Revista Qué

9 Sep 2014 | Críticas de la Defensoría del Pueblo

Las falencias de los créditos hipotecarios del IVC

La Defensoría del Pueblo cuestionó los valores del plan Primera Casa BA y su aplicación de acuerdo de los sueldos. Concluyó que las cuotas mensuales son excesivas. Solicitó al gobierno porteño ampliar el presupuesto destinado a la operatoria de créditos. La Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires publicó un estudio, en el […]

La Defensoría del Pueblo cuestionó los valores del plan Primera Casa BA y su aplicación de acuerdo de los sueldos. Concluyó que las cuotas mensuales son excesivas. Solicitó al gobierno porteño ampliar el presupuesto destinado a la operatoria de créditos.

La Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires publicó un estudio, en el cual muestra las principales falencias de los créditos hipotecarios, ofrecidos por el Gobierno porteño a través del Instituto de la Vivienda (IVC).

Según la Defensoría, la primera de las dificultades para los sectores de bajos recursos es la exigencia de un capital previo porque el crédito Primera Casa BA cubre hasta un 85% del valor de la propiedad, además de exigir que los postulantes tengan ingresos acreditados.

“A modo ilustrativo, y tomando los valores establecidos en el lanzamiento de la operatoria Primera Casa BA, un grupo familiar que declare ingresos por la suma de pesos tres mil ($3.000) mensuales, podría adquirir una propiedad de hasta pesos ciento setenta y cinco mil ($175.000), debiendo aportar el interesado -aproximadamente- la suma de pesos veintiséis mil ($26.000)”, señala el estudio.

primeracasaba

En este marco, aclara que, recién superados los pesos cinco mil ($5.000) de ingresos, podrían los grupos familiares ser beneficiarios de un crédito por la suma de pesos trescientos mil ($300.000), cifra que se asemeja a los valores del mercado de viviendas; debiendo contar el beneficiario con un capital previo de más de pesos cuarenta y cinco mil ($45.000).

A su vez, el sistema de amortización del crédito, contempla cuotas mensuales excesivas para sectores de escasos recursos, sumado al requisito de justificar ingresos demostrables. De igual forma, los requisitos para presentar propiedad pueden ocasionar gastos innecesarios. Una vez seleccionados, los potenciales beneficiarios del Programa Primera Casa BA deben presentar ante el Banco Ciudad de Buenos Aires documentación sobre el inmueble que puede resultar onerosa para los sectores de bajos recursos, tal como título de propiedad, planos, intenciones de venta o boletos de compraventa, entre otros.

Todas estas cuestiones, entre otras, explican el elevado número de personas que no pudieron continuar con la tramitación del crédito Primera Casa BA en virtud de no poder cumplir algunos de los requisitos impuestos: sólo el 16% de los créditos aprobados por el IVC y el Banco Ciudad de Buenos Aires pudieron obtener una vivienda definitiva a través de dicha operatoria.

Entre otras debilidades, se destacan las irregularidades y las excesivas demoras en la tramitación de los expedientes durante sus distintas etapas, la falta de adecuación de los montos del crédito a los valores del mercado inmobiliario, la escasa información pública y confiable, la ausencia de planificación en términos de metas físicas y asignación de recursos, el elevado costo operativo y la falta de transparencia que caracterizó a la operatoria hasta el dictado de la nueva reglamentación.

A todo esto se suma, la subejecución presupuestaria en todo el período que abarca la operatoria y la escasa cantidad de créditos hipotecarios otorgados desde el año 2007 a la fecha.

Como consecuencia de este estudio, la Defensoría solicitó al gobierno porteño ampliar el presupuesto destinado a la operatoria de créditos hipotecarios reglamentada en el marco de la Ley 341, garantizar la plena ejecución del mismo y supervisar al Instituto de Vivienda de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con el objeto de garantizar el efectivo cumplimiento de las operatorias de créditos hipotecarios Ley 341 y Primera Casa BA.

El Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a través del IVC, cuenta con dos políticas habitacionales crediticias destinadas a familias de escasos y medianos recursos: la operatoria de Créditos Hipotecarios Individuales creada en virtud de la Ley 341 y el Programa Primera Casa BA.

Compartir
?