Revista Qué

4 Nov 2015 | Salida a la calle K

Juntos para llegar al 22

Las agrupaciones que representan al kirchnerismo duro hicieron las paces con el sciolismo hasta la fecha del balotaje. Las diferencias no se disiparon, existen reproches internos, pero se postergaron como análisis post electoral. La búsqueda de los electores de Massa y Stolbizer y de evitar el “blanco”.

Después de reproches iniciales, los sectores que se aglutinan en el Partido Justicialista porteño convergieron en un esquema de acciones en común para “ganar la calle” y no descartaron en colaborar, por ejemplo, en la campaña en la provincia de Buenos Aires, donde sostienen que, pese a la derrota, hay que buscar los votos.

En una reunión de la semana pasada en la sede del PJ de la Ciudad, La Cámpora y el resto del kirchnerismo duro acordaron junto a dirigentes más vinculados al sciolismo la realización de una nueva campaña, en la que no predominen los actos, sino “el contacto con los vecinos” con la intención de ganar la calle.

Más allá de los matices y las diferencias que no se disiparon, ambos sectores alcanzaron acuerdos mínimos para la realización de campaña. “No podemos entrar en la chiquita ahora. Ya tendremos tiempo de discutir las diferencias internas, ahora hay mucho en juego”, se lamentó un re-ferente sciolista por lo bajo.

Desde la agrupación que conduce Máximo Kirchner, en tanto, remarcaron que el discurso de Cristina Fernández fue “ordenador” y una “inyección de fuerza” para dar la pelea hasta el 22. “Fue contundente el mensaje a la militancia. No hay que apoyar un partido, sino un modelo”.

Con un piso histórico en torno del 20%, el desafío del Frente para la Victoria es mayúsculo para sumar más voluntades en un distrito difícil para el peronismo, donde la candidatura de Mauricio Macri superó el 50% de los votos en las elecciones generales.

Scioli logró el 24,09% que, traducido en votos, son 472.155. En las Primarias había obtenido el 23,30% de los votos positivos, que representaron 426.934. Hubo una diferencia de alrededor de 50 mil votos entre ambas instancias y, el kirchnerismo apuesta a que un escenario de balotaje levante la performance.

De esa manera, se muestran optimistas en poder interpelar a parte del electorado que votó a Sergio Massa, que obtuvo casi 300 mil votos en la Ciudad. “No todo el electorado que votó al Frente Renovador es antikirchnerista, hay muchos que aún reconocen su gestión como funcionario del Gobierno nacional o que incluso se identifican con el peronismo”, dicen desde la conducción del PJ.

juntos para llegar al 22

Otro segmento a no desestimar son los votantes que se inclinaron por Margarita Stolbizer. La líder del GEN obtuvo cerca de 100 mil votos, un 5% del electorado, que, consideran en la mesa chica de la campaña, es un electorado más de “centroizquierda” que se ubica en las antípodas del proyecto que propone el alcalde porteño.

El Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) logró 83 mil votos dentro de los límites de la General Paz. Si bien los principales dirigentes de esa fuerza llamaron a votar en blanco, los kirchneristas no descartan que se pueda seducir a parte de ese electorado ante la disyuntiva abierta por una de las opciones electorales.

Bajo este escenario, se acordó que no haya más actos para “los propios”. Hubo replanteos y se ordenó salir a convencer a aquellos que no votaron al FpV en primera vuelta. El principal escollo a superar es el llamado al voto en blanco, que extendieron distintas fuerzas políticas.

No se descartan visitas del Gobernador bonaerense la Ciudad, en especial a la zona sur, la más postergada, con el objetivo de buscar expo-ner a parte de la gestión macrista, como ya hizo Scioli durante la campaña con Mariano Recalde para la Jefatura de gobierno.

Tal cual se pergeñó en el orden nacional, en el PJ porteño se coincidió en avanzar hacia una campaña “más agresiva”, que dé cuenta de las “falencias” de la gestión de Macri en la Ciudad y desarrollar la idea de un ajuste que puede darse en la Nación si es que el PRO alcanza el sillón de Rivadavia.

“Mauricio es Macri, decía Néstor. No hay que olvidarse de quién es”, sintetizó a este medio un dirigente camporista, quien resaltó la idea de “explotar la imagen negativa” que tiene el candidato presidencial de Cambiemos: idea anclada, entre otros puntos, en la conferencia de los economistas del PRO José Luis Espert, Miguel Angel Broda y Carlos Melconian de principios de año, cuando dieron cuenta ante empresarios de su rechazo a las paritarias y del enorme gasto del Estado.

Para las gene-rales no hubo un doble comando, como finalmente se especuló, pero sí campañas separadas. La Cámpora y el sciolismo con sectores gremiales no se mostraron juntos en los días previos al cierre de campaña. Ahora, hay una idea de avanzar hacia un sistema más en conjunto.

“El primero que apareció con la propuesta del cambio fue Scioli: continuidad con cambios. Tenemos que esforzarnos para que ese mensaje llegue. Estamos dentro de un proyecto político que requiere de avances y algunas rectificaciones”, afirmaron a Qué, desde el sciolismo.

En la confluencia de Unidos y Organizados, lo entienden con algunas salvedades. “Es clave reinterpretar la idea de cambio. ¿Qué es lo que se quiere cambiar? Para nosotros cambiar es ir tras la profundización del modelo”, sugirieron desde los sectores juveniles.

Lanzada la campaña hacia la recta final, las distintas agrupaciones kirchneristas salieron a manifestar muestras de apoyo y a comprometerse para las actividades, lejos de las especulaciones que se ventilaron en un primer momento sobre el apartamiento de muchas de ellas para el balotaje.

Si bien hasta ahora hubo un solo comando, sobresalieron en el tramo final hasta el 25 de octubre la división de acciones del kirchne-rismo duro -encabezada por La Cámpora- y las de un PJ más tradicional, asociada a las distintas actividades que llevaron adelantes sindicatos y con un perfil más “sciolista”.

El escenario en la Ciudad en las Generales

El escenario en la Ciudad en las Generales

 

Incluso, en su momento molestó en ciertos espacios el cierre previo del FpV en la Ciudad con Axel Kicillof a la cabeza en el Luna Park, el mismo lugar en que lo haría un día después Scioli.

Los matices siempre existen, enfatizan al tiempo que buscan concentrar la mirada hacia adelante. Para muchos la verdadera caza de votos se dirime en la Provincia, pero reflexionan que se trata de una competencia pareja, con una rivalidad “cuerpo a cuerpo”, y por ende, de lo que se trata es de sumar.

 

Reinterpretar la idea de “cambio”

El kirchnerismo concentrará sus esfuerzos en una batalla semántica por lo que implica la idea de “cambio”, demanda que reconocen en la voluntad popular del 25 de octubre y tan popularizada por el espacio de Mauricio Macri. En ese sentido, también hay divergencias entre sciolismo y kirchnerismo duro.

Los primeros van a militar la consigna de “continuidad con cambios”, frase que acuñó Scioli al principio de su campaña y que generó discrepancias.

En tanto, los sectores más duros buscarán problematizar la noción sobre cuál es el cambio que se busca para el país. En todo caso, el cambio es “la profundización de este modelo”.

La disputa la harán por separado otra vez.

 

La consigna de dos modelos en pugna

Diferentes dirigentes del FpV porteño se expresaron a favor de la confrontación de “dos modelos”, como otra de las aristas a convencer. “El éxito está en que sepamos explicar cómo podemos seguir creciendo y mejorando las condiciones de vida de nuestro pueblo, además de mostrar que Daniel Scioli representa la única posibilidad de no volver a las políticas de ajuste y desindustrialización”, enfatizó Daniel Filmus.

Otro de los que salió a expresarse fue el dirigente de FORJA, Gustavo López. “Sabemos que pasará en el país si Macri con su mirada tan de derecha, neoliberal, conservadora y antilatinoamericanista es presidente. Macri sigue siendo el mismo de los ‘90, sólo que ahora se presenta de una manera diferente ante la sociedad”.

 

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA Nº 56

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?