Revista Qué

5 Dic 2015 | Nación/Provincia/Ciudad

La relación ministerial

En el macrismo gana espacio la idea de que los ministros nacionales coordinen y tengan injerencia tanto en las carteras de la provincia de Buenos Aires como en las de la Ciudad. En varios casos la relación será buena, aunque en otros ya hay dificultades

Los más de 18.000 cargos a cubrir entre Nación, la provincia de Buenos Aires y la Ciudad es el mayor desafío que enfrenta por estas horas el PRO y, como consecuencia, Cambiemos.

Los primeros seis meses, los cuales se consideran clave, fueron planeados bajo una premisa: los ministros nacionales tendrán injerencia en las tres jurisdicciones y procurarán monitorear. Esa situación abarcará a la mayoría, sino a todas las carteras. “En la Ciudad quienes tomarán la posta serán las segundas líneas ministeriales”, afirmaron en el macrismo.

Sin embargo esa misión tendría un pequeño fallo. Muchos de los funcionarios que asumirán en la Ciudad no responden a las cabezas de ministerios que emigrarán. Esto no complicaría la transición, ya que la mayoría ya se encuentra en funciones en dichas carteras, pero sí en lo que respecta al cumplimiento de algunas directivas.

En Justicia y Seguridad es donde más se verá esta situación. El ministro saliente, Guillermo Montenegro, suena fuerte para la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), comenzó a tener una relación más activa con su reemplazo, el Fiscal General de la Ciudad, el ex legislador Martín Ocampo.

La AFI, en el esquema que maneja Cambiemos sería el ente encargado de la coordinación de las fuerzas de seguridad, con énfasis en la lucha contra el narcotráfico. El hombre del presidente de Boca, Daniel Angelici, fue una de las sorpresas, debido a su falta de experiencia en el fuero penal, que incluso él admitió en varias ocasiones.

Las dos cuestiones centrales que la cartera enfrentaría, el traspaso de más competencias legales y la Policía Federal, lo encontrarán tendiendo puentes con Nación, en donde la ministra designada, la diputada nacional Patricia Bullrich, también tendría que recibir las directivas de Montenegro de confirmarse su nombramiento en la afi. La relación con la Provincia será mejor, ya que Ocampo conoce a Cristian Ritondo desde hace tiempo, ambos compartieron el recinto. En Educación, Esteban Bullrich tuvo que enviar a su mano derecha, el director de la Carrera Docente Alejandro Finnochiaro, al Gabinete de Vidal para que se encargue de la negociación con los gremios docentes. El plan original era que Finnochiaro continuaría el trabajo en la Ciudad. Ahora, la subsecretaria de Equidad, Soledad Acuña, tendrá esa labor. Ella no forma parte de la mesa chica de Bullrich, según pudo saber Qué.

Todo lo contrario, es una ex vidalista con mucha cercanía a Rodríguez Larreta, que fue colocada allí en 2012 para desactivar una bomba en Desarrollo Social. La relación con su jefe inmediato no es la mejor, por lo que se presupone que habrá alguna que otra discusión en el futuro. Eso sí, en el Ministerio destacan su labor “social”.

Relaciones

En la Jefatura de Gabinete las relaciones entre las jurisdicciones no tendrán mayores inconvenientes. Todos reconocen el liderazgo y el peso que tiene el ministro de ministros nacional, Marcos Peña, por lo que sus decisiones serán acatadas. En lo que respecta a la Provincia y a la Ciudad, la mano derecha de Vidal, Federico Salvai, mantendrá un canal “normal” con su par, Felipe Miguel ya que la comunicación verdadera será con Rodríguez Larreta. En Salud, tanto Jorge Lemus como Graciela Ocaña (en caso de que sea confirmada en su cargo), respectivos ministros en la Nación y en la Ciudad, mantienen una buena relación. Juntos tuvieron que coordinar el protocolo en 2009 para evitar que se propague la gripe aviar, aunque la “Hormiguita” fue desplazada de su cargo antes de que estalle la situación. Desarrollo Social será una de las carteras en la que las órdenes que se dicten desde Nación tendrían que tener el mejor de los acatamientos.

El ascenso al Gabinete de Macri hizo que Carolina Stanley eligiera a quienes serían los respectivos ministros en las dos jurisdicciones. Santiago López Medrano y Guadalupe Tagliaferri son figuras de ellas. “Lo que diga Carolina va a llegar tal cual”, sostuvieron desde su entorno. Otro de los que tendrá una relación “casi excelente”, será el ministro de Desarrollo Urbano, Franco Moccia. Las obras de infraestructura para conectar la Ciudad con el Conurbano fueron una de las promesas de campaña de todos los candidatos. El foco estaría puesto allí. Los planes ya se encuentran hechos, el intendente electo de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, los realizó durante su gestión en la subsecretaría a cargo del AMBA.

Compartir
?