Revista Qué

16 Feb 2016 | Operativos

Labran 200 actas contra trapitos

El Ministerio Público Fiscal de la Ciudad labró, durante el fin de semana, 200 contravenciones a trapitos en una serie de operativos en las adyacencias de los estadios de los clubes de fútbol Boca y San Lorenzo. Los operativos a cargo de la fiscal Celsa Ramírez, titular de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas […]

El Ministerio Público Fiscal de la Ciudad labró, durante el fin de semana, 200 contravenciones a trapitos en una serie de operativos en las adyacencias de los estadios de los clubes de fútbol Boca y San Lorenzo.

trapitos 1

Los operativos a cargo de la fiscal Celsa Ramírez, titular de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N° 35, dieron como resultado más de 200 actas contravencionales labradas por las policías Metropolitana y Federal a las personas que exigían dinero para estacionar en la vía pública. Además fueron detenidos cuatro hombres, uno por resistencia a la autoridad, otro por tenencia de estupefacientes, y dos por registrar pedidos de captura.

“Un 80 por ciento de las actas estuvieron vinculadas a los cuidacoches, y el otro 20 por ciento a distintas conductas ilegales como la venta de alcohol dentro del radio cercano al estadio y la consecuente clausura del lugar. También se levantaron varios puestos de venta de alimentos sin la debida autorización, en el tercer anillo de la cancha de Boca”, detalló la fiscal Ramírez.

La fiscal Ramírez, que trabajó en las inmediaciones de los estadios antes del comienzo de los partidos, recibió la colaboración del Cuerpo de Investigaciones Judiciales de la Fiscalía de la Ciudad.

Luego del episodio de violencia en el que un trapito golpeó y dejó inconciente a una persona que se negó a abonarle dinero en la Ciudad como en la provincia de Buenos Aires se reflotó el debate sobre la regulación o la prohibición de la mencionada actividad.

El principal problema en la Ciudad es que el artículo 79 del Código Contravencional establece que para que se comenta el delito tiene que detectarse el momento justo en el que el trapito exige dinero a cambio de cuidar el vehículo.

Compartir
?