Revista Qué

30 May 2017 | Fue el primer jefe después del traspaso a la Ciudad

Dieron licencia al exjefe de la Federal Calviño

Hoy se conoció la resolución por la cual el ministro de Justicia, Martín Ocampo, decidió darle “licencia extraordinaria sin goce de haberes” a Guillermo Calviño, primer jefe de la Federal luego del traspaso de más de 20 mil efectivos a la órbita porteña. Si bien la resolución tiene varios meses, pero recién hoy fue dada […]

Hoy se conoció la resolución por la cual el ministro de Justicia, Martín Ocampo, decidió darle “licencia extraordinaria sin goce de haberes” a Guillermo Calviño, primer jefe de la Federal luego del traspaso de más de 20 mil efectivos a la órbita porteña. Si bien la resolución tiene varios meses, pero recién hoy fue dada a conocer.

“Calviño tiene dos causas por proteger a la barra brava de Boca y una causa por proteger a policías corruptos. A pesar de tener tres causas abiertas, Larreta lo reincorporó a la superintendencia”, fustigó el legislador de Bien Común, Gustavo Vera.

Cuando el gobierno nacional traspasó la policía a la Ciudad Calviño quedó como jefe de la fuerza, pero las múltiples denuncias en su contra hicieron que Larreta nombrara a José Potocar como primer jefe de la Policía de la Ciudad.

En un primer momento Calviño pidió licencia, pero fue reincorporado en febrero de 2017 de forma retroactiva a enero. Pero nuevamente debió dejar la fuerza un mes más tarde acorralado por las denuncias penales en su contra.

A quién se le atribuye haber provocado su expulsión en marzo de la superintendencia de la Policía de la Ciudad es al legislador porteño de Bien Común y titular de la Alameda, Gustavo Vera, quien lo denunció en cada sesión o reportaje sobre la inseguridad.

Calviño, a quien apodan “El Gitano”, fue el primer jefe policial elegido por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, cuando se produjo el traspaso de los policías federales a la Ciudad.

Asumida la gestión de Mauricio Macri se produce una promesa de campaña que era el traslado de las 54 comisarías de la Policía Federal a depender ya no de Presidencia sino directamente del alcalde de la Ciudad.

Por ello se traspasa la Superintendencia de Seguridad Metropolitana que comandó Guillermo Calviño durante un año.

Sus causas penales en curso y un “escrache” de efectivos en septiembre del año pasado en el Instituto Superior de Seguridad Pública (ISSP) de la por entonces Policía Metropolitana le impidieron llegar a la Jefatura de la flamante Policía de la Ciudad. No se le podía poner a la nueva fuerza un cuestionado en la Justicia ni alguien que fuera criticado tan abiertamente por sus subordinados.

A lo largo del 2016 Rodríguez Larreta tuvo que soportar que Calviño sea citado a indagatoria y se lo sospechara en la Justicia de proteger policías corruptos, de haber protegido la fuga de un barra de Boca Juniors que se dedica al secuestro extorsivo y de haber liberado la zona en el Bajo Flores para un enfrentamiento armada entre la misma mafia de La Doce que terminó en un asesinato en el 2013.

Calviño fue jefe de quien después sería su jefe. Con José Pedro Potocar hicieron un enroque. La vieja estructura de la Federal creía que podía reciclarse en la Policía de la Ciudad. Esto fue posible sólo por algunos meses. En marzo el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Martín Ocampo, firmó la baja sin goce de sueldo del “Gitano” y un mes después caía preso Potocar.

Compartir
?