Revista Qué

27 Jul 2016 | Declaraciones juradas

En los dos lados del mostrador

La declaración jurada del ministro de Modernización, Innovación y Tecnología, Andy Freire, estipula que hasta el año pasado fue empleado de la empresa de desarrollos inmobiliarios IRSA, que se presume tendrá un papel clave en la Agencia de Bienes, uno de los organismos que dependen de dicha cartera. Los hay millonarios, otros más austeros y […]

La declaración jurada del ministro de Modernización, Innovación y Tecnología, Andy Freire, estipula que hasta el año pasado fue empleado de la empresa de desarrollos inmobiliarios IRSA, que se presume tendrá un papel clave en la Agencia de Bienes, uno de los organismos que dependen de dicha cartera.

Nota de tapa QUE #94

Los hay millonarios, otros más austeros y varios en el medio. Hay quienes prefieren las inversiones inmobiliarias, otros las acciones; y también están quienes se abocan hacia los bonos y las letras del tesoro. Todos ellos, funcionarios del Gobierno porteño, se vieron obligados a presentar sus respectivas declaraciones juradas ante la Escribanía General, y a cuyas copias tuvo acceso Qué a través de una solicitud de información pública avalada por la Ley 104.

Del análisis de la documentación se des-prende, por ejemplo, que el ministro más acaudalado es el de Modernización, Innovación y Tecnología, Andy Freire, quien hasta días antes de asumir su cargo, figuraba como director de la empresa de desarrollo inmobiliario IRSA. En los registros, Freire declaró estar contratado bajo el régimen de “Locación de servicios” y, desde 2012 hasta 2015, ser director de la mencionada empresa. En el último ejercicio contable, por esa labor recibió un total de $ 674.414. Pero la situación del Ministro con la compañía es particular debido a que no son pocos los que la consideran como uno de los actores fuertes que negociaría con la recientemente creada Agencia de Bienes del Estado, que se encuentra bajo la órbita de Freire, y que será el organismo encargado de poner en venta las diferentes propiedades que el Ejecutivo considere necesario desprenderse. Además, su cartera fue la que se encargó de realizar la subasta del Edifico Del Plata, que quedó en manos, y de forma indirecta, de IRSA y por el cuál se pagó más de US$ 60 millones.

Desde su entorno, ante la consulta de este medio, remarcaron que no existen “conflictos de intereses”, pero la DDJJ tiene otra particularidad, porque resulta que su patrimonio, valuado en $ 60.887.177, es seis veces superior al de Larreta. Además, en una de las empresas que declaró, especializada en servicios de Seguridad, se encuentra asociado al actual secretario del área, Burzaco.

Por otra parte, el alcalde porteño, según su declaración, presentó una variación del 24 % con respecto al año anterior, en donde había anunciado pérdidas en el valor de sus activos. El vicejefe porteño Santilli también registró un importante salto en sus ingresos debido a la compra de un departamento de poco más de siete millones de pesos. Sin embargo, eso no se transfirió a la cuenta final debido a que utilizó un préstamo.

Pero no todos fueron ganadores en cuanto a los aumentos. El ministro de Desarrollo Urbano y Transporte Franco Moccia, a quien varios consideraban como el más acaudalado, declaró una reducción cercana al 50 % de su patrimonio como consecuencia de haberse desprendido de una importante cantidad de dólares durante el último ejercicio fiscal. Y Soledad Acuña, ministra de Educación, se encuentra en el extremo opuesto a Freire, con un patrimonio declarado por un total de $ 277.750.

LA NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN #94 DE REVISTA QUÉ

Compartir
?