Revista Qué

30 Nov 2017 | estadística

El dinero no alcanza

De acuerdo a un informe realizado por la Dirección General de Estadísticas y Censo de la Ciudad (DGEYC) sobre la línea de pobreza e indigencia porteña en el mes de octubre, para que una familia compuesta por un matrimonio con dos hijos no sea indigente, requirió ingresos por $ 7.970,10, y necesitó $ 16.310,96 pesos […]

De acuerdo a un informe realizado por la Dirección General de Estadísticas y Censo de la Ciudad (DGEYC) sobre la línea de pobreza e indigencia porteña en el mes de octubre, para que una familia compuesta por un matrimonio con dos hijos no sea indigente, requirió ingresos por $ 7.970,10, y necesitó $ 16.310,96 pesos para no ser pobre. Los datos arrojados también indican que una familia necesita, al menos, $ 26.265,91 para ser considerada de clase media.

Asimismo, del informe oficial se des-prende que la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que marca el límite de la indigencia, tuvo una suba mensual de 1,63 por ciento, e interanual de 19,39 por ciento. En tanto, la Canasta Básica Total (CBT), que establece el tope de la pobreza, registró un incremento de 1,86 por ciento en relación con setiembre y del 22,32 por ciento respecto de octubre de 2016, es decir que una familia tipo necesitó, en octubre del año anterior, $ 9.452,97 para cubrir gastos de vestimenta, transporte, educación, salud, (bienes y servicios no alimentarios), y el mismo mes de 2017 requirió 2.976,20 pesos más.

En cuanto a la canasta total (CT) que en distintas proporciones determina los niveles de los no pobres vulnerables, clase media y sectores acomodados, su importe creció 2,11 por ciento en un mes y 23 por ciento en un año, es decir, que para cubrir todos los gastos, una familia necesitó $ 3.928,99 más con respecto al año anterior.

Pese a los números y porcentajes arrojados por la DGEYC, un estudio realizado por el Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ICEPSi), organización no gubernamental, determinó que el 43 por ciento de los habitantes de la Ciudad vive en hogares pobres, y el 7,3 por ciento vive en la indigencia; es decir, que no pueden solventar sus gastos mensuales de alimentación, puesto que viven en hogares que tienen un ingreso medio de $ 4.090, lo que los ubica por debajo de la línea de indigencia.

En este marco, sectores de la oposición porteña, consideran que desde hace más de un año y medio que, en la Ciudad, empeoran todos los indicadores sociales”, y creen que es una situación avergonzante, siendo que la Ciudad de Buenos Aires es el distrito más rico y con mayor presupuesto del país”. Asimismo, añadieron que la desiguladad que existe entre el norte y el sur capitalino es exuberante.

Mayor presupuesto para los pobres
Durante la exposición del presupuesto para el 2018 del ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat, la titular de la cartera, Guadalupe Tagliaferri, en lo que definió como el segundo eje de gestión, destacó: “Las acciones de asistencia social primaria a personas en situación de riesgo, emergencia y/o vulnerabilidad social en la Ciudad están contenidas por 27 hogares y paradores, los equipos de calle del programa Buenos Aires Presente (con más de 150 psicólogos, trabajadores sociales y operadores), a los que tendemos a instalar en zonas fijas para una mayor eficacia, y el recurso de la Línea 108 de atención telefónica inmediata durante las 24 horas”. Además, mencionó que, actualmente, en los hogares de tránsito, paradores nocturnos y hogares para personas con necesidades especiales, hay 2.059 plazas disponibles. “Para el 2018, se destinarán 914 millones de pesos, 29 % más que en el corriente año”, aseguró.

“Los datos son graves”
Desde el Consejo Económico y Social de Buenos Aires, expresaron que “los datos de pobreza e indigencia son más graves y más preocupantes en la niñez”, y plantearon su preocupación porque los números oficiales revelan que hay una “infantilización de la pobreza”, y destacaron que hay “cifras alarmantes, por lo que nuestras pibas
y pibes están en peligro”.

Compartir
?