Revista Qué

27 Oct 2016 | construcción de irsa

Gentilini criticó el Shopping de Caballito

El diputado porteño Javier Gentilini (Frente Renovador) opinó sobre el proyecto para construcción del shopping Caballito de la empresa IRSA. “Así como no hace falta el centro comercial en Caballito, tampoco la Ciudad debería afrontar una indemnización exorbitante a favor del dueño de los terrenos para que allí se instale un parque. Si bien hacen […]

El diputado porteño Javier Gentilini (Frente Renovador) opinó sobre el proyecto para construcción del shopping Caballito de la empresa IRSA. “Así como no hace falta el centro comercial en Caballito, tampoco la Ciudad debería afrontar una indemnización exorbitante a favor del dueño de los terrenos para que allí se instale un parque. Si bien hacen falta más espacios verdes, es de buena administración no malgastar los fondos públicos a los cuales contribuye toda la ciudadanía pagando sus impuestos”, afirmó Gentilini.

gentilini

El representante del Frente Renovador en la Legislatura porteña consideró que: “La tentativa cifra de alrededor de 150 millones de dólares de indemnización es una afrenta para los bolsillos de todos los porteños y, en particular, de aquellos más necesitados. Por ejemplo, el costo de la urbanización completa de la villa Rodrigo Bueno de la Costanera Sur, con un 100 por cien de obra nueva, tendría un costo equivalente”.

Es la cuarta vez que el Ejecutivo porteño presenta este proyecto para rezonificar un predio de Caballito, lindante al estadio de Ferro. “Queda claro que estamos frente a un fenomenal encierro, ya que hoy en el predio en cuestión dicha empresa podría construir hasta seis torres de 30 pisos con el consiguiente impacto ambiental por la ya colapsada red de servicios públicos de toda la zona. Si se habilita la construcción del shopping, se afecta negativamente a los más de 4000 pequeños y medianos negocios de Caballito y, por último, si nos encaminamos al cambio de zonificación para construir el parque, tendríamos que afrontar esa indemnización de alrededor de 150 millones de dólares”, advirtió Gentilini.

“En definitiva, en cualquiera de los tres casos, gana la empresa y pierde la Ciudad. Debemos encontrar una alternativa superadora a todo esto, donde ni los vecinos, ni los pequeños comerciantes, ni el presupuesto de la Ciudad sean los más afectados”, finalizó.

Compartir
?