Revista Qué

29 Oct 2015 | Diputados nacionales por CABA

El reparto de bancas

Como el PRO proyectó, se quedó con 6 de las 12 bancas en disputa y obligó al resto de los frentes a contar voto a voto. El FpV se quedó con tres y Massa, con dos. Donda, por Progresistas, se llevó la restante.

Sin sorpresas, el PRO mantuvo su caudal electoral de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) y se quedó con seis bancas, la mitad de las sillas que renueva la Ciudad de Buenos Aires en la Cámara de Diputados de la Nación al obtener más del 40% en la categoría legislativa.

La contundente victoria, explicada en gran parte por la presencia del Jefe de gobierno porteño en la boleta, determinó, asimismo, que el único parlamentario para el Mercosur en representación del distrito sea de su propia fuerza política, en vistas a la asunción de las autoridades en diciembre.

Congreso de la Nación

 

El kirchnerismo ni siquiera pudo validar los resultados en la Comuna 8 en el sur de la Ciudad, donde por escaso margen la boleta de Daniel Scioli y la de Axel Kicillof se impuso en agosto a la nómina amarilla de Mauricio Macri y Patricia Bullrich.

Ya sea por los votos que recibió de sus socios de Cambiemos, así como por el leve crecimiento de su figura desde hace dos meses hasta ahora, el líder del PRO obtuvo lo necesario para confirmar su hegemonía en la Ciudad de Buenos Aires y dar cuenta de la alta aceptación que tiene en el electorado porteño.

El Frente para la Victoria, en tanto, se llevó el objetivo de mínima: meter tres diputados como en 2013, a sabiendas de las dificultades que suponía repetir la performance que logró Cristina Fernández de Kirchner cuatro años atrás en la Ciudad, cuando colocó cinco legisladores.

Así, aseguró la banca del actual ministro de Economía, de Nilda Garré, hasta ahora embajadora ante la Organización de Estados Americanos (OEA), y la de Andrés “Cuervo” Larroque, secretario de la organización juvenil La Cámpora, cuya banca fue definida como una “prioridad” para la militancia porteña.

dipus x comuna

 

 

Por otro lado, la alianza de Sergio Massa con el cordobés José Manuel de la Sota no pudo despegar lo suficiente para incrementar su cosecha en relación a los resultados obtenidos en agosto, aunque dejó plantada la semilla de un armado que puede gravitar a futuro.

El ex intendente de Tigre dio cuenta de cierto respaldo porteño y pudo ingresar a la Cámara Baja dos diputados, pese al objetivo que planteó Marco Lavagna de acceder a cuatro casilleros. No perforó el techo de los 15 puntos, una de las metas que se había definido el equipo de campaña.

De esa manera, Lavagna, referente del equipo económico, llegará al Parlamento, acompañado por la secretaria de Igualdad de Trato y Oportunidades de la Asociación del Personal de Organismos de Control (APOC), Carla Pitiot, sindicato que aportó en la tarea de fiscalización.

Por último, el resto de los frentes sufrió la división del escenario en tercios y asimismo la implosión del electorado de izquierda. La fragmentación pesó. La dirigente de Libres del Sur Victoria Donda hizo valer su instalación mediática y pudo asegurarse con lo justo un tercer mandato como diputada, esta vez por la Ciudad de Buenos Aires.

Su cosecha opacó al Frente de Izquierda que apostaba, a fin de cuentas, a lograr por primera vez, una banca en representación del distrito, objetivo esquivo en los últimos años. Otra vez aparece en escena la disputa con el ex diputado y líder del espacio Autodeterminación y Libertad, Luis Zamora.

Si bien compitió con boleta corta, Zamora supo traccionar una buena cantidad de votos que le hubieran permitido sonreír al FIT pero, como en 2013, no pudo ser. En ese entonces, la performance de ambos espacios anuló, en un caso, la llegada al Congreso del histórico Jorge Altamira. Ahora, Gabriel Solano, también del Partido Obrero, se quedó en la puerta.

No por nada tuvieron un cruce antes de la veda. “Zamora es un profeta de la división de la izquierda” apuntó Solano el jueves en relación a las críticas que había vertido el dirigente de AyL por las diferentes entre el Partido Obrero y el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS).

Escenario

Una premisa es sustancial. Si bien Patricia Bullrich llega como candidata de Cambiemos será la presidenta del bloque PRO; encabeza una lista en la que todos son macristas, dado que la Coalición Cívica y la UCR, que no pudo colar candidatos en la Ciudad, no comparten la idea de subsumirse dentro del partido amarillo. Los dos sectores comparten la idea de preservarse por separado. De hecho, dirigentes como Ricardo Alfonsín o la misma Elisa Carrió nunca aceptarían colocarse bajo el paraguas de Mauricio Macri, más aún si se tiene en cuenta que la misma UCR puede negociar por su cuenta esferas de poder a partir de su numerosa bancada.

Bullrich se encamina ahora a ser la presidenta del bloque PRO, tras el pase del histórico Federico Pinedo al Senado de la Nación, cuando Diego Santilli asuma a fin de año como vicejefe de gobierno porteño y de esa manera se siente junto a su jefa política, Gabriela Michetti.

Lejos, es la que suma más adhesiones, no sólo por acumular una vasta experiencia legislativa sino por la trascendencia misma de su figura. Tuvo el apoyo explícito de Horacio Rodríguez Larreta para ser la cabeza de lista de la Ciudad y se descuenta que vuelva a tener su apoyo en lo que resta.

No obstante, resta conocer qué ocurrirá en el resto del bloque PRO. Desde el entorno de varios legisladores se escucharon quejas la semana pasada cuando Bullrich protagonizó junto a Laura Alonso la presentación de una mega denuncia de espionaje a periodistas y opositores, rechazada de inmediato por la Nación.

bancas

Enfrente, la situación es otra. En el Frente para la Victoria se especula con que la presidencia de bloque recaiga en Máximo Kirchner, el líder de La Cámpora, aunque otras versiones dan cuenta de que puede asumir una conducción sin tanta exposición y, en ese escenario, Kicillof puede ganar terreno, entre otros.

No son pocos los que se atreven a pensar que Máximo puede adoptar un perfil bajo en la Cámara de Diputados, de la misma manera en que lo hizo el “Cuervo” Larroque, mientras la agrupación en la que ambos se referencian ganaba espacios de poder en la estructura nacional. Otros, en menor medida, afirman que puede haber un guiño a Juliana di Tullio.

En el caso de Progresistas, todo parece indicar que Victoria Donda mantendrá su monobloque de Libres del Sur dentro del interbloque del Frente Amplio Progresista (FAP) que ya conduce Margarita Stolbizer, como titular del bloque GEN. Pero, de esa manera, será la única representante de la Ciudad en ese espacio, a partir del próximo período.

El espacio del ex intendente de Tigre ampliará su representación. Sin embargo, a diferencia del resto, la conducción del bloque será tema de discusión para adelante. Marco Lavagna aportará su experiencia y será vital en una Comisión de Presupuesto, pero al menos por ahora, se privilegia a alguien con perfil político como jefe.

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICION IMPRESA N° 55 DE QUÉ.

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?