Revista Qué

24 Abr 2016 | De cara a 2017

Larreta mira a Lousteau

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quiere armar cuanto antes Cambiemos en la Ciudad. El radicalismo le responde que primero hay que sentarse a discutir visiones y políticas. En el medio, esperan que Lousteau decida cómo jugar.

Las elecciones porteñas del año venidero parecerían que tendrán el mismo condimento que las anteriores: el factor determinante sería el papel que juegue el ex candidato a jefe de Gobierno de la Ciudad y actual embajador en los Estados Unidos, Martín Lousteau.

En la mente de Horacio Rodríguez Larreta sólo se encuentra, en materia política, concretar su máximo anhelo: la conformación definitiva de Cambiemos en el territorio local. Esta alianza electoral, por ahora, se encuentra conformada únicamente a nivel nacional.

Los acercamientos ya comenzaron. Pero la respuesta de ECO fue contundente. “Hay que sentarse a analizar una visión de lo que va a ser la Ciudad”, repiten en el espacio.

Lousteau mantendría su idea de ser alcalde porteño, motivo por el cual no estaría de acuerdo en generar una gran interna en Capital, sino, más bien, mostrarse como una oposición “moderada” al PRO.

Desde el radicalismo, ante la consulta de Qué por la situación de Lousteau, repiten que el embajador sigue firme en sus convicciones de pelear por la jefatura de la Ciudad en 2019. Aunque no se sabe cómo jugaría de cara a los comicios de medio término. “Siempre nos dijo que para las elecciones porteñas vuelve”, insisten desde el espacio.

Es que ECO representó para el PRO su primer, y hasta ahora úni-co, dolor de cabeza electoral; aunque desde el entorno de Rodríguez Larreta sostienen que el jefe de Gobierno solamente se preocupa por temas de gestión.

Larreta mira

Sin embargo, según pudo saber Qué, no desplegaría ninguna especie de aparato hasta tener en claro las intenciones de Lousteau en la Ciudad. No obstante, desde su espacio ya dieron indicios de que a nivel local no habría chances de formar Cambiemos.

“En la Ciudad somos el bloque de la CC-ARI, y nuestras posturas son históricas. Por más que pertenezcamos a Cambiemos a nivel nacional, no vamos a cambiar las cosas que defendimos toda la vida. Y el rol que nos dio la ciudadanía porteña es el de acompañar las cosas que están bien, cambiar las que sean necesarias y marcar una agenda de prioridades para la Ciudad”, aseguró el legislador porteño Maximiliano Ferraro en declaraciones a la prensa.

En el PRO, el armado tampoco pasa a ser una prioridad. Las segundas y terceras líneas porteñas están al tanto de la situación. “Pasó todo muy tranquilo, inclusive el reparto de los cargos partidarios. Todos entienden la situación”, explicó una de las principales fuentes del PRO de la Ciudad. Por dicha razón, la disputa de nombres, por ahora, es secundaria. Nadie quiere meterse en una pelea de forma anticipada y sin certezas de cómo será la contienda.

El escenario en las elecciones para diputados nacionales es diferente. Allí sí está compuesta la alianza. Pero la existencia de nombres con peso propio vislumbran lo que será un arduo cierre de listas. Si bien la

lapicera seguirá en manos del jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña; del Presidente, Mauricio Macri; y del propio Larreta, ya hay anotados varios nombres que todavía no dieron precisiones sobre su futuro.

Entre ellos figura en primer lugar Elisa Carrió. Lilita, sobre la hora, cambió su domicilio legal a la provincia de Buenos Aires. En territorio bonaerense no sólo se elegirán diputados nacionales, sino que también se pondrán en juego las tres bancas para el Senado.

Lilita no quiere dar guiños sobre su futuro, algo que incluso sufren por estas horas sus correligionarios. “Todavía no nos dijo si su idea es pelear una banca en la Ciudad, una en la Provincia o aceptar algún eventual cargo en el Ejecutivo”, explicó uno de sus principales colaboradores porteños.

No obstante ello, desde la Casa Rosada ya comenzaron a sondear a posibles candidatos; uno es el ministro de Educación de la Nación, Esteban Bullrich, quien, según las estimaciones de Cambiemos, rozaría los 40 puntos de imagen positiva.

El intendente de Vicente López, Jorge Macri, es otro de los que se encuentran anotados para la candidatura.

Una legisladora de la que también se especula que podría retornar al Congreso es Graciela Ocaña. Ella llegó al recinto porteño en 2013, con la lista de Confianza Pública, que no llevó candidatos nacionales. El recuerdo de ese corte de boleta por el que ingresaron tanto ella como Cristina García es un dato que en el PRO no pasa inadvertido.

No obstante ello, ante el peor desempeño del Frente para la Victoria en la Ciudad, Rodríguez Larreta se encuentra tranquilo. Sin Lousteau se aseguraría más de la mitad de los votos; con él, tendría que volver a reeditar una ardua pelea.

 

Situación nacional

En Casa Rosada ya están en modo electoral y, como consecuencia, comenzaron con las mediciones de candidatos. Todos fueron sondeados, salvo los pertinentes a la Ciudad. “Eso lo ma-neja Horacio”, responden en Nación en referencia al jefe de Gobierno porteño. Pero no así en el resto de los distritos. En la nacional, la disputa entre el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Interior, Obra Pública y Vivienda, Rogelio Frigerio, ya inició su primer round. Ambos quieren suceder a Macri. Por ahora, la histórica mano derecha del Presi-dente aventaja en las mediciones al entrerriano, que se defiende sosteniendo que lo que quiere es ser gobernador de la provincia mesopotámica.

 

Ocaña espera y aguarda señales

Graciela Ocaña protagonizó la sorpresa en las últimas elecciones de medio término. Sin candidatos nacionales en la boleta, logró entrar en la Legis-latura no sólo ella, sino también Cristina García. Ocaña sabe que en la Ciudad mantiene un caudal de votos propios. El 2015 la encontró inmersa, luego de su derrota en la interna de ECO, en una serie de rumores sobre posibles desembarcos tan-to en el Gobierno porteño como en el nacional.

Las especulaciones iban desde ser ministra de Salud en la Ciudad a ocupar el mismo cargo con Macri. Al ser Confianza Pública miembro de Cambiemos, no deja de ser una posibilidad concreta que busque postularse para una de las bancas que se pondrán en juego para la Cámara de Diputados, lugar en donde se desempeñó desde 2009 a 2013. “Falta mucho, todavía”, respondieron desde su entorno.

 

Cómo jugará Carrió

La autoproclamada “líder espiritual” de Cambiemos, Elisa “Lilita” Carrió, mantiene en vilo a propios y ajenos en cuanto a la carta que jugará en los próximos comicios legislativos. “Sobre la chicharra hizo el cambio de domicilio a su casa en la Provincia y abrió el juego”, sostuvo uno de sus más cercanos colaboradores porteños.

Esa situación la habilitó a estar disponible para competir en territorio bonaerense, pero también

en en la Ciudad, donde de-mostró en elecciones pasadas que tiene un caudal de votos propios. “Todavía no sabemos nada, es un tema de ella”, agregó la misma fuente.

 

PUBLICADO EN LA EDICIÓN IMPRESA Nº 80 DE REVISTA QUÉ

Compartir
?