Revista Qué

22 Dic 2015 | Policia Federal

Los dilemas del traspaso

El gobierno de la Ciudad está más cerca que nunca de controlar a la Fuerza. Patricia Bullrich, Eugenio Burzaco y Martín Ocampo trabajan a contrarreloj para pulir una agenda. Resta definir cómo serán las articulaciones respecto de sueldos, prestaciones y los jefes de la Federal y la Metropolitana.

El traspaso de parte de la Policía Federal a la órbita de la Metropolitana es el principal objetivo que tienen hoy en día las respectivas carteras de Seguridad de la Nación y de la Ciudad. Todo estaría encaminado para que se realice en marzo del año próximo, aunque la intención del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, es hacerlo cuanto antes.

“Estamos coordinando los últimos detalles del traspaso de la Policía Federal. En los próximos días haremos el anuncio”, sostuvo Rodríguez Larreta en declaraciones a la prensa. Sin embargo, hay varios detalles legales que por estos días son los que más preocupan al PRO.

policia

“Todavía no tenemos definido si se tiene que hacer con un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) o con una ley en el Congreso”, expresó el vicejefe de gobierno, Diego Santilli. La única certeza es que se necesitará de la aprobación de la Legislatura, que es la que tiene que dar el visto bueno para recibir dichas competencias.

Por ese motivo, desde hace más de tres semanas, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, el secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, y el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Martín Ocampo, comenzaron con las reuniones para definir cómo y cuándo será el pase de los 21.000 efectivos.

Lo que es un hecho, e incluso fue comunicado varias veces por Rodríguez Larreta, es que en un principio coexistirán las dos fuerzas.

La superintendencia de Seguridad Metropolitana de la Federal pasará a actuar como una fuerza independiente a la Metropolitana. La razón central se vincula a las competencias legales. Hoy en día la Ciudad sólo cuenta con injerencia en algunos artículos del Código Penal, motivo por el cual la fuerza creada en 2009 no puede interceder en varios de ellos.

Por consiguiente, en el entorno de Rodríguez Larreta ya vislumbran un traspaso de competencias legales. Mucho más, luego de un fallo en el que la Corte Suprema sostuvo, como hizo en reiteradas ocasiones, su beneplácito a que suceda dicha situación.

“Va a ser un traspaso con gradualidad. El objetivo es que de a poco se vaya a la unificación en una sola fuerza policial”, dijo Rodríguez Larreta.

La situación de los jefes policiales es otro de los puntos que resta determinar. No habrá, por ahora, un único titular. Además, los dos máximos referentes de la Metropolitana, el jefe de la fuerza, Horacio Giménez, y el subjefe, Ricardo Pedace, son ex federales, que no se habrían ido en buenos términos.

“Hay que esperar para ver cómo se hace. Por ahora, hasta fin de año siguen los mismos jefes, pero la cuestión puede cambiar tranquilamente”, consideró una calificada fuente de la Policía Metropolitana.

El primer paso, según pudo saber Qué de fuentes ministeriales, fue cerrar la decisión política. Luego será el momento de sentarse a dialogar cómo será. “Hay que trabajar sobre el traspaso de recursos económicos, bienes, muebles e inmuebles”, precisaron. Eso sí “sin recursos no aceptamos nada”, dijo tiempo atrás el ex ministro de Justicia y Seguridad, Guillermo Montenegro.

El resto de la Federal comenzará a trabajar como una fuerza acondicionada a imagen y semejanza del FBI de Estados Unidos, según sueña Macri.

“Desde el primer día que asumamos como gobierno, vamos a declarar la Emergencia nacional en materia de Seguridad, Prevención del delito y lucha contra el Crimen organizado y el Narcotráfico, mediante el envío a ambas cámaras legislativas de un paquete de leyes que consideramos clave para el combate de estos flagelos”, sostuvo en diálogo con Qué Montenegro, uno de los autores del plan de lucha integral de Cambiemos, aunque ahora fue relegado a la Embajada de Uruguay.

Además adelantó la creación de una base de datos única para dicha tarea. “Vamos a establecer un Sistema Nacional de Prevención del Delito y Lucha contra el Crimen Organizado, donde se articule y coordine toda la información disponible y las acciones de las fuerzas y organismos que actúan en la lucha contra la inseguridad y el combate contra el crimen y el narcotráfico”.

El traspaso, según pudo saber Qué de fuentes del entorno de la negociación, incluiría a los recursos físicos y monetarios. Si bien aún no está la valuación sobre los recursos de inmuebles, equipamiento y demás, en lo que respecta al costo de financiamiento, en el Presupuesto 2015 se le destinó $ 16.818.337 a dicha fuerza. La actualización en materia salarial es otro de los puntos que todavía no fueron definidos del todo. Un efectivo de la Federal que egrese de la academia cobra hoy en día $ 16.326,30, mientras que uno que finalice los estudios en el Instituto Superior de Seguridad Pública, $ 23.622.

“Indefectiblemente se van a tener que equiparar los salarios, porque se puede armar una especie de rebelión interna. Si las dos fuerzas están bajo la misma órbita y comparten funciones similares, los salarios tendrían que acompañar esa medida”, explicó una fuente al tanto de las negociaciones.

Otro de los puntos que tendrán que tratar es el de la formación. Mientras que los primeros reciben una instrucción de seis meses, los agentes porteños tiene dos años de academia.

La situación en la fuerza

Por ahora, en la Federal son optimistas al respecto. “La ministra Bullrich y el secretario Burzaco están con una celeridad tremenda. Son hiperactivos, no paran. Ya dijeron que se van a respetar todos los beneficios con el traspaso. Resta ver lo que sucederá con los jefes”, afirmó un jefe policial integrante de la mesa chica de la fuerza.

En estas horas el diálogo entre el Ejecutivo y la cúpula fue constante. Día a día se comunican los avances de las negociaciones y resoluciones que se van a ir tomando.

“No hay que dejar de lado que se trata de una empresa de una muy compleja arquitectura desde el punto de vista de los recursos, tantos de dinero como de personal”, consideró la misma fuente.

“Hay que fusionar dos organizaciones, no es que una toma a la otra. Algún día, se van a llamar igual. Lo importante es que haya una sola fuerza con una sola tecnología y un solo sistema de comunicaciones. También hay que empalmar los salarios y los escalafones”, dijo Larreta.

Por ahora en la Ciudad son cautos al respecto, saben que desde hace tiempo existen problemas entre la Metropolitana y la Federal por varias razones, una de ellas es la merma de agentes de la última fuerza a la primera debido a las mejores prestaciones que pueden conseguir. Además, la existencia de comisarios y jefes provenientes de la fuerza nacional sería otro de los inconvenientes a la hora de la convivencia. “Los jefes están confirmados por ahora”, dijeron en la Metropolitana, que atraviesa este mismo dilema de la fusión.

LEA LA NOTA EN LA EDICION IMPRESA N° 63 DE QUÉ.

Compartir
?