Revista Qué

23 Oct 2015 | ¿Gobernadora o jefa de la oposicion?

La mudanza de Vidal

Gane o pierda, su radio de acción será la Provincia. Su primer desafío es gobernar, el segundo liderar a la oposición. Las posibilidades en distritos clave. Y el potencial bloque de legisladores. ¿Se generará una interna con Jorge Macri? El punteo previo que hace el PRO provincial.

Vidal es el avión que más alto vuela del PRO. Es un verdadero fenómeno dentro del partido amarillo. Siempre se creyó que su crecimiento en las encuestas era empujado por Macri. Pero hoy es todo al revés. Ella, incluso mide más que Mauricio en territorio bonaerense. Es un verdadero fenómeno a analizar por la ciencia política, ya que alteró el amperímetro en un territorio que hasta hace dos años prácticamente no conocía; y donde tampoco era conocida.

Con un discurso más llano y vecinal, desprovisto de precisiones o tecnicismos, le llega más al votante que las alocuciones ampulosas de otros candidatos. Evade los debates coyunturales y jamás discurre en cuestiones profundas, sino que lo suyo es mencionar personas con nombre de pila, consignar barrios y carencias estructurales conocidas por el común: cloacas, agua potable, obras hidráulicas, basura, etc.

María Eugenia siempre se mete en el barro de las calles serpenteantes del Conurbano profundo, pero no hunde sus botas en el barro de la política partidaria. Este quizás sea otro punto valorado hacia afuera. “Siempre cae bien”, simplificó una de las personas que sigue pie a pie cada una de sus caminatas.

vidal

La agenda de Vidal es la de un peregrino: camina y camina sin respiro. Habla con María José, una luchadora almacenera de José C. Paz, y a la hora escucha a Horacio, en un derruido taller mecánico de Ezeiza. Luego los nombrará en algún discurso para apuntalar al candidato local.

María Eugenia sabe que lo suyo con Aníbal Fernández será voto a voto, y sobre todo en los recovecos de la Tercera, allí donde “el Estado con suerte llega”, como grafica otro de sus peregrinos militantes.

Lo que está claro en el entorno de esta mujer nacida en Morón, casada con el candidato a intendente de ese distrito, Ramiro Tagliaferro, es que su futuro está en la principal Provincia argentina. Sus fugaces apariciones por la Legislatura porteña serán apenas eso, un recuerdo fugaz. Se sabe: Vidal no fue Sarmiento en el recinto. Todo lo contrario, faltó a más de 80 sesiones en menos de cuatro años.

Si gana, obvio que gobernará. Mauricio la rodeará, pero básicamente ella tendrá en su equipo a las principales espadas que la rodean en la actualidad: desde Federico Salvai, jefe de campaña de derecho (de hecho es Jorge Macri); Santiago López Medrano (encabeza los senadores de la Tercera) al citado Tagliaferro. Está claro, no son muchas.

Y el ala más dura del PRO, si bien está encantada y seducida con María Eugenia, le machaca ese punto. Por eso los interrogantes más grandes se abren en el escenario de derrota. La única certeza es que permanecerá en Buenos Aires.

En esta posibilidad, Vidal también tendrá una ambiciosa labor y un gran desafío: maximizar su instalación y convertirse en la jefa de la oposición bonaerense. Pero claro que para ello se precisa de más política del barro y de gastar menos suela sobre el barro.

Cambiemos tiene un panorama muy optimista en Buenos Aires: proyecta que puede ganar distritos clave, como La Plata (Octava), Mar del Plata (Quinta), Bahía Blanca (Sexta), Junín y 9 de Julio (Cuarta), Pergamino (Segunda), Tres de Febrero y Morón (Primera). Y retener Vicente López y San Isidro (Primera).

La hipotética cuestión es cuál de todos estos potenciales intendentes puede responderle directamente a Vidal. Algunos ni siquiera son del PRO puro, como el marplatense Carlos Arroyo, quien saltó del vecinalismo a Cambiemos, pero que hasta coqueteó con Sergio Massa. Hoy es favorito para arrebatarle “La Feliz” a Gustavo Pulti.

Algo parecido sucede con el periodista Héctor Gay, de Bahía Blanca, también favorito para quedarse con esta ciudad clave del sur bonaerense, quien viene del denarvaísimo. El comando central del PRO ubica a pocos puros de toda hora, Julio Garro, quien tendrá una lucha cuerpo a cuerpo con el justicialista Pablo Bruera en la capital provincial, es uno de ellos. Garro tiene línea directa con María Eugenia y Horacio Rodríguez Larreta. Sin contar a Tagliaferro (Morón), los restantes no son del núcleo duro del partido, aunque Diego Valenzuela (Tres de Febrero) se ha transformado en hombre de máxima confianza de Emilio Monzó. Del interior, a Pablo Petrecca (Junín) se lo anota entre los amarillos pura sangre.

macri vidal 2

“Si bien María Eugenia es la candidata del espacio, yo personalmente tengo varios objetivos personales. Además que el referentes es y va a seguir siendo Jorge Macri”, confesó en voz baja y con grabador apagado a Qué uno de los potenciales jefes comunales.

Sintéticamente, la cuestión podría plantearse en que pocos ven a Vidal manejando a todo el arco opositor de Cambiemos, ya que lo suyo nunca fue el día a día del fárrago partidario.

Igual, el paquete no es para nada despreciable. De acuerdo a las proyecciones de las PASO y a los cálculos previos, Cambiemos podría colocar entre 18 y 20 legisladores en la cámaras bonaerenses, de los cuales unos 14 son del PRO.

En el borrador que manejan algunos hombres del partido amarillo en territorio bonaerense, y que no precisamente es material de análisis de Vidal, tendrán dos legisladores “puros” por la Primera, uno por la Segunda, uno por la Tercera, entre tres y cuatro por la Cuarta, ninguno por la Quinta, dos por la Sexta, otros dos por la Séptima y entre dos y tres por la Octava.

Ahora bien, ¿todos estos se referenciarán con Vidal? Seguramente se mostrarán con ella, pero a la hora de los porotos cotidianos Jorge Macri aparece como la figura más aglutinadora. Y además, es lógico: ya conoce los vericuetos de la Legislatura provincial. Fue diputado.

Otra cosa serán los potenciales intendentes, quienes deberán cargar con el peso de la administración diaria. Mauricio ya les dio un mensaje claro a todos ellos: los ayudará en los primeros meses clave con fondos, equipos técnicos y logística. No es poco.

Y por un tema de “experiencia” en gestión y fierros partidarios, Larreta desde la Ciudad también puede ser más paraguas político que Vidal desde el llano bonaerense. Así al menos lo ven algunos de estos hombres.

Nadie en el entorno de María Eugenia se anima a mencionar la palabra derrota. De hecho, las chances de ganar son palpables. Pero en el caso de que la grande no se dé, se instalará definitivamente en la Provincia para hacer lo que ahora más le gusta: caminar. Si manejará o no la oposición, aún está por verse.

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICION IMPRESA N° 54 DE QUÉ.

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?