Revista Qué

19 Nov 2014 | En la Ciudad

El PRO alineado para lo que resta del año

Queda camino por transitar, pero en la legislatura porteña ya se percibe un PRO alineado y vertical en sus decisiones, antes de que concluya el año legislativo. Todavía hay proyectos que quedan en danza y requieren reunir los votos necesarios para su aprobación. Por su parte la oposición “cruje”.

Se acerca el fin de ciclo, y la hora de hacer balances. Este año el ritmo legislativo estuvo marcado por el ritmo de un año pre electoral, donde hubo de todo: alianzas, quiebres, peleas, temas del ámbito nacional que se filtraron en el recinto porteño, proyectos destacados, declaraciones de personalidades destacadas en demasía o intentos por conservar patrimonio histórico; elecciones en la justicia, reclamo de comuneros, conflicto en las villas y ronda de ministros por el presupuesto 2015, entre otros cuestiones candentes que marcaron la agenda política y legislativa en la Ciudad.

legilsatura tapa

Todo eso pasó, pero quedan cuestiones importantes a resolver de aquí a fin de año. Al ser la primera minoría, el Pro está obligado a negociar con los demás bloques para aprobar leyes clave.Dentro de los puntos candentes se destacan: el proyecto de Presupuesto 2015, una posible modificación a la ley Electoral vigente, reglamentar la recientemente anunciada boleta electrónica, o el tratamiento de la urbanización de la Villa 31, entre otros temas.

El estado de incertidumbre que acecha a la oposición la torna en un blanco fácil para el macrismo, que presiona por aprobar proyectos importantes que impone sobre tablas en el recinto, dejando en off side a la oposición, que vota dividida y termina contribuyendo con la aprobación de proyectos vitales, como sucedió en la última sesión con el convenio por el metrobús que unirá Vicente López con la Ciudad.

Si se repite la situación legislativa del año anterior, con la aprobación de las Paso, el oficialismo podría contra con los votos de una parte de la oposición-UNEN o del FpV- para aprobar temas vitales. Por lo pronto, en el recinto porteño aparecen algunos indicios: abstenciones, faltazos y votos que cambian de tinte denotan que los posibles acuerdos están a la orden del día.

Pese a que hacia el interior del PRO los 28 integrantes se dividen en diferentes facciones del macrismo, producto de las internas que se produjeron con las candidaturas a jefe de Gobierno 2015. Lo cierto es que más allá de las eventuales rispideces que se generan en función de la carrera por la jefatura, el panorama de la Legislatura porteña muestra a un bloque Pro alineado y vertical en sus decisiones, que va por todo y más a la hora de aprobar leyes y buscar los votos que le faltan.

Compartir
?