Revista Qué

28 Ene 2016 | Parque Chacabuco

Dieron marcha atrás con los bares

El Ministerio de Ambiente y Espacio Público dio marcha atrás con la media que buscaba instalar bares en dicho espacio verde. Hubo festejo por parte de los vecinos.

El ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño, cartera que dirige Eduardo Macchiavelli, dio marcha atrás con el proyecto para la instalación de bares en el Parque Chacabuco, lo que en su momento había despertado la indignación de los vecinos de la zona que no solo se manifestaron en reiteradas ocasiones, sino que además realizaron un petitorio con más de siete mil firmas.

Parque Chacabuco

 

Luego de que más de 7 mil vecinos rechazaran la construcción de un bar de 260 metros cuadrados dentro del Parque Chacabuco , el Ministerio de Ambiente y Espacio Público dio de baja la licitación de la obra que estaba presupuestada en $4,5 millones y que se enmarcaba en la Ley 4.950, que habilita a que se construyan bares en espacios públicos de más de 50 mil metros cuadrados.

parque-chacabuco

“Es un logro enorme. Que nos hayan escuchado es una gran victoria de los vecinos que nos movilizamos todos los domingos para decirle ‘No al bar’”, sostuvo Margarita Compañez, integrante de la Asamblea por el Parque Chacabuco en diálogo con el sito Edición Ciudad.com.

La norma que habilita la instalación de bares en espacios verdes que tengan una superficie mayor a 50 mil metros cuadrados establece que en los más grandes podrán colocarse hasta cinco áreas, con una separación mínima de 200 metros entre sí.

En total son 60 los parques que pueden llegar a tener locales gastronómicos y el Parque Chacabuco, con sus 237 mil metros cuadrados, puede albergar al menos cuatro áreas de servicio.

El Parque Chacabuco conserva actualmente sólo 8 de las 20 hectáreas de espacios verdes con las que fue creado en 1908: el resto está ocupado por la autopista que lo secciona, cinco escuelas, un polideportivo, un centro cultural, una “estación saludable”, un anfiteatro, un estacionamiento privado, la entrada al subterráneo, calles internas y accesos vehiculares.

Los vecinos se oponen además a la obra por considerar que “privatiza espacio público, perjudica a los comercios aledaños, ya hay un bar de 400 metros cuadrados dentro del parque, también baños públicos”, porque no fueron consultados y porque el proyecto, afirman, “viola artículos de la Constitución de la ciudad” de Buenos Aires.

Compartir
?