Revista Qué

10 Jun 2016 | Preparen los motores

Internas en el radicalismo

Los embates e intenciones por formar Cambiemos a nivel local se metieron de lleno en el seno interno de la Unión Cívica Radical porteña, que por estos días se ve envuelta en una disputa de poder, cuando aún faltan varios años para las elecciones locales. Es que la conducción capitalina, encabezada por Emiliano Yacobitti y […]

Los embates e intenciones por formar Cambiemos a nivel local se metieron de lleno en el seno interno de la Unión Cívica Radical porteña, que por estos días se ve envuelta en una disputa de poder, cuando aún faltan varios años para las elecciones locales.

Es que la conducción capitalina, encabezada por Emiliano Yacobitti y el legislador Juan Francisco Nosiglia, impulsa una posutra más dura en cuanto al acuerdo con el PRO, para así tener la certeza de poder disputar la jefatura de Gobierno en 2019. Las dudas alcanzan incluso a lo que podría suceder en los comicios de medio término.

“Lo primero es discutir una visión en conjunto de la Ciudad; lo si-guiente, los cargos”, repiten una y otra vez en el entorno de ambos referentes.

Sanz
La postura se endureció aún más en las últimas semanas, luego de que se conoció la posibilidad de “obligar” al embajador en los Estados Unidos, Martín Lousteau, a volver para competir por una banca en la Cámara de Diputados.

Esa política es considerada “sectorista” por varios frentes del radicalismo, en especial el del ex senador nacional y “ministro sin cartera” Ernesto Sanz. El mendocino, que pelea de forma interna para ser canciller, tomó cartas en el asunto. En la última semana almorzó con el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta; el jefe de Gabinete, Felipe Miguel; y el secretario general, Fernando Straface. Del encuentro gastronómico también participó el auditor general  de la Nación, Jesús Rodríguez, quien es la persona elegida por Sanz para disputar la conducción de la UCR porteña.

“Nosiglia y Yacobitti armaron una corriente muy sectarista dentro del espacio, se quedaron todos ellos y no abrieron el juego. Lo que busca Sanz ahora es volver a poner todo en orden”, explicó una calificada fuente del armado radical. Rodríguez, quien es su principal asesor en política exterior, sería el encargado de esa tarea.

El Gobierno buscó bajarle el tono

El almuerzo entre el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el ex senador Ernesto Sanz fue leído por muchos de los integrantes del arco político de la Ciudad como un nuevo intento para buscar allanar el camino para sacar del medio al embajador en los Estados Unidos, Martín Lousteau.

Sin embargo, desde el Ejecutivo procuraron bajarle el tono a la reunión y remarcaron que se trató meramente de un almuerzo para continuar con el armado de Cambiemos a nivel nacional y no como señal de una intervención del Gobierno en la interna del radicalismo.

“Es un tema de ellos; la reunión fue por Cambie-mos a nivel nacional, no por algo local”, afirmaron.
Lo cierto es que a varios miembros del PRO les sorprendió la situación con el contexto actual.

Compartir
?