Revista Qué

24 Abr 2017 | Escándalo por coimas con el jefe de la Policía porteña

El fiscal pidió la detención de Potocar

El fiscal porteño José María Campagnoli pidió la detención del ahora apartado jefe de la policía de la Ciudad, José Pedro Potocar, quien se encontraría involucrado en el cobro de coimas en el barrio de Nuñez. Según informaron fuentes judiciales, el fiscal ya tendría las pruebas necesarias para iniciar una causa contra el policía, por […]

El fiscal porteño José María Campagnoli pidió la detención del ahora apartado jefe de la policía de la Ciudad, José Pedro Potocar, quien se encontraría involucrado en el cobro de coimas en el barrio de Nuñez.

Según informaron fuentes judiciales, el fiscal ya tendría las pruebas necesarias para iniciar una causa contra el policía, por lo que inició un pedido de detención.

Ahora el juez de la causa, Ricardo Farias, debe definir si hace lugar a la solicitud del representante del Ministerio Público.

El sábado pasado, ante la investigación judicial,el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, suspendió a Potocar.

En septiembre del año pasado el fiscal Campagnoli había pedido la detención del comisario Norberto Villarreal, jefe de la comisaría 35. En noviembre pasado el juez de instrucción porteño Luis Farias hizo lugar al pedido del Ministerio Público fiscal, pero desde ese momento Villarreal está prófugo.

Un uniformado que trabajaba en esa seccional declaró como testigo. Contó que ciertos comercios aportaban en forma periódica y sistemática grandes sumas de dinero exigidas por el comisario [Villarreal]. Y que parte de la recaudación de la «caja negra» era distribuida a órganos superiores, como la Circunscripción VII (que encabezaba Aveni), la Dirección General de Comisarías -que para los investigadores figura en un manuscrito secuestrado como DGC- y la Superintendencia de Asuntos Internos de la Policía Federal.

Además, en un primer allanamiento hecho en la comisaría 35°, se secuestró de la oficina de Villarreal un cuaderno con anotaciones. Se sospecha que era el registro de cómo se distribuía el dinero de la caja negra. En el escrito figuraba las siglas DGC. Para los investigadores era la forma de abreviar Dirección General de Comisarías.

“Se han podido comprobar el espurio pago que era recibido a contramano de los mandatos legales y, además, las evidentes contraprestaciones que brindaba la cúpula de la comisaría 35° para garantizar la perpetuidad de sus ingresos”, explicó Campagnoli en su dictamen donde pidió la detención de Villarreal.

 

 

Compartir
?