Revista Qué

9 Jun 2016 | Elecciones 2017

La oposición quiere aprovechar la falta de nombres

La oposición porteña sabe que el PRO por estos días no cuenta con candidatos fuertes para las elecciones de medio término que se desarrollaran, por eso apuntan todos los cañones a lo que será una contienda electoral con un tinte especial. En principio, el Frente Renovador, buscará seducir al arco peronista porteño. Para eso, dentro […]

La oposición porteña sabe que el PRO por estos días no cuenta con candidatos fuertes para las elecciones de medio término que se desarrollaran, por eso apuntan todos los cañones a lo que será una contienda electoral con un tinte especial.

En principio, el Frente Renovador, buscará seducir al arco peronista porteño. Para eso, dentro de sus planes, tienen pensado sumar a una de las principales figuras del sciolismo: el ex presidente del Banco Provincia, Gustavo Marangoni. Él, por ahora, sostiene que solamente hay acercamientos. En el massismo ya dan por descontado que contarán con él para encabezar la lista a diputados nacionales. “Tenemos que construir para no depender de que este Sergio en la boleta”, afirmaron.

macri-festejo4

En el radicalismo la situación es diferente. Si bien cuentan con una territorialidad marcada, están inmersos en una disputa política interna. Por ahora, son dos vertientes la que confluyen en la pelea. Una, que representa el ex senador nacional Ernesto Sanz, y que quiere competir en una interna local, para así reforzar a Cambiemos. El otro sector, identificado con el legislador porteño Juan Francisco Nosiglia y con Emiliano Yacobiti, quiere ir con una lista diferente y no estar dentro de una alianza.

Ese escenario, paradójicamente, es el que más quiere el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, como también el presidente, Mauricio Macri, debido a que sostienen que de esa forma un 70% del electorado porteño se volcaría a una de las dos opciones y los diputados de ambas listas mantendrían una agenda en común tanto en la Legislatura como en el Congreso.

En el PRO están conscientes de ambos escenarios. Pero por ahora, además de asegurarse una buena gestión, reconocen, puertas adentro, la falta de un candidato fuerte para encabezar la lista, sobre todo de diputados nacionales. “La gran mayoría de los más potables están en cargos ejecutivos, hay una renovación, pueden haber saltos desde la Legislatura, pero no hay alguien con una imagen para una eventual contienda con Lousteau

 

Compartir
?