, en todo caso, que pueda dar lugar al sentimiento solidario. Pero al verse afectado por llegar siempre tarde al trabajo, termina acumulando bronca y no quiere saber por qué reclama el otro. El fenómeno de estos años es que la gente termina enojada con los que protestan y no con los gobiernos porque no resuelven los problemas”, afirmó el dirigente del GEN.

Desde el oficialismo reconocen que, al hablar de manifestaciones, no se puede generalizar; “una cosa es una manifestación masiva, como fue la de los docentes, la marcha de las mujeres o la de la CGT. En esos casos, hubo un derecho legítimo a manifestarse, y eso lo vamos a respetar siempre. Pero estos casos son distintos a cuando 20 o 30 personas sólo cortan para molestar al resto de los vecinos. No todo amerita un corte de calle”, aseguró Freire.

Ante la pregunta de cómo se concientiza al vecino porteño por los cortes, Gabriel Solano planteó que se deben “tratar de explicar siempre los motivos de fondo, que terminan siendo la causa de reclamos para mostrar que no es una cuestión particular de quien corta, sino que se está afectando un derecho general”. El dirigente del Partido Obrero sostuvo que “la responsabilidad final de esos cortes no son de quien corta, sino del Gobierno que, al aplicar una política de ajuste, motivó el corte. Nosotros también queremos transitar lo más rápido que se pueda la Ciudad. Entonces, reclamémosle al Gobierno que no haga el ajuste. Y no que la población admita que pase el ajuste sin ningún tipo de protesta social.”

Andy Freire dijo que, durante las charlas con vecinos, le acercan inquietudes sobre el tema. “Nuestra respuesta a ellos es que, en los casos donde se busca generar violencia y caos, vamos a penalizar como corresponde”, afirmó el funcionario.

En tanto, Solano finalizó: “Nosotros no vemos como negativa la conflictividad social. Entonces, vamos a ir a la
Legislatura como expresión del sector oprimido en esta conflictividad social. También vamos a seguir trabajando en una fuerte denuncia sobre la política represiva de la Ciudad. Eso lo vamos a seguir haciendo.”

En el mismo sentido, Freyre respondió que “estar en la Legislatura me va a permitir generar marcos regulatorios que ayuden a los vecinos. En este caso puntual, hay que encontrar una iniciativa que respete el derecho a la manifestación pacífica, como el derecho a la libre circulación”.

En tanto, Abrevaya dijo que, en caso de llegar a la Legislatura, volverá a presentar su proyecto (ver cuadro) y agregó: “Claramente, el negocio del gobierno de la Ciudad y del PRO es el conflicto, en el sentido de poner enfrente a uno contra el otro para no resolver el problema. Voy a pelear para que se apruebe y que el PRO se deje de embromar con jugar todo el tiempo con el conflicto de los otros para sacar ventajas electorales.”

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN #153 DE REVISTA QUÉ

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?