Revista Qué

13 Sep 2017 | los juntistas al freezer

Gerenciamiento des-comunal

El gobierno de la Ciudad avanza con la nueva estructura de gestión en las Comunas, que sumará gerentes y subgerentes a las Juntas y reconfigurará el mapa. Los comuneros, que quedaron al margen del asunto, piden participación y temen perder atribuciones. El detalle del proceso. “La idea de este Gobierno es que las comunas vayan […]

El gobierno de la Ciudad avanza con la nueva estructura de gestión en las Comunas, que sumará gerentes y subgerentes a las Juntas y reconfigurará el mapa. Los comuneros, que quedaron al margen del asunto, piden participación y temen perder atribuciones. El detalle del proceso.

“La idea de este Gobierno es que las comunas vayan desapareciendo”. La frase sale disparada desde el seno de una de las 15 juntas comunales de la Ciudad. Se refiere al armado de las nuevas estructuras de gestión en los distritos capitalinos, que incluye un nuevo escuadrón de gerentes y subgerentes que tendrán voz y voto en la toma de decisiones, poniendo en jaque la función de los juntistas.

La maniobra viene de larga data. Ya en 2014, el asunto asomó bajo un manto de polémica en terreno legislativo. El decreto 251/14, refrendado por el Ejecutivo, que en ese entonces se cimentaba en la figura de Mauricio Macri, dio el puntapié inicial para crear un sistema de gerencias y subgerencias comunales: una Gerencia de Gestión Administrativa y otra de Gestión Comunal. Y de esta última, se desprende una Subgerencia de Participación y Atención Comunal, y otra de Control Comunal y de Obras. Pero 14 juntistas interpusieron un amparo y lograron frenar por un tiempo el asunto. Ahora, el Gobierno porteño, que encabeza Horacio Rodríguez Larreta, retomó la embestida a través de una resolución que revive el decreto y que fue lanzada por la Secretaría de Descentralización de la Ciudad.

En efecto, el mecanismo absorbe las tareas que, por ley, corresponden a los comuneros. Y los comuneros están que trinan. No sólo por el sistema en sí mismo (de hecho, muchos creen necesario que exista una estructura mejor organizada), sino por el nulo margen de participación que les queda.

“Sobre este tema, hay gente que está de acuerdo y gente que no. Quienes vienen de la actividad privada piensan que sí, que debería haber una estructura como la que tiene cualquier empresa”, enfatizaron fuentes comunales. Y añadieron: “La realidad es que estos gerentes están pensados para ir desplazando a los comuneros en su función”.

En diálogo con Qué, Osvaldo Balossi, juntista en Caballito (Comuna 6) por el FpV, sostuvo: “Hay poca transparencia. Al menos, pretendemos que toda la Junta, como órgano colegiado, pueda participar en el proceso y proponer candidatos”. Y agregó: “Pedimos que las convocatorias se hagan públicas mediante el Boletín Oficial, para que se sepa todo: cómo es el proceso, cuáles son los requisitos y otros detalles”.

Los requisitos, estipulados en los anexos del expediente, dejan bastante que desear (ver aparte). Por ejemplo, para acceder a una Gerencia Operativa de Gestión Comunal, basta con tener experiencia “en conducción de equipos de trabajo de, al menos, cinco personas”, mientras que para ocupar una Subgerencia Operativa de Participación y Atención Vecinal es suficiente con tener “un buen manejo de informática”.

Desde los bloques opositores piensan en tomar medidas para contrarrestar el asunto. Juntistas del FpV y de Evolución mantuvieron reuniones para trazar los pasos a seguir. “Esto es un gerenciamiento comunal y un vaciamiento de la función de los comuneros”, disparó Andrea Zaidel, juntista en Palermo (Comuna 14) por el partido que lidera Martín Lousteau. También dijo que “si hicieron esto así, sin publicar oficialmente el fallo y sin consultar a nadie, el mayor temor es lo que pueden llegar a hacer con mayoría legislativa. Siguen atentando contra el espíritu de la ley y la Constitución”.

La Ley de Comunas 1.777 es clara. En su artículo 26 establece que las Juntas comunales, como cuerpos ejecutivos, deben ser las que participen en la preselección y designación del personal que revestirá funciones en el ámbito comunal. Las facultades que les caben se enmarcan en el inciso F, que reza: “Ejercer la superintendencia del personal de la Comuna. Nombrar y remover a su personal de acuerdo con la legislación vigente”.

Pero en el ámbito de las comunas, como ya abordó Qué en innumerables ocasiones, rige un sistema feudal. Los temas de alto calibre suelen resolverlos los Jefes comunales puertas adentro y sin consultar al cuerpo de juntistas. Sucede en la mayoría de los distritos. Acaso por eso, en varias secciones, los comuneros se enteraron de la designación de gerentes y subgerentes en reunión de Junta. “Nunca nos avisaron nada. No estábamos ni enterados. Ni siquiera sabían los propios comuneros del oficialismo”, explica-ron desde la oposición.

El proceso ya ha sido puesto en marcha. Los presidentes de las comunas cuentan con el aval del Gobierno para designar al nuevo personal de gerencias y, en cierto modo, mandar al freezer a los comuneros. Otro paso en falso que va en desmedro de la tan ansiada descentralización, un tópico difícil y recurrente, que cada vez se encuentra más lejos de arribar a buen puerto.

“UNA LECTURA ERRÓNEA DE LA LEY”
El amparo presentado en 2014 por 14 comuneros de la oposición logró frenar, por un tiempo, el decreto 251 del Ejecutivo porteño. El mismo fue presentado en la Justicia por el abogado ambientalista, Jonatan Baldiviezo, que, en contacto con este medio, manifestó: “No pude continuar con el amparo porque no tenía actores, porque los comuneros que lo iniciaron en su momento ya no están en funciones”. En esa línea, contó que “la Justicia dijo que, como acá están reclamando el derecho de las comunas, únicamente podían ir por esos derechos las Juntas Comuna-les o los Consejos Consultivos”. En este sentido, añadió: ”Se trata, indudablemente, de una lectura errónea de la Ley, que es para sacarse de encima el asunto y darle la derecha al Gobierno, que avasalla las facultades con las que cuentan las Comunas de la Ciudad”.

SALE COSTANTINO, ENTRA CARRILLO
La resolución del sistema de gerencias fue refrendada por la Secretaría de Descentralización porteña, que hasta hace unas semanas dirigía Sergio Costantino. “Chiche” ocupará ahora el lugar que dejó vacante, en la Secretaría de la Tercera Edad, Claudio Romero, candidato a legislador por Vamos Juntos, que asumirá en la Legislatura después de octubre. El flamante sucesor de Costantino es Facundo Carrillo, que está de licencia como presidente de la Comuna 2, tras ser designado subsecretario de Demanda Ciudadana, Calidad y Cercanía, en el mes de enero de 2016. Al ser consultadas por Qué, fuentes de su entorno dijeron que Carrillo no hablará sobre las gerencias hasta no entrar oficialmente en funciones. “Es algo de la gestión que acaba de terminar”, indicaron.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN #153 DE REVISTA QUÉ

Compartir
?