Revista Qué

5 Sep 2016 | Organizaciones sociales

Convocan a un “besazo” por discriminación

La Comunidad Homosexual Argentina (CHA), la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (LGBT) y otras organizaciones de la diversidad sexual participarán esta noche del “besazo” convocado frente al bar La Biela, donde el lunes pasado una mujer lesbiana denunció haber sido echada por acariciar a su pareja. “Luego de que me echaron del […]

La Comunidad Homosexual Argentina (CHA), la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (LGBT) y otras organizaciones de la diversidad sexual participarán esta noche del “besazo” convocado frente al bar La Biela, donde el lunes pasado una mujer lesbiana denunció haber sido echada por acariciar a su pareja.

La biela

“Luego de que me echaron del bar enseguida pensé en convocar a esta acción, que tiene un antecedente en 2014 frente a Kentucky, donde habían expulsado también a una pareja de mujeres y luego se hizo un besazo a modo de protesta”, sostuvo Belén Arenas, una de las jóvenes que fue expulsada de La Biela.

El “besazo”, que comenzará a las 20, fue convocado a través de Facebook y ya más de 7100 personas señalaron que asistirán, en tanto unas 17.866 compartieron el evento en sus muros, entre ellas numerosas organizaciones de la diversidad.

Otras localidades se han hecho eco de la medida: en Rosario la convocatoria es a las 17.45 en las puerta del centro cultural Fontana Rosa, “para con besos decir basta a la violencia y discriminación hacia las lesbianas”.

Arenas, una joven de 25 años bailarina y performer, recordó que los hechos que originan la protesta de hoy ocurrieron el lunes 29 de agosto entre las 23.10 y las 23.30.

“En ese lapso llegó mi pareja al bar, angustiada por un problema personal y yo me senté a su lado a consolarla, acariciándole la mejilla y abrazándola. Hasta que llegó el mozo a increparnos. Nos dijo ‘Tienen que tranquilizarse, no pueden estar así acá'”, detalló Belén.

Cuando le pidieron precisiones, el mozo las mandó a hablar con el encargado del lugar.

“Entonces -continuó- me acerqué a hablar con este señor, a decirle que me estaban discriminando por lesbiana y me contesta que lo que hacíamos era inapropiado para el lugar”.

Por su parte, Joaquín Mauri, jefe de salón de La Biela, sostuvo a Télam que “nosotros nunca nos metemos en esas cosas, lo que pasó fue que otro cliente se quejó de lo que estaban haciendo y se pusieron a discutir. Lo que no queremos es escándalo dentro del salón”.

“Nadie la echó, ella se sintió agredida, les pedimos que no discutan. Esta casa no discrimina a nadie, convivimos con clientes que la mayoría son de origen judío, armenio, árabe”, agregó.

Durante esta semana, Belén y su pareja radicaron la denuncia judicial por discriminación y recibieron el apoyo de numerosas organizaciones de la diversidad sexual, de derechos humanos y de aquellas que luchan contra todo tipo de discriminación.

Compartir
?