Revista Qué

25 Abr 2017 | Reclaman incumplimientos del Gobierno porteño

Incidentes con manteros por corte en Flores

La avenida Avellaneda y Nazca, en el barrio porteño de Flores, fue escenario de incidentes luego de que un grupo de manteros intentara instalar una carpa sobre esa arteria y la policía de la Ciudad se lo impidiera. Los vendedores callejeros habían sido desalojados de esa arteria porteña hace un año, en el marco de […]

La avenida Avellaneda y Nazca, en el barrio porteño de Flores, fue escenario de incidentes luego de que un grupo de manteros intentara instalar una carpa sobre esa arteria y la policía de la Ciudad se lo impidiera.

Los vendedores callejeros habían sido desalojados de esa arteria porteña hace un año, en el marco de un gigantesco operativo, que fue elogiado por las cámaras de empresarios mercantiles.

Omar Guaraz, vocero de los manteros y referente de la agrupación Vendedores Libres, dijo en declaraciones a la prensa que “más temprano que tarde, los manteros volverán a la calle”.

“Le pedimos al Jefe de Gobierno de la Ciudad garantizar la seguridad de estos tres compañeros que fueron amenazados y que nos facilite el acceso al trabajo. Hace 14 meses que nos echaron de acá y muchos de los compañeros viven desde entonces sin vender, viven sin nada”, añadió Guaraz.

“El cien por ciento de quienes fueron censados y completaron el curso de CAME, tienen un lugar asegurado. La mitad ya está trabajando. El resto de la obra va a estar terminada en la semana que viene. Todos los que cumplieron las normas, están con un lugar asegurado”, afirmó el ministro de Ambiente y Espacio Público, Eduardo Macchiavelli, en declaraciones al canal A24.

“Lo que no vamos a volver es al pasado. No se va a volver a permitir la venta en el espacio público. No hicieron ninguna presentación para montar la carpa”, agregó el funcionario porteño.

Los vendedores ambulantes denuncian que un sector de “la mafia que recaudaba para la comisaría 7ma” los agredieron y que el Gobierno porteño no les permitió instalarse en el predio de Perón y Boulogne Sur Mer. La Policía de la Ciudad dice que aplicará el protocolo antipiquete.

En diciembre del 2015 los manteros que trabajaban en la avenida Avellaneda en el barrio porteño de Flores fueron desalojados. La solución que les presentó el Gobierno de la Ciudad fueron unos cursos en la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) para blanquear su actividad. Muchos de ellos no pudieron ingresar a los mismos y mantenían una carpa por dicho reclamo que fue desalojada por el Gobierno porteño.

La principal denuncia por la que realizaron hoy el corte es que un sector de “la mafia que recaudaba para la comisaría 7ma” los agredieron y que el Gobierno porteño no les permitió instalarse en el predio de Perón y Boulogne Sur Mer. La Policía de la Ciudad está presente en el lugar y anunciaron que se aplicará el protocolo antipiquetes.

Según la agrupación Vendedores Libres, las medidas de protesta surgen por “el incumplimiento del gobierno de la Ciudad, luego de 15 meses de no haber brindado ninguna solución a pesar de las promesas realizadas”. Denuncian que el Gobierno porteño no cumplió el acuerdo con los trabajadores para cederles un predio en las calles Perón y Bulogne Sur Mer para el jueves pasado y que fueron agredidos por la asociación civil “callejeros”, a quienes acusan de negociar con el Ejecutivo los cursos en la CAME y “mafia que recaudaba para la comisaría 7ma”.

“Queda de manifiesto para los trabajadores la falta de control y complicidad de los funcionarios gubernamentales que permiten semejante accionar delictivo en un predio bajo el control estatal”, señalaron desde la agrupación y agregaron que son al menos seis mil los manteros que no fueron al curso de la CAME.

Con el anuncio de los vendedores, comenzó la tensión con los comerciantes, quienes habían impulsado el desalojo, en un principio. El principal argumento es que se trata de una competencia desleal y crecimiento del delito.

Compartir
?