Revista Qué

31 Mar 2017 | la cámpora

Los chicos patean el tablero

La agrupación kirchnerista está ante la disyuntiva de cortarse sola en las próximas elecciones legislativas. Los ultra K apostarían a candidatos “puros” como Recalde y Cabandié. Cristina condiciona con su indefinición. La presión que genera la conformación de “Unión Argentina”. Las elecciones legislativas son un horizonte cada vez más próximo, y eso lleva a plantear, […]

La agrupación kirchnerista está ante la disyuntiva de cortarse sola en las próximas elecciones legislativas. Los ultra K apostarían a candidatos “puros” como Recalde y Cabandié. Cristina condiciona con su indefinición. La presión que genera la conformación de “Unión Argentina”.

Las elecciones legislativas son un horizonte cada vez más próximo, y eso lleva a plantear, desde ya, las posibles candidaturas. En la Ciudad de Buenos Aires, se vive un clima de total indefinición en el peronismo que acompañó los doce años del kirchnerismo en el poder. La disputa que se avizora es entre el Partido Justicialista -más aperturista- y La Cámpora.

La agrupación, liderada por Máximo Kirchner, debe resolver quiénes serán sus candidatos y, lo más importante, decidir si converge en un frente amplio junto a otros espacios. Hasta ahora, el espacio que expresa el kirchnerismo duro otorga más dudas que certezas.

La Cámpora se debate en una disyuntiva ante las próximas elecciones: participar de un frente que nuclee a varios sectores peronistas o presentar un armado alternativo con “puros”.

Días atrás, una cena fue la excusa para que distintos dirigentes peronistas, kirchneristas (no Cámpora) y del progresismo comenzaran a gestar un espacio con claros objetivos electorales. El presidente del PJ de la Ciudad, Víctor Santa María, fue el artífice de la reunión variopinta, que unió a diversos sectores identificados con el peronismo que todavía se muestran en frentes separados, como por ejemplo Daniel Filmus, Claudio Lozano, Gustavo Vera y Alberto Fernández, entre otros. Fue el primer paso para formar Unión Argentina, “un espacio cada vez más grande para oponerse al Gobierno”, según expresaron.

Qué se contactó con algunas fuentes cercanas a La Cámpora, quienes aseguraron que los sectores más duros de la agrupación pretenden afrontar los comicios de medio término con lista propia; es decir, con candidatos del riñón camporista. Esta postura estaría atada a la posible candidatura de Cristina Fernández, cuestión que le permitiría, según el razonamiento camporista, contar con un piso de 20 puntos y lograr la renovación de los pues-tos en el Congreso y la Legislatura porteña.

El tándem pensado para encabezar la nómina electoral para diputados nacionales por CABA es Mariano Recalde – Juan Cabandié. También suena el nombre de la exlegisladora Gabriela Cerruti.

Según pudo conocer Qué, en el último plenario de La Cámpora, realizado en la Facultad de Arquitectura Diseño y Urba-nismo (FADU) de la Universidad de Buenos Aires, hubo críticas al “frenteamplismo” de sectores del PJ de la Ciudad.

El argumento es que están en total desacuerdo con tener alguna vinculación con el massismo. El problema no sería con Felipe Solá, el candidato que llevaría el Frente Renovador en Ciudad, sino que dicen que no quieren ser “furgón de cola de Massa”.

Compartir
?