Revista Qué

14 Abr 2015 | Informe

Aportes campañas 2013: Lousteau puso $500

Las tres fuerzas políticas que tuvieron el mejor desempeño en las elecciones de 2013 tuvieron contribuyentes privados, que en su mayoría son empleados del Gobierno Nacional y el de la Ciudad.

Amigos, empresarios, conocidos, empleados estatales y hasta monotributistas que aportaron más de lo que declarar ganar por año son algunas de las particularidades de la nómina de aportantes para la elección nacional de medio término en la Ciudad de Buenos Aires que elaboró la Cámara Nacional en lo Electoral y a las que tuvo acceso QUÉ.

Dentro de los partidos con mayor financiamiento se destaca el PRO, que recibió por parte de terceros $6.300.000. Se trata de la cifra más alta que se registró en el distrito. Muchos de sus benefactores son empleados de la administración de la Ciudad, algunos con cargos jerárquicos, como es el caso del Auditor Externo de la Policía Metropolitana, Gustavo Moron, que destinó de su propio bolsillo $40.000 para la campaña de senadores y diputados nacionales que tuvieron como cabeza de lista a Gabriela Michetti y al rabino Sergio Bergman respectivamente.

Otros de los empleados que depende del Ministerio de Justicia y Seguridad, y que también realizó un aporte del mismo monto que el anterior es el responsable de Sistema y Tecnología del Instituto Superior de Seguridad Pública, Fernando Ruiz.

Varios ministros, legisladores y funcionarios también aportaron para la campaña. El ministro de Modernización, Andrés Ibarra destinó $30.000,  el vicepresidente primero de la Legislatura, Cristian Ritondo, $20.000, el legislador Oscar Moscariello, $20.000,  la vicejefa de Gobierno, María Eugenia Vidal, una de las menos acaudaladas del Gabinete, en base a su DDJJ, puso $30.000 para la campaña.

Si a todo esto se le suma los aportes del Estado, el PRO contó con $8.635.895, 51.

En el extremo opuesto se encuentra el ex UNEN, que ocupó el segundo lugar en esas elecciones. A diferencia del PRO, solo recibió $53.601. La mayoría de las donaciones fueron pequeñas, y casi no hubo casos de más de $1.000 por personas.

El actual precandidato a jefe de Gobierno, que en esos comicios obtuvo una banca en el Congreso, Martín Lousteau, puso $500 es dos partes. Fernando Sanchez, quien lo acompañará en la boleta, también destinó dinero propio. Puso $100. La hermana de Lousteau, con $500, fue una de las más generosas.

En total, el frente tuvo para gastar $2.237.908,09

El podio lo completa el Frente para la Victoria, que llevó en su boleta a Daniel Filmus, que quedó afuera del Senado, y a Juan Canbadié, que logró una banca en Diputados. Éste último, aportó $15.000 para la campaña. Una cifra similar destinó el presidente de Aerolíneas Argentinas y actual precandidato a jefe de Gobierno por el FpV, Mariano Recalde.  Pero ellos no fueron los únicos dirigentes de la agrupación juvenil kirchnerista La Cámpora que pusieron plata propia para la campaña. El ministro de Economía, Axel Kicillof, que en ese entonces ocupaba la vicejefatura de esa cartera, donó la misma suma. Al igual que en el PRO, la mayoría de las personas que aportaron son empleados de la administración nacional. Como es el caso de Laura Alonso, miembro de La Cámpora, y que se desempeña en la jefatura de Gabinete. Ella puso $10.000 para que su “compañero” obtenga una banca.

En total, el FpV erogó la cantidad de $3.324.873,55, de los cuales la tercera parte provino de contribuciones de privados.

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?