Revista Qué

3 Jun 2015 | Comuna 5

Corazón al rojo vivo

Los comuneros opositores afirman que la dirigencia del PRO es “poco democrática”; el enfrentamiento entre dirigentes está a la orden del día en la comuna del centro de la Ciudad. El Jefe comunal, en la mira por licitaciones sospechosas. Quiénes son los protagonistas en los barrios Almagro y Boedo.

Almagro y Boedo. El corazón de la Ciudad. La comuna 5 no escapa a la regla de la general: el PRO se consagró ganador en las PASO y todo indica que irá por el mismo camino en las elecciones generales. Presidida por Marcelo Bouzas, un militante del PRO que responde a Rodríguez Larreta, la comuna de San Lorenzo y de los bares de tango está trazada por la Avenida Córdoba y Sánchez de Loria. Tiene 450 manzanas y limita al norte con los barrios de Recoleta, Palermo y Villa Crespo; al oeste con Caballito y Parque Chacabuco (donde vive Bouzas), al sur con Nueva Pompeya y al este con Balvanera y Parque Patricios.

comuna 5

 

La 5 es una Comuna que tiene algunas problemáticas concretas planteadas por los comuneros opositores; la vivienda es una de ellas. Los alquileres no se condicen con los sueldos, hay casas tomadas, mucha gente en situación de calle; la basura sigue siendo una problemática tras más de 2 meses de tener renovados los contenedores. Además, la comuna 5 es una de la que menos espacios verdes tiene: sólo dos plazas, una en Almagro y la otra en Boedo.

“El funcionamiento de la Comuna se ha ido relajando, al menos en lo que refiere a reuniones de la Junta Comunal, propuestas y discusiones de los problemas de la comuna. A mí como comunera, me resulta difícil acercar los problemas que encuentro en los barrios. Los dirigentes del PRO son muy reacios a compartir poder, muy en sintonía con todos los intentos que hizo Macri para limitar las funciones de los comuneros” comentó a Qué Patricia Machado, actual representante por Emancipación Sur.

El actual armado político de la comuna incluye a tres comuneros del PRO, tres representantes del FpV y uno de Emancipación Sur; el diálogo entre Bouzas y el resto de las fuerzas es un punto de conflicto para todos los re-
presentantes que no son del PRO. “Con el bloque del FpV en algún momento quisimos hacer valer la mayoría, y lo que ganamos fue un largo período sin reuniones en la Junta Comunal”, agregó Machado.

Bouzas es el actual presidente comunero y candidato a presidente nuevamente por el PRO; hombre de Rodríguez Larreta, se muestra un tanto reacio a hablar de las internas de la comuna que dirige. En diálogo con Qué, Bouzas comentó: “Nosotros trabajamos siempre como equipo, a pesar de las diferencias ideológicas; hemos tenido un buen desempeño en espacios verdes, poda y arreglo de veredas. Tenemos algunas deudas pendientes, como todo, sobre todo la inseguridad. Además, la gente aún se está acostumbrando al sistema de contenedores de basura”.

Lo cierto es que hacia fines de mayo se clausuró el Centro Cultural Surco, uno de los pocos espacios culturales que tiene la comuna. El gobierno porteño aduce “irregularidades”, y la oposición asegura que este accionar es parte de una política de estado del PRO en contra de esos espacios. Al respecto, Bouzas dijo a Qué: “El Surco hacía eventos bailables y muchas veces era escenario de disturbios. Si la inspección encontró anomalías, está bien que se cierre. El PRO fomenta la cultura, siempre y cuando los espacios tengan las condiciones necesarias para funcionar con normalidad”. A pesar de ser consultada por Qué, Laura Corvalán, comunera que encabeza el FpV en Almagro y Boedo, no quiso hablar de los conflictos dentro de la comuna.

Machado está a cargo de Educación y Cultura dentro de la Comuna 5, pero asegura que el presupuesto que el PRO destina a este campo no le permite hacer crecer las actividades culturales. “Por eso me dediqué a trabajar en lo ambiental, que tiene relación con lo educativo y lo cultural. En la Comuna 5 no hay una política gubernamental que contemple la concientización en lo que hace a los problemas” comentó la comunera por Emancipación Sur.

Respecto de las licitaciones ganadas por Wallpac y Flumaster, las empresas que licitaron las obras de construcción, Patricia Machado dijo: “No sé si hablar de irregularidad; hay cosas que llaman la atención, o por lo menos creo que estuvieron planteadas con ligereza”. La comunera se refirió a la obra de la plazoleta Elías Alippi, que está entre las calles Estado de Israel, Lambaré y Guardia Vieja. Se trata de un pequeño triángulo de cemento que fue enrejado, y el costo de la obra en el Boletín Oficial de la Ciudad fue de 900 mil pesos.

“Es una suma que no se condice con lo hecho. Se gasta semejante cantidad de dinero en el enrejado de una placita que ni siquiera es utilizada por los vecinos, mientras hay tantas cosas que esperan ser atendidas. Ahora se ha puesto allí una calesita. Estamos hablando de un negocio de terceros”, remató Machado.

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?