Revista Qué

5 Jul 2017 | Guillermo Moreno

“Cuando Lousteau quiera, debatimos”

El candidato a diputado nacional por “Honestidad y Coraje” largó con todo la campaña. Directo y polémico, el exsecretario de Comercio analiza la actualidad política de la Ciudad y del país. Desafía a Lousteau y carga duro contra Larreta. Además, vaticina la “revolución justicialista”. En medio del armado de su campaña como precandidato a diputado […]

El candidato a diputado nacional por “Honestidad y Coraje” largó con todo la campaña. Directo y polémico, el exsecretario de Comercio analiza la actualidad política de la Ciudad y del país. Desafía a Lousteau y carga duro contra Larreta. Además, vaticina la “revolución justicialista”.

En medio del armado de su campaña como precandidato a diputado nacional por la Ciudad, Guillermo Moreno recibió a Qué. En una entrevista exclusiva, el exsecretario de Comercio Interior abordó temas de actualidad de la Capital y del país.

-¿Cómo surge la decisión de su candidatura?
-Venimos trabajando desde diciembre del 2015 por la unidad del movimiento nacional justicialista. Por eso, lo primero que les planteamos a los compañeros es que teníamos que preservar el partido como herramienta electoral de nues-tro movimiento. En esto, necesitábamos la unidad del peronismo de todos los distritos. En la ciudad de Buenos Aires, hay un debate de casi 20 años de cómo tienen que ser las candidaturas. Si tiene que ser un peronismo explícito y que, des-de ahí, se convoque al resto de los sectores sociales; o un peronismo más implícito, tendiente al progresismo, que abarque naturalmente a los compañeros peronistas.

-¿Pudieron saldar ese debate?
-Ese debate no está saldado, por eso se decidió saldarlo con los instrumentos institucionales, que son las PASO. Vamos todos juntos en octubre, de eso no hay ninguna discusión. Un sector de izquierda (Hagman); un sector progresista, que es Filmus; y un sector claramente peronista, que somos nosotros. Pero nos encontraremos en una lista, en una sola oferta al electorado para octubre. Ahora hay tres ofertas, pero tendemos a una. Esa es la génesis de esta lista que sale necesariamente a recuperar todos nuestros votos peronistas. Aquellos votos peronistas que votaron al Frente Renovador, es decir, a Massa, y aquellos votos peronistas que votaron al PRO. Diciéndoles, sobre todo a estos últimos com-pañeros, “miren, ustedes no pueden volver a votar a un oligarca (por Macri)”.

-¿Cuáles son los puntos débiles que le ve al gobierno de Rodríguez Larreta?
-¿Sabes cuánto es el presupuesto? ¡178.000 millones de pesos! Y encima se endeudan, porque son unos irresponsables gastando la plata ajena, como son los oligarcas. Entonces, a los porteños les decimos que, cuando estemos nosotros, van a bajar los impuestos. Las familias porteñas tienen que recuperar el poder adquisitivo que tenían antes que vinieran estas bestias. Ya se lo sacaron duplicando el precio de la comida, pero también se lo sacaron aumentando el precio de las tasas, las contribuciones y los impuestos. Con nosotros eso no va a pasar. Va a haber seguridad, vamos a bajar los impuestos y vamos a educar correctamente a nuestros niños, tanto en las escuelas de gestión pública como en las escuelas de gestión privada.

-¿Cómo se seduce al electorado porteño, siempre esquivo al peronismo?
-Nosotros les vamos a ofrecer a todos los porteños una serie de conceptos ordenadores básicos. Hay un candidato del actual oficialismo, que es Lousteau, que planteó como consigna la ‘Evolución’. Debe ser darwiniano, medio anglófilo, ¿viste? Esta historia de la evolución que plantea Darwin. Nosotros somos peronistas, nosotros planteamos la ‘Revolución’. Entonces, vamos a dar inicio, desde el Partido Justicia-lista de CABA, con todos los peronistas de la Ciudad, a la ‘revolución justicialista’.

-¿En qué se basa la ‘revolución justicialista’?
-Fundamentalmente, es una revolución basada en el amor, como pide Su Santidad, y claramente lo explicitó en la última encíclica ‘Laudato Si’. Esa revolución justicialista de la que hablaba Perón. Hoy están dadas las condiciones internacionales para empezar esa larga marcha. Y a esto estamos convocando a los compañeros peronistas de la Ciudad. Si nos escuchan, nos votarán; si no, que pase el que sigue.

-¿Se va a reeditar la contienda con Martín Lousteau?
-Sí, como no, con todo gusto. Cuando Lousteau quiera, debatimos, ya se lo podés ofrecer. No va a querer. Vos decile: “Moreno dijo que debate con Lousteau donde quiera y como quiera”. Doble contra sencillo a que no acepta el debate. Viste que nadie aceptó el debate sobre la pobreza, se llenan la boca cuando hablan solos. Cuando tienen que estar frente a frente, no se animan.

-Todos recuerdan la famosa foto entre Lousteau y usted…
-Con todo gusto, lo organizás vos o cualquiera, Moreno-Lousteau / Lousteau-Moreno. Es un clásico, y lo tendría que aceptar, ¿por qué no lo va a aceptar?

-Seguro tendrán mucho para decirse ambos…
– Tenemos para hablar desde el fin del gobierno de Néstor Kirchner hasta hoy. Podemos debatir con él estos 10 años. Se llenó de bronca durante tanto tiempo hablando pavadas. Me mencionaba cuando él sabía que yo no contestaba, porque en nuestro gobierno no era yo el encargado de comunicar. Pero el 10 de diciembre se terminó, y se me salió el bozal electrónico que tenía. A partir de ahí, no quiso hablar más conmigo, ni debatir. No me menciona. Bueno, yo le ofrezco el debate.

-¿Y de Carrió qué piensa?
-No, de esa señora no voy a hablar. Esa señora pasó de decir que la SIDE la estaba vigilando y le iba a hacer un atentado, a cambiar de opinión y decir que la estaba cuidando. Todo eso en 15 días.

-Pero es la rival a vencer…
-La verdad, con esa señora no tengo mucho que reflexionar o debatir. Creo que no tiene envergadura intelectual para que lo hagamos. Pero si querés, lo hacemos. No tengo inconveniente.

La conductora es Cristina  

-¿Sigue reconociendo a Cristina Fernández como su líder política?
-Sin ninguna duda. Ya somos grandes, siempre conduce el que conduce. La discusión de la conducción, cuando vos pasás los 40 años, es como sobre el amor. No se hace literatura sobre el amor; sobre la conducción, tampoco. El que acierta, conduce; el que no acierta, no. No cabe duda alguna de que es la dirigente po-lítica del movimiento nacional justicialista que más votos tiene en términos individuales.

“Los peronistas tenemos los medios en contra” 

-¿Hay un blindaje mediático sobre el gobierno de Rodríguez Larreta?
-Está claro que es así. Este es el primer reportaje que doy en los últimos 15 días, porque no me llama nadie. Ellos arman lo que tienen que armar. Pero está bien, los peronistas estamos acostumbrados a tener todos los medios en contra, así que no hay problema. Hablan las paredes.

“A esta ciudad le falta amor”

-¿Qué le falta a la Ciudad?
-A esta ciudad le falta amor, por eso tenemos que hablar de la revolución peronista que, como decía Perón, es la revolución del amor. Faltan los alientos, ese calor de hogar, ese olor a sopa de verdura. Bueno, eso es lo que viene a poner el peronismo. Pero convengamos que hace años que el peronismo no ofrece un discurso de este tipo.

“Larreta no quiere mandar a la Policía”

-¿Cómo ve el tema de la Seguridad?
-Acá la seguridad parece que es un tema de la policía. No, es un tema del que manda. ¿Quién manda? Larreta, pero no quiere mandar. Porque para mandar se tiene que levantar temprano, y este es un gobierno de vagos. No les gusta trabajar. Y a la policía no se la manda con un whatsapp.

“La de la Provincia es una fórmula de lujo”

-¿Qué le pareció la conformación de la lista en Provincia?
-La de Senadores me pareció extraordinaria. De la de Diputados, que opinen los peronistas bonaerenses.

-¿Por qué razón no quiere opinar?
-Evito opinar sobre la lista de Diputados. La lista de Senadores me parece encantadora, con ella (CFK) a la cabeza y el compañero Taiana, que por su militancia peronista pagó con la cárcel muchos años. Su padre, un gran peronista, un gran profesional; él también, un compañero muy valorado en las filas de nuestra causa. Creo que es una fórmula de lujo y me parece que va a sacar mucho.

-¿Le parece que, por fuera del PJ, Cristina recibe votos no peronistas también?
-Pero si peronistas somos todos, y más en la provincia de Buenos Aires. Peronistas somos todos. ¿No decía eso el General?

“Elegimos una campaña light”

Dentro de su análisis político, Moreno no le esquivó a la autocrítica.
-¿Que le faltó al kirchnerismo para no perder?
-Hablar con claridad con el pueblo. Estábamos atravesando la tercera guerra mundial y elegimos una campaña light. En el debate entre nuestros candidatos, no se habló de la tercera guerra mundial, cuando el Papa es el que habla de ese tema. Nosotros no le dijimos al pueblo lo que el Papa decía a viva voz.

-¿Y eso hubiera podido modificar algo?
– ¿Vos te pensás que si hubiésemos hablado de la tercera guerra mundial que se está desarrollando, porque hay unos pueblos que se quieren apropiar del trabajo de otros pueblos, no de los territorios, del trabajo, hubiese ganado este light? ¿O vos hubieses puesto tu patrimonio a disposición de Macri para que lo administre? Porque él, cuando administra la República, administra el patrimonio común, pero también el tuyo; porque si toman malas decisiones, vos terminás siendo pobre.

Sus diferencias con Randazzo

-¿Armó una lista con Ishii para ir contra Randazzo?
-Tenemos nuestra diferencia interna con el compañero, e intentamos ir a las PASO. Obviamente que no era nuestra estrategia hacer una lista en la provincia de Buenos Aires, nos íbamos a sumar en la lista de unidad del PJ. Tenemos diferencias menores, pero diferencias al fin. Nosotros pensamos que había que desarrollar el complejo industrial ferroviario argentino y no comprar los vagones con celofán incluido, abrirlos y ponerlos a andar.

LA NOTA COMPLETA EN REVISTA QUÉ #143

 

Compartir
?