Revista Qué

10 Feb 2017 | FÚTBOL Y POLÍTICA

Las banderas de los clubes

Todo club es político. En los tiempos que corren, esa afirmación resulta una obviedad. Cada vez, con más notoriedad, hay dirigentes que utilizan los clubes como trampolín hacia órbitas más elevadas del poder, y políticos que se inmiscuyen en las instituciones con fines determinados. La ecuación se ejecuta a diestra y siniestra y, en el […]

Todo club es político. En los tiempos que corren, esa afirmación resulta una obviedad. Cada vez, con más notoriedad, hay dirigentes que utilizan los clubes como trampolín hacia órbitas más elevadas del poder, y políticos que se inmiscuyen en las instituciones con fines determinados. La ecuación se ejecuta a diestra y siniestra y, en el ámbito de la Ciudad, la mayoría de las entidades afiliadas a la AFA juega fuerte bajo esa premisa.

Deporte y Politica #122

Los lazos son muchos y de muchos colores y tintes. No se limitan sólo a los gi-gantes, como Boca, River y San Lorenzo, donde todos los partidos hacen pie y cada uno busca asegurarse un cimiento entre las comisiones directivas, sino que la tendencia halla su réplica incluso en las instituciones más pequeñas.

Muestra cabal de ello, por ejemplo, es que el presidente del PJ porteño, Víctor Santa María, presida además un club ínfimo como Sportivo Barracas; o, también, que un diputado nacional como Carlos Heller pise fuerte en Atlanta.
El PRO emerge entre los más grandes: Daniel Angelici en Boca, Diego Santilli en River, Sergio Costantino en San Lorenzo, Jorge Triaca en Vélez, son sólo algunos casos. Mien-tras, en Nueva Chicago pisa fuerte Cristian Ritondo, y el subsecretario de Comercio de la Nación, Javier Tizado, hace lo propio en Chacarita. El FpV no se queda atrás. Tiene peso en los gran-des y controla gran parte del ascenso: la Cámpora, por caso, hace gala en Atlanta.

Pero en la esfera de las categorías menores, es Claudio “Chiqui” Tapia el que tiene las de ganar. El hombre, que responde a Hugo Moyano (es su yerno), preside Barracas Central y se erige como una de las opciones más potables para el trono de la AFA.

Se sabe que hoy el paño del fútbol está revuelto. Sin embargo, casi todos ya muestran sus cartas. Mauricio Macri lanzó su sentencia, por cierto, nada sorpresiva: Fútbol Para Todos, out. Ahora se debaten la Superliga, los derechos televisivos, las riendas de AFA. Cada cual hace su juego, y Qué elaboró una radiografía acerca de las entidades con sede en la Ciudad. ¿Qué banderas flamean los clubes?

Boca Juniors
La presencia de Daniel Angelici como principal autoridad del club de la Ribera habla por sí sola. El “Tano”, de línea directa con Mauricio Macri, ocupa un rol considerable en la agenda del presidente de la Nación.
La tendencia PRO continúa en la entidad boquense con el jefe de bloque del partido amarillo en la Legislatura porteña, Francisco Quintana, que se desempeña como presidente de la Asamblea de Representantes. En dicha área, también se nuclea Dante Camaño (hermano de Graciela y cuñado de Luis Barrionuevo).
Además, otro que pisa fuerte es Enzo Pagani. El titular del Consejo de la Magistratura está a cargo de Boca Social. Por su parte, el ministro de Justicia de la provincia de Bue-nos Aires, Gustavo Ferrari, ocupa una vocalía titular, lo mismo que Oscar Moscariello, embajador argentino en Portugal.
En tanto, Hipólito Nosiglia, cuarto hijo del histórico dirigente radical, Coti Nosiglia, es vocal suplente.

Riverl Plate
Con Rodolfo D´Onofrio en la presidencia, la entidad de Núñez se recostó del lado del PRO. El mandamás de River cuenta con el apoyo de Fernando De Andreis, secretario general de la presidencia de la Nación. Asimismo, Guillermo Cascio, empresario macrista, ex-CEO de IBM y exgerente general del Banco Ciudad, es secretario general del club.
Otro que tiene un rol clave es Eugenio Burzaco, secretario de seguridad de la Nación. Se desempeña como vocal titular del Millonario y dirige el departamento de Seguridad riverplatense. Burzaco fue jefe de la Policía Metropolitana y diputado porteño del bloque del PRO.
Además, Diego Santilli cuenta con peso propio en River: el segundo de Rodríguez Larreta tiene a su hermano Darío como presidente de la Asamblea de Representantes de Socios (donde se nuclea el legislador porteño del PRO, Agustín Forchieri) y estrecha relación con Adrián Varela, que ocupa una vocalía titular. Por su parte, José Luis Acevedo, también legislador PRO, está al frente de la Defensoría del Socio.

San Lorenzo
El mandamás del Ciclón, Matías Lammens, que ya fue tentado por Rodríguez Larreta para sumarse a las fi-las del PRO, tiene en mente armar una corriente propia para competir en la Ciudad.
Sergio Costantino, que comanda las riendas de la Secretaría de Descentralización porteña, es uno de los protesoreros de la entidad de Boedo. Marcelo Vázquez, juez de Cámara de la Ciudad y hombre cercano a Daniel Angelici, oficia de primer asambleísta. Además, el exlegislador porteño de Nuevo Encuentro, Gonzalo Ruanova, que fue subsecretario general de la Nación, es vocal, lo mismo que el titular del sindicato de televisión SATSAID, Carlos Arreceygor, y que Joaquín De La Torre, del Frente Renovador y ministro de Gobierno de la provincia de Buenos Aires. El mismo puesto ocupa Juan Manuel Miró, hijo de Horacio Miró, empresario vinculado a José Manuel De la Sota, amigo íntimo de Marcelo Tinelli. El presidente del PJ de la Provincia, Fernando Espinoza, es vicepresidente de las Divisiones Juveniles del Cuervo.

Vélez Sarsfield
La entidad de Liniers no le escapa a la política. En 2014, fue elegido por tercera vez como presidente Raúl Gámez, que en 2013 buscó una banca nacional por UNEN. Recientemente, fue noticia por insultar a Mauricio Macri por dar de baja el Fútbol para todos. Por su parte, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, suele hacer colaboraciones, mientras que su hermano Carlos se nuclea en una agrupación fortinera. En tanto, el exsecretario de Comercio del kirchnerismo, Augusto Costa, cercano a Axel Kicillof, milita en la agrupación Cruzada Renovadora.

Huracán
Néstor Vicente, funcionario de Aníbal Ibarra en su gestión en la Ciudad, forma parte de la CD y está a cargo de la Subcomisión de Cultura y Acción Social. El secretario general del Globo, Fernando Moroni, fue condenado por corrupción en el caso de las monedas de Diego Maradona, tras ser gerente de Comercialización en la Casa de la Moneda, en el año 2000. Alejandro Nadur, presidente de la entidad de Parque Patricios, es un reconocido empresario automotriz. También suele entrometerse en la política del club el mítico secretario general de La Bancaria, Juan Jo-sé Zanola, procesado en la causa judicial conocida como “la mafia de los medicamentos”. En 2016, la sede del Globo fue utilizada por el núcleo duro de Cambiemos en un acto masivo. Allí, Rodríguez Larreta dijo que buscarían armar Cambiemos en Ciudad.

Argentinos Juniors
La nueva conducción, encabezada por Cristian Malaspina, no muestra sus cartas políticas. Lo que sí, se distancia de Luis Segura, extitular de la AFA tras el fallecimiento de Julio Grondona. El expresidente del Bicho, Rubén Forastiero, tiene vastos vínculos con el macrismo a través de su empresa Friends Food, con una marcada tarea dentro del Gobierno de la Ciudad en lo relativo a provisión de alimentos en escuelas, hospitales y programas del Ejecutivo. Su sobrino, Gonzalo Forastiero, también ocupó una vocalía en el club de La Paternal, además de ser candidato a diputado nacional por el Frente Renovador de Sergio Massa, ocupando el sexto lugar entre los postulantes al Congreso Nacional por la Ciudad de Buenos Aires.

Nueva Chicago
La actual dirigencia del Torito, encabezada por Sergio Ramos, es cercana al Frente para la Victoria. No obstante, es sabido que quien pisa muy fuerte en el club de Mataderos es el ministro de Justicia de la Nación, Cristian Ritondo. En las elecciones de 2014, apoyó la candidatura de Roberto Vila, que finalmente perdió. Vila fue subsecretario de gestión administrativa de la Legislatura porteña.
Otro que siempre se involucra en los vaivenes políticos del Torito, y que también acompañó a Vila en 2014, es el legislador porteño del PRO, Roberto Quattromano.

Chacarita Juniors
Históricamente, el Funebrero estuvo bajo el ala de Luis Barrionuevo que, luego de haber sido expulsado del club, volvió en 2014 tras colaborar en la compra de refuerzos. En las elecciones de 2016, la lista a la cual apoyaba el sindicalista gastronómico recibió un duro revés y perdió por un margen del 60 %. En la lista ganadora figura Javier Tizado, hombre fuerte de Cambiemos y subsecretario de Comercio de la Nación, que hoy oficia como vicepresidente primero de Chacarita.

Ferro Carril Oeste
Buena parte de la dirigencia del club de Caballito tiene lazos ligados al Frente para la Victoria. El presidente Carlos Pandolfi mantiene en reserva sus conexiones políticas. En tanto, la arquitecta Viviana Paladino, ligada al PRO por quedarse con varias contrataciones en la Comuna 6, es vocal suplente.

All Boys
En Floresta mantienen hermetismo en cuanto a sus lazos políticos. Hace un tiempo, el dirigente kirchnerista Luis D´Elía apareció en una investigación sobre el caso Nisman, en la que se lo escuchaba afirmar sus vínculos con la barra brava del club.

Almagro
En el Tricolor, que posee su sede en el barrio de Almagro en Capital Federal, pero cuyo estadio se sitúa en José Ingenieros, tiene peso propio el kirchnerista Luis Martinelli. El ex subsecretario de Desarrollo Social perdió las elecciones en 2014, pero siempre mantiene cercanía con el club. El actual presidente de la entidad, Julián Romeo, siempre buscó tomar distancia del exintendente de Tres de Febrero, Hugo Curto, el dirigente del PJ y hombre cercano a Daniel Scioli que tiene llegada a Almagro.

Atlanta
La CD, encabezada por Gabriel Greco, tiene vínculos con La Cámpora. El vicepresidente Alejandro Korz es ejecutivo del Banco Credicoop, cuyo titular es el diputado nacional por la Ciudad, Carlos Heller, afín al kirchnerismo. En el club suele haber reuniones del Partido Solidario de Heller.
También desfilaron por las instalaciones del Bohemio pesos pesados como Axel Kicillof y Juan Cabandié. Este último cumplió un rol fundamental en el pedido de expropiación de Humboldt 540, que fue vetado por Larreta en enero de 2016.

Barracas Central
El presidente del club, Claudio Fabián Tapia, responde directamente a Hugo Moyano, que es su suegro. Fue el Secretario General de la CGT el que lo introdujo en el mundo del fútbol y quien le otorgó las llaves de Barracas Central. Chiqui también tiene buena relación con Mauricio Macri, luego de los conflictos que hubo entre los recolectores de basura y el Gobierno porteño. Es que Tapia es, a su vez, vicepresidente del CEAMSE. Hombre de gran envergadura en la órbita del Ascenso, aspira a conducir la AFA.

Deportivo Riestra
El presidente es el abogado Fabio Pirolo, hombre de Daniel Angelici. Pirolo también se desempeña en Boca, en el área de Fútbol Amateur, y fue director general de la Administración de In-fracciones en la Subsecretaría de Justicia porteña. Allí se desempeñó bajo el ala de Javier Buján, hoy titular del INADI.
Deportivo Riestra, además, es gerenciado por Víctor Stinfale, el famoso abogado involucrado en la causa Time Warp.

Sportivo Barracas
El presidente es Víctor Santa María, titular del PJ porteño y secretario general de SUTERH (trabajadores de edificios). Lo acompaña en el cuerpo de dirigentes, como vicepresidente, Osvaldo Bacigalupo, que es secretario gremial del mismo sindicato.

San Telmo
El club es presidido por Fernando Leiró, titular de la firma Artes Gráficas Modernas S.A., empresa líder en el mercado gráfico de Argentina. Lo acompaña en la dirigencia, como vice, Fabián Lovato, que es hombre de Chiqui Tapia y que, a finales de 2016, cruzó feo a Marcelo Tinelli en Twitter, por considerarlo personalista. Además, su nombre figura en la denuncia que Graciela Ocaña efectuó, en 2015, contra Tapia, por presunta incompatibilidad para ejercer dos cargos públicos, y favorecer la designación de dirigentes del fútbol en la CEAMSE.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN #122 DE REVISTA QUÉ

Compartir
?