Revista Qué

14 Mar 2017 | traspaso judicial

Envían al Congreso un paquete de 4 leyes

El Poder Ejecutivo remitió a ambas cámaras del Congreso un paquete de cuatro leyes referidas a la transferencia de la Justicia Nacional Ordinaria a la órbita de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, como parte del proceso de autonomía de la Capital Federal tras la reforma constitucional de 1994, se conoció hoy. Se trata de […]

El Poder Ejecutivo remitió a ambas cámaras del Congreso un paquete de cuatro leyes referidas a la transferencia de la Justicia Nacional Ordinaria a la órbita de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, como parte del proceso de autonomía de la Capital Federal tras la reforma constitucional de 1994, se conoció hoy.

Se trata de cuatro proyectos: uno de Transferencia Progresiva de la Justicia Nacional Ordinaria Penal; otro de Transferencia Progresiva de Facultades y Funciones del Registro de la Propiedad Inmueble (RPI) en todas las materias no federales (ambos ingresados por el Senado); un tercero de Transferencia de la Justicia Nacional en Relaciones de Consumo; y otro de Transferencia Progresiva de Facultades y Funciones de la Inspección General de Justicia (IGJ) en todas las materias no federales ejercidas en la Ciudad de Buenos Aires (enviados a la Cámara Baja).

De acuerdo con la información suministrada por fuentes parlamentarias, los proyectos que ingresaron al Congreso el viernes a última hora, todavía no tuvieron giro de comisiones, y en ambos cuerpos legislativos estaban en disposiciones de los respectivos secretarios parlamentarios.

Entre las iniciativas anunciadas, se encuentra el proyecto de Transferencia Progresiva de la Justicia Nacional Ordinaria Penal, y de su convenio firmado por el presidente Mauricio Macri y el jefe de la Ciudad Autónoma, Horario Rodríguez Larreta, en enero pasado el cual remite al ámbito porteño el tratamiento de “delitos contra las personas”, como el abuso de arma; “delitos contra el honor”, como calumnias e injurias; y “delitos contra la integridad sexual”, como “contactar, por medios de comunicaciones electrónicos, a una persona menor de edad con el propósito de cometer cualquier delito contra la integridad sexual de la misma”.

También, incluyen “delitos contra la libertad”, como delitos de funcionarios públicos contra la libertad individual, amenazas, violación de domicilio, violación de secreto y contra la privacidad, así como el acceso ilegitimo a las comunicaciones y a datos o sistemas informáticos de acceso restringido; “delitos contra la propiedad” y “delitos contra la seguridad pública”, que incluye entre otros los incendios y otros estragos provocados, la tenencia, portación y provisión de armas de fuego y de guerra; y “el delito contra la seguridad en el transito”.

La lista contempla, además, “delitos contra el orden público”, como la instigación a la violencia, el abuso de autoridad y la violación de los deberes del funcionario público, así como el cohecho y tráfico de influencias, o la malversación de caudales públicos y las negociaciones incompatibles con la función pública, y el enriquecimiento ilícito de funcionarios y empleados, entre otros.

Otra de las iniciativa enviadas por el Ejecutivo es la Transferencia Progresiva de facultades y funciones del Registro de la Propiedad Inmueble (RPI) en todas la materias no federales (y su correspondiente convenio entre el Estado Nacional y el de la CABA), que incluye “la trasferencia progresiva de competencias, órganos, personal, bienes servicios y recursos”.

Además, se cuenta el proyecto de ley para la Transferencia de la Justicia Nacional Ordinaria en las Relaciones de Consumo con asiento en la Capital Federal, que contempla el traspaso de 8 juzgados de primera instancia, 3 fiscalías y 3 defensorías públicas ante los referidos tribunales, así como el pase de 6 vocalías de la Cámara Nacional de Apelaciones en las Relaciones de Consumo, y 1 fiscalía y 1 defensoría ante las Cámara aludida.

Por último, se encuentra el proyecto de ley de Transferencia Progresiva de Facultades y Funciones de la Inspección General de Justicia (IGJ) en Todas las Materias No Federales en la Ciudad, por la cual se traspasan las “funciones, competencias, órganos, entes, personal, servicios y bienes, tanto materiales (muebles e inmuebles) como inmateriales (sistemas informáticos, de seguimiento y/o de comunicación), convenios y contratos en ejecución con los que cuente y utilice” la IGJ.

Compartir
?