Revista Qué

9 Feb 2015 | Justicia porteña

El TSJ aceptó la renuncia de Casás

El Tribunal Superior de Justicia aceptó hoy la renuncia a la presidencia del juez José Osvaldo Casás. La misma se hará efectiva a partir del 28 de febrero.

El pasado 23 de enero el magistrado hizo pública su decisión y presentó su renuncia como presidente del TSJ aduciendo problemas personales. Ante dicha situación el Tribunal Superior de Justicia aceptó el pedido y le permitirá a Casás abandonar el cargo a partir del 28 de febrero.

“Los Jueces del Tribunal lamentan su renuncia, con la convicción de que sus cualidades profesionales y personales habrían dado como resultado un comprometido y eficiente desempeño en el cargo. Los motivos que fundamentan su decisión, lo desobligan de toda responsabilidad relativa al cargo de presidente; por lo que corresponde aceptar su renuncia, la que se hará efectiva a partir del día 28 de febrero de 2015”, indica el documento publicado en el Boletín Oficial.

El fallo lleva la firma de miembros del máximo tribunal porteño, José Osvaldo Casás, Luis Francisco Lozano, Ana María Conde,
Alicia E. C. Ruiz e Inés M. Weinberg.

Hasta hace escasos días el TSJ contaba con la presencia de los magistrados José Osvaldo Casás, del ala radical, a cargo de la presidencia, y de Luis Lozano, en la vice-presidencia, afín al macrismo en sus votaciones; pero la decisión por mayoría de aprobar el voto electrónico para la Ciudad llevó a Casás a dimitir en su cargo en la presidencia.

Se trata de una decisión que venía barajando desde finales del año pasado, y que materializó en éste, través de una carta de renuncia hacia sus colegas.

La cuestión deja al descubierto la interna que se venía gestando desde hacía meses en el TSJ, y la renuncia del titular no es más que una confirmación de esas disidencias: el saliente presidente tiene una reconocida amistad con Enrique “Coti” Nosiglia, histórico operador radical que hoy sostiene la candidatura del economista Martín Lousteau en el FAUNEN, espacio que inicialmente presentó la denuncia en contra del método de votación electrónica que es im-pulsado por el PRO y respaldado por el FpV y el FIT y que el Tribunal rechazó.

Por otra parte, la renuncia de Casás deja la presidencia libre a un hombre cercano a Mauricio Macri, el vicepresidente, Luis Francisco Lozano, quien ocupó la presidencia del TSJ desde 2011 hasta diciembre de 2014. Este cambio de orientación casi fortuito se convierte en un movimiento favorable al macrismo, ya que el organismo designado para controlar las PASO en la Ciudad pasaría, momentáneamente, a estar comandado por un magistrado que a la fecha resulta afín al jefe de Gobierno Mauricio Macri, con el que mantiene una buena relación.

Compartir
?