Revista Qué

3 Ago 2017 | SALUD PORTEÑA

Diagnóstico reservado

La convocatoria para cubrir guardias en los hospitales de la Ciudad disparó el alerta sobre la compleja situación que atraviesa la salud pública. Las malas condiciones laborales y la inseguridad en los nosocomios, ejes de la falta de personal médico. Las críticas de la oposición y la voz oficial. Un llamado a convocatoria del Ejecutivo porteño […]

La convocatoria para cubrir guardias en los hospitales de la Ciudad disparó el alerta sobre la compleja situación que atraviesa la salud pública. Las malas condiciones laborales y la inseguridad en los nosocomios, ejes de la falta de personal médico. Las críticas de la oposición y la voz oficial.

Un llamado a convocatoria del Ejecutivo porteño para la cobertura de doscientos cargos de médicos de guardia volvió a disparar el alerta sobre la difícil situación que atraviesa la salud pública en la Ciudad. Desde la oposición afirman que, a pesar de tener un presupuesto elevado, las políticas implementadas no pueden satisfacer las de-mandas de los vecinos.

La falta de personal médico es el principal problema que aqueja al sistema público de Salud, aunque no el único. El Gobierno sostiene que la escasez de médicos se da porque “muchos profesionales apuntan a ejercer mayormente en el ámbito privado”, según declaró el Dr. Aldo Caridi, subsecretario de Atención Hospitalaria del Ministerio de Salud del GCBA.

“Recientemente se cubrieron 107 cargos para médicos de guardia, a desempeñarse en los hospitales de la Ciudad. En esta segunda etapa, estamos buscando incorporar nuevos médicos para cubrir suplencias de guar-dia general y de áreas críticas”, sostuvo el funcionario porteño.

Por otro lado, Qué consultó al presidente de la Asociación de Médicos Municipales de la Ciudad de Buenos Aires, Dr. Jorge Gilardi. El representante de los médicos aseguró que, en los hospitales porteños, “las condiciones de trabajo no son las mejores, y la violencia es una situación crítica. Esto es lo que habitualmente recibimos como reclamo en la Asociación”.

Además, Gilardi catalogó como insuficiente la medida del Gobierno: “No creemos que esto se solucione con un concurso de doscientos colegas. Esto tiene que tener una solución de fondo. Hoy hay especialidades críticas: neonatología, unidad de terapia intensiva, unidades coronarias y obstetricia. Pronto también psiquiatría y anestesiología. Entonces, con estas especialidades, hay que hacer una política”.

Datos oficiales marcan que hay 19.751 profesionales de la salud, sumados a los casi 5.300 médicos suplentes que también integran el sistema sanitario. Según declaraciones de Caridi, en los hospitales se necesitaría alrededor de un 20 % de profesionales para cubrir las vacan-tes. Tomando esos nú-meros, podría calcularse un faltante de más de 5.000 profesionales para el ‘plantel ideal’.

Desde el Ejecutivo porteño se intentó desdramatizar el asunto, y afirmaron que “en este momento, las guardias se encuentran completas, y las suplencias son cubiertas por médicos titulares en otros días, siendo cobradas como tales”. Y destaca-ron que “ya se hicieron varios concursos para incorporar a los médicos según las vacantes; y aún quedan vacantes para cubrir como suplentes”, según declaró el subsecretario municipal, Aldo Caridi.

El legislador Hernán Rossi (Suma+) apuntó contra la política sanitaria del gobierno de Larreta: “Los hospitales de la ciudad de Buenos Aires están ruinosos; en muchos casos falta personal, insumos e instrumental”. El diputado prosiguió: “Basta con ver cómo ha sido la evolución presupuestaria durante la última década para saber que el sistema de salud, tanto en lo que tiene que ver con los hospitales como con los centros de atención primaria, sufren el impacto del desfinanciamiento o de la insuficiencia presupuestaria”.

En tanto, para el legislador del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), Marcelo Ramal, “las condiciones laborales de médicos, residentes y concurrentes son muy negativas, en términos económicos y de condiciones de trabajo. Todo el personal de salud tiene que llevar adelante jornadas súper ex-tendidas para poder alcanzar un salario que cubra la canasta familiar”. Ramal, quien integra la comisión de Salud de la Legislatura porteña, remarcó que, “en el caso de los médicos, se suma la carga del impuesto a las ganancias, que es un tema terriblemente sentido. Esto lle-va a un éxodo hacia la salud privada, lo cual explica que el gobierno haya salido con esta convocatoria”.

El doctor Gilardi planteó críticas ante la oferta gubernamental. “Los médicos van a elegir otros lugares que no sólo se eligen por plata. Hay residencias que quedan vacías o no se llenan, y en el privado a veces se llenan y pagan la mitad. ¿Por qué? Porque hay más lugar y tranquilidad para la formación, hay programas”, dijo. Al respecto, agregó: “Los programas que tenemos acá -en la salud pública- para la formación de residencia son insuficientes, son caducos. Hay nuevos enfoques, y para eso tienen que haber nuevos paradigmas de asistencia de la salud, de formación del equipo, de funcionamiento del hospital público. Esto es lo que noso-tros aspiramos a debatir como una política futura”.

“Desde que asumió el PRO hasta ahora ha caído un tres por ciento el presupuesto para Salud en CABA, como cayó también en el rubro de la Educación. Y no es que la Ciudad tenga menos plata o que recaude menos, sino todo lo contrario. Los impuestos subieron en esta década”, sentenció el diputado Rossi. El legislador porteño añadió: “La salud pública no es prioritaria para este gobierno. Por eso los hospitales están en el estado en el que están”.
Marcelo Ramal vaticinó que “si esto sigue así, habrá un mayor recorte de las prestaciones en los hospitales. Los pacientes lo viven con el alargamiento de los plazos en los turnos, y llevará un mayor agobio a los médicos que están trabajando”.

Jorge Gilardi remarcó que “antes, los médicos se peleaban por un puesto en el hospital, hoy la noticia es que ‘faltan médicos para los hospitales’. Debemos recuperar el funcionamiento hospitalario que todos estamos pretendiendo”.

A modo de cierre, Gilardi puntualizó: “Desde nuestra institución, exigimos dar el debate por una política de salud que nos posibilite recuperar estas cosas que empezamos a perder. No solamente por el equipo de salud, sino también por el paciente, eje central de las políticas del área”.

Causas y solución a la falta de guardias

Según el Dr. Aldo Caridi, subsecretario de Asuntos Hospitalarios del Gobierno porteño, una de las causas de la falta de cobertura en guardias es porque “el profesional prefiere trabajar en planta (consultorios externos, internación, quirófano, etc.) más que en guardia, por ser las jornadas de 24 horas y por el trabajo que éstas significan, atendiendo, en algunos casos, a más de 200 personas por día”. Otra cuestión tiene que ver con los casos de inseguridad sufridos por los médicos. “En las guardias, entre otras cosas, se suma en muchos casos la complejidad social. Es por ello que también se está ejecutando un plan de seguridad integral para las guardias, que incluye la readecuación edilicia de las mismas, la entrega de botones antipánico, y todo un protocolo de seguridad destinado a proteger a los pacientes y al personal del hospital. Aun así, cabe destacar que las guardias están cubiertas en su totalidad y las dotaciones aseguradas”, finalizó Caridi.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN #147 DE REVISTA QUÉ

Compartir
?