Revista Qué

23 Mar 2017 | INFRAESTRUCTURA ESCOLAR

Los colegios se desploman

Según se desprende del último informe oficial de la Auditoría General porteña sobre educación, la subejecución efectuada por el Gobierno porteño en programas tales como infraestructura y mantenimiento escolar ha sido moneda corriente en la mayoría de los años de gestión del PRO en la Ciudad. Desde la irrupción de Mauricio Macri en la jefatura […]

Según se desprende del último informe oficial de la Auditoría General porteña sobre educación, la subejecución efectuada por el Gobierno porteño en programas tales como infraestructura y mantenimiento escolar ha sido moneda corriente en la mayoría de los años de gestión del PRO en la Ciudad.


Desde la irrupción de Mauricio Macri en la jefatura de Gobierno (año 2008), los porcentajes del gasto en ese ítem esencial vienen siendo muy bajos. Es que, salvo en 2013 y 2014, donde las cifras muestran un alto calibre de ejecución (99 y 96 por ciento, respectivamente), en los demás períodos el gasto fue escaso. ¿La suma menor? En 2010, cuando el Ministerio de Educación porteño devengó solamente el 48 % del presupuesto asignado al tópico de infraestructura.
Si bien la tendencia se desplegó a lo largo de la era macrista, Horacio Rodríguez Larreta parece no escaparle al legado de su antecesor. Es que, en 2016, según las cifras provisorias al cierre del cuarto trimestre de gestión, para mantener y construir es-cuelas se ejecutaron $ 545.988.733 de $ 725.724.779; es decir, el 75 %.

Desde que el macrismo gobierna, la participación de Educación en el total del presupuesto de la Ciudad cayó seis puntos, del 28 al 22 %. En ese contexto, la situación del área de infraestructura es más notoria, ya que su participación en el presupuesto educativo se redujo a la mitad. “Rodríguez Larreta se la pasa declamando acerca de la importancia de la educación pública, pero esos discursos prefabricados se chocan de lleno con la realidad de un sistema educativo porteño desfinanciado”, lanzó a Qué la presidenta de la Auditoría porteña, Cecilia Segura.

Por su parte, en los gremios docentes porteños, por estas horas, en plena contienda con la ministra de Educación, María Soledad Acuña, por el conflicto salarial, no pierden de vista la temática. “Para cualquier maestro, está muy claro que, en el área de infraestructura, hay subejecuciones presupuestarias, y que las condiciones de las escuelas son deplorables”, dijo a este medio el secretario general de Ademys, Jorge Adaro. Para él, el conflicto va más allá: “No es incompetencia, sino que forma parte de una política que, básicamente, busca favorecer el crecimiento de la matrícula del sector privado. Así, cuanto más se subejecutan los presupuestos para la escuela de gestión pública, más se incrementan los subsidios a las de gestión privada”, amplió.

Además, Adaro dijo: “La única respuesta del Gobierno es pintar los establecimientos por afuera. Pero adentro, se caen los techos”.

En la Auditoría porteña, también hacen hincapié en la contratación de empresas prestadoras de servicios de mantenimiento. En el mapa del oficialismo, casi siempre se trazan las mismas. Un claro ejemplo es Mejoramiento Hospitalario S.A., que en junio de 2016 se quedó con una licitación pública de $ 160 millones para refaccionar colegios de la Comuna 13 de Belgrano.

“Es una de las tantas empresas amigas del macrismo; por eso, siempre está dando vueltas en los procesos licitatorios”, indicaron desde el organismo de control porteño.

Uno de los auditores generales, Facundo Del Gaiso, que representa a la CC-ARI, en diálogo con Qué, fue lapidario: “Mejoramiento Hospitalario no puede seguir trabajando en la Ciudad”, sentenció. En 2014, la firma se hizo cargo, por ejemplo, de trabajos edilicios en los hospitales Borda y Pirovano, por 104 y 157 millones de pesos, respectivamente. Fue al poco tiempo de que la empresa, por mera negligencia, intoxicara a diez alumnos de una escuela de Villa Crespo por no retirar a tiempo bolsas con cebos para ratas del comedor del establecimiento. Además, la misma empresa estaba a cargo de la puesta a punto de la escuela Casto Munita, que sufrió el desplo-me del techo de una de sus aulas en el ocaso del año pasado.

Igual, desde el oficialismo, no advierten falencias en el plano educativo. Al menos, así lo expresó a Qué el legislador del PRO, Juan Pablo Arenaza, que se desempeña como vocal en la Comisión de Educación, Ciencia y Tecnología. “Se hizo un esfuerzo muy grande en obras de seguridad, como la impermeabilización de todo el sistema eléctrico. Tenemos el 99 % de las escuelas cubiertas con los sistemas básicos de seguridad”, destacó.

Asimismo, mencionó que “teníamos problemas muy serios hace unos años con el tema de la calefacción, pero eso lo hemos solucionado”, y subrayó: “Entiendo también que todavía hay escuelas que hay que recuperar, pero se ha votado en esta Legislatura una inversión record en infraestructura”.

En esa misma línea, los montos pactados para 2017 son $ 1.002.434.522 para el programa de Infraestructura Escolar, y $ 582.297.708 para Mantenimiento. Eso, sumado, representa el 4 % del presupuesto total del Ministerio de Educación, que asciende a los $ 32.660.298.240. ¿Logrará Rodríguez Larreta una ejecución acorde?

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN #128 DE REVISTA QUÉ

Compartir
?