Revista Qué

1 Mar 2016 | Definiciones

El poroteo de las comisiones

El macrismo se quedó con 13 de las 24 comisiones, como hace dos años, y se garantizó, en buena medida, el control de todas, además de las juntas. El Frente para la Victoria, a nivel de interbloque, se quedó con seis, aunque se llevó un sabor amargo. ECO obtuvo tres. Todos los nombres.

A tres diputados del quórum, el PRO cedió lo menos posible ante los planteos de la oposición y, en total, le dejó a todo el conjunto que tiene enfrente la presidencia de once comisiones de asesoramiento permanente, mientras que se quedó con el liderazgo de trece, más las dos juntas.

En paralelo, el PRO no sólo procuró mantener su poder en la cantidad de presidencias, sino que también se cuidó de controlar todo desde adentro. Y, en efecto, el bloque amarillo tiene el control de la totalidad de las comisiones: en ninguna de las 24 el PRO tiene menos legisladores que la suma de la oposición.

Télam Buenos Aires, 30/05/2013 Sesión en la Legislatura porteña durante la sesión donde se debate el proyecto de ley sobre libertad de prensa, redactado por los diputados Julio Raffo (Proyecto Sur) y Fernando Sánchez (Coalición Cívica), pese a ser un tema de competencia nacional y que ya existe una ley de Medios que regula en esa materia. Foto: Raúl Ferrari/Télam/aa

Sólo en la comisión de Asuntos Constitucionales, presidida por la macrista Cecilia de la Torre, el PRO tiene la mis-ma cantidad que todo el conjunto de la oposición: siete. En las restantes, el espacio amarillo cuenta con uno o dos legisladores más que el resto.

En tanto, el Frente para la Victoria tuvo un sabor amargo en el reparto. Había pedido siete comisiones para el bloque, que se sumaban a la de Tránsito y Transporte, ya controlada por el vivianista Claudio Palmeyro, nunca puesta en discusión, a sabiendas de la buena sintonía del líder de los taxistas con el gobierno porteño.
En fin, se llevó cinco espacios, aunque recuperó uno clave: la comisión de Desarrollo Económico, una de las más importantes con relación al tratamiento de pro-yectos de disposición de inmuebles, inversiones y emprendimientos, por donde ya pasó, por caso, la concesión por treinta años del autódromo Gálvez.

El titular de la bancada, Carlos Tomada, junto a la vicepresidenta II de la Legisla-tura, María Rosa Muiños -que llevaron adelante el intercambio K con el PRO- consiguieron, asimismo, la presidencia de las comisiones de Descentralización y Participación Ciudadana, Mujer, Niñez y Familia, Derechos Humanos, y Legislación del Trabajo.

Como dio cuenta RevistaQue.com, el kirchnerismo no pudo retener la presidencia de la comisión de Comunicación Social, y la recuperó el PRO, al igual que la comisión de Vivienda, que luego de mu-cho tiempo no la conducirá la oposición. Se trata de un espacio trascendental, si se tiene en cuenta los constantes reclamos contra el Gobierno en materia de urba-nización de villas y asentamientos.

No obstante, el presidente de bloque, Francisco Quintana, el titular de la comisión de Presupuesto, Alejandro García, y la vice I, Carmen Polledo, resolvieron una disputa interna abierta días atrás y cedieron dos comisiones al ritondismo, que había manifestado diferencias en los primeros bocetos que circularon.

Si bien la línea interna del ex titular de la Casa y actual ministro bonaerense, Cristian Ritondo, pretendía una comisión de “peso”, se llevaron dos: la de Legislación General, en la que se ubicó Daniel Del Sol, ex director del Instituto del Juego, y la de Comunicación Social, donde desembarcó Cristina García, pese a que había pretendido la Junta de Etica y Organismos de Control.

Por otro lado, la presencia de Diego Santilli en la Legislatura incide. José Luis Acevedo se quedó con la comisión de Políticas de Promoción e Integración Social -fue subsecretario de Fortalecimiento Familiar y Comunitario- y Agustín Forchieri -ex asesor de “El Colo”- picó en punta para llevarse la de Planeamiento Urbano.

El experimentado Alejandro García sigue al frente de la comisión de Pre-supuesto y Hacienda, un dato que ya había trascendido a fines del año pasado. A pesar de haber trabajado para Gabriela Michetti en las internas porteñas, García -ex jefe de Gabinete del Ministerio de Hacienda- tuvo el apoyo del Jefe de Gobierno, quien incluso le pidió que se quedara en la Legislatura, frente a la migración prevista.

bloque-FPV-Legislatura

En momentos en los que Nación y Ciudad trabajan para concretar el traspaso de la Justicia Nacional Ordinaria a la esfera porteña, la comisión de Justicia cobra un cariz de importancia. Estará presidida por el ex subsecretario de Justicia, Daniel Presti, del riñón del apoderado del PRO y jefe de asesores de Macri, José Torello. Incluso de ella participaran el propio Tomada y María Rosa Muiños, esposa del ex presidente del Consejo de la Magistratura Juan Manuel Olmos, influyente operador judicial.

Al mismo tiempo, Juan Pablo Arenaza se quedó con la conducción de la comisión de Seguridad, bajo la lógica de que la cartera a nivel nacional está en manos de su jefa política, Patricia Bullrich; mientras que, como publicó este medio en su edición digital, en Salud quedó confirmada la ex presidente de Jóvenes PRO Capital, Victoria Roldán Méndez.

Por su parte, SUMA + -el bloque más numeroso de lo que queda de ECO- se llevó dos comisiones. Tal como estaba estipulado, retuvo Ambiente, con Inés Gorbea -del riñón de Lousteau- al frente, y se quedó con Relaciones Interjurisdiccionales, que pasará a estar controlada por Juan Francisco Nosiglia -hijo del “Coti”, histórico operador del radicalismo-.

En simultáneo, el dirigente socialista Roy Cortina -que se mantiene dentro del frente liderado por el embajador en los Estados Unidos- logró para Hernán Arce, su compañero de bloque, la presidencia de la comisión de Defensa
de Usuarios y Consumidores.

La Coalición Cívica, por su parte, cedió la presidencia de la comisión de Desarrollo Económico -en la que se desempeñó Paula Oliveto Lago hasta diciembre- a cambio de llevarse la de Educación, que antes había ostentado el PRO. Allí se ubicará el presidente del partido en la Ciudad de Buenos Aires, Maximiliano Ferraro.

Por otro lado, Graciela Ocaña se llevó una comisión de peso, a diferencia de lo que trascendió al inicio de las negociaciones. Cuando parecía decidido que su espacio, Confianza Pública, se quedara con Turismo y Deportes, la “Hormiguita” pateó el tablero y exigió dos comisiones, si es que no se llevaba una de importancia.

Como contraparte, para abonar a un acuerdo, el PRO le ofreció a cambio Obras y Servicios Públicos, para la que no asomó ningún candidato amarillo firme. El planteo se aceptó de inmediato y la ex ministra de Salud ubicó allí al
abogado Diego García de García Vilas, especialista en derecho laboral.

En suma, el PRO se garantizó el control de todas las comisiones y mantuvo a raya a las principales fuerzas políticas, que se llevaron, sino todo, gran parte de lo que querían, y que definirá la forma de trabajar de la Legislatura por los próximos dos años.

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICION IMPRESA N° 73 DE QUÉ.

Compartir
?