Revista Qué

9 Jun 2017 | Relevamiento de la auditora Mariela Coletta

Denuncia crisis en el Hospital Piñero

La Auditora de la Ciudad Mariela Coletta (ECO) y el Defensor Adjunto del Pueblo, Arturo Pozzali, visitaron el Hospital P. Piñero para conocer el estado en que se encuentra el nosocomio de la zona sur que mayor cantidad de pacientes recibe a diario. Luego de la recorrida por el Hospital Piñero, la Auditora que responde a […]

La Auditora de la Ciudad Mariela Coletta (ECO) y el Defensor Adjunto del Pueblo, Arturo Pozzali, visitaron el Hospital P. Piñero para conocer el estado en que se encuentra el nosocomio de la zona sur que mayor cantidad de pacientes recibe a diario.

Luego de la recorrida por el Hospital Piñero, la Auditora que responde a Martín Lousteau señaló: “La política del Gobierno de la Ciudad en Salud es pintar el exterior del Hospital, arreglar los canteros y pintar los marcos de ventanas y puertas de la sala de Guardia; mientras que deja de lado lo que verdaderamente es una prioridad como la construcción de un nuevo edificio que permite ampliar el Servicio, que lleva dos años de demora”.

En el mismo sentido, Coletta agregó: “El Hospital Piñero es clave en el sistema de salud pública, es la institución que recibe la mayor cantidad de pacientes provenientes de auxilios médicos, es decir aquellas personas que tienen accidentes en la calle y que ante la urgencia son llevadas a un hospital que debe estar listo para resolver todo tipo de problema”.

Durante el recorrido la Auditora dialogó con los médicos de guardia sobre la falta de espacio físico, quienes dieron a conocer las falencias que vive el nosocomio, como la carencia de consultorios “que no dan a basto” y en reiteradas oportunidades deben “ingeniarse para conseguir camillas y atender pacientes en sillas”. Otra dificultad es la falta de equipamiento e insumos, como un ecógrafo y 4 respiradores artificiales.

Este déficit genera cuellos de botella, ya que es común que ubiquen a los pacientes que necesiten un respirador en lugares no apropiados como el quirófano de Guardia. Además, los médicos y pacientes están expuestos a situaciones de violencia e inseguridad, lo que sumado a la poca cantidad de personal de seguridad que hay en el hospital,  produce que muchos médicos se ausenten o pidan licencia por stress debido a las tensiones diarias del trabajo.

No hay presupuesto para la Terapia Intermedia: “La Terapia Intermedia del hospital, nunca fue inaugurada, sin embargo, se utiliza hace dos años”, explicó uno de los médicos que acompañó la visita. Más allá de lo anecdótico, que no haya sido inaugurada implica que no el servicio no es tenido en cuenta al momento de confeccionar el presupuesto, y por lo tanto, los insumos se extraen del correspondiente a la Terapia Intensiva”.

“Al recorrer el hospital, nos sorprendió ver tres escaleras externas a medio construir a metros de la estructura del edificio. Nos explicaron que eran escaleras que se habían construido mal y al edificar notaron que su altura no coincidía con la del edificio. Finalmente se abandonó la construcción y las escaleras quedaron tiradas en el predio,” -relató la Auditora por ECO- “esta construcción fallida de escaleras generó salidas de emergencia a lo largo del segundo nivel del hospital, que no dan a ningún a lado, una metáfora de la mala gestión.”

En la recorrida, además, se encontraron problemas con salidas de emergencia, ya señalados por la Auditoría de la Ciudad en informes de 2014; en particular se observó la salida de emergencia de la Sala de Neonatología, la cual estaba trabada con un precinto que impedía su apertura.

Finalmente, al salir del edificio principal, se visitó un sector de consultorios externos que fue construido provisoriamente durante una remodelación en los años ´70 y que aún se sigue utilizando para tratar pacientes. En la precaria estructura podía percibirse un olor nauseabundo, producto de una reciente inundación de la sala con residuos cloacales.

Compartir
?