Revista Qué

16 May 2016 | MILITANCIA PORTEÑA

Los nuevos jóvenes PRO

Se renovaron las autoridades de la agrupación partidaria del Gobierno. En ella se nuclean militantes PRO de diversas facciones, aunque el grueso se enmarca bajo la influencia de Horacio Rodríguez Larreta. Tales son los casos del presidente y vice, quienes accedieron a dialogar con Qué. El miércoles 4 de mayo, la agrupación Juventud PRO Capital […]

Se renovaron las autoridades de la agrupación partidaria del Gobierno. En ella se nuclean militantes PRO de diversas facciones, aunque el grueso se enmarca bajo la influencia de Horacio Rodríguez Larreta. Tales son los casos del presidente y vice, quienes accedieron a dialogar con Qué.

martinc esar y lucas portela

El miércoles 4 de mayo, la agrupación Juventud PRO Capital presentó a las nuevas autoridades del partido que se erige como el principal movimiento juvenil de militantes del oficialismo en la Ciudad. Martín Tomás César, hombre que responde directamente a Horacio Rodríguez Larreta, fue elegido por consenso para la presidencia. Lo compañará el nuevo vice, Lucas Portela, que forja su carrera bajo el padrinazgo político de Diego Santilli. Ambos accedieron a un mano a mano con Qué, en el que tocaron ítems de esta etapa que comienza a rodar.

Martín Tomás César tiene 25 años y nació en Palermo. Allí, en los albores de 2008, dio sus primeros pasos en la militancia, movilizado por la precariedad edilicia de las escuelas públicas. Advirtió en la gestión de Mauricio Macri una profunda transformación en esa materia. Eso lo catapultó hacia la política. Eso y, según cuenta, el hecho de caminar la vereda opuesta de quienes buscaban la toma del colegio Lengüitas, al que él asistía, en Parque Las Heras. “Me parecía injusto porque no aplicaba con la realidad que estaba viviendo en ese momento la transformación de los colegios en general”, cuenta César.

El nuevo mandamás de Juventud PRO Capital hizo trabajo territorial en la comuna 14. Pasó por la ONG Eidos y fue colaborador en el área de Defensa de la fundación Pensar. Después, en 2013, asumió como secretario general de la agrupación que ahora preside. Allí se mantuvo bajo el mando del presidente saliente, Maximiliano Sahonero, hasta tomar las riendas este año, cuando fue elegido por consenso. “Tengo la aspiración de hacer una juventud que esté a la altura de las circunstancias; formar cuadros técnicos de jóvenes que sean los líderes de mañana”, dice César, quien también trabaja en la Jefatura de Gabinete, dentro de la Secretaría de Descentralización de la Ciudad.

Según señala, lo principal pasa por la autonomía de Capital. Considera que en ese aspecto se dieron pasos enormes en los últimos ocho años, y pone como ejemplo el traspaso de la Policía Federal a la órbita de la gran urbe. “Hay que seguir aumentando la autonomía para que los porteños tengan poder de decisión”, indica.

El flamante presidente de la Juventud PRO Capital considera a la política como “una herramienta transformadora por excelencia de la realidad”. Y entre sus referentes nombra a Horacio Rodríguez Larreta, de quien rescata “el trabajo que hace por y para los vecinos de la Ciudad”, y a Maximiliano Corach, su mentor político, con el que dio sus primeras brazadas en el ámbito de la militancia en la comuna 14.

Por su parte, el vice-presidente, Lucas Portela, tiene 27 años y es oriundo del barrio San Nicolás. A diferencia de César, él se movió en el ámbito de la educación privada. Tras cursar un año de De-recho en la UBA, ahora está a punto de terminar la carrera de Marketing en la UCES.

Sus inicios en la política vienen de la mano de diversas ONG. Participó en grupos misioneros y pasó por “Un te-cho para mi país”. “Me di cuenta que en las ONG había un techo al que se accedía muy rápido. Entonces apareció el espacio de Diego”, cuenta.

Diego es Santilli, actual vicejefe del Ejecutivo porteño, quien ejerció algo así como un padrinazgo político. Desde entonces, Portela trabaja en el Gobierno de la Ciudad. Allí también se encolumnó en la figura del legislador macrista José Luis Acevedo. Y tras desempeñarse en la Subsecretaría de Fortalecimiento Familiar, accedió a un cargo como asesor de Santilli.

“En el PRO encontré equipo y calidad humana. Era lo que yo buscaba”, dice Portela, cuyo bautismo en política fue a los 19 años. “Conocer el PRO fue una casualidad; quedarme, una causalidad”, enuncia, con pecho inflado.

Portela hace hincapié en la necesidad de avanzar en el sistema de Salud, ítem que, según afirma, avanzó mucho en los últimos ocho años. Y asegura que la gestión de Larreta va a terminar lo que empezó la de Macri. “A Salud le falta el moño. Yo creo que se va a lograr, y más teniendo del otro lado a María Eugenia Vidal. El ciudadano metropolitano va a encontrar una respuesta en sus pagos, y eso nos va a garantizar una mejoría en nuestro sistema”, asevera.

Entre sus mentores políticos, Portela nombra a Diego Santilli, de quien afirma que “es un monstruo de la gestión”, y al legislador del PRO Agustín Forchieri, quien preside la comisión de Planeamiento Urba-no. Además ve a la po-lítica como una herra-mienta de transformación social: “El día que sienta que no puedo resolver los problemas de los demás, se terminó la política para mí”.

“La Cámpora tiene una visión Troglodita del siglo XXI”

En 2008, Martín Tomás César inició su labor de militancia. ¿Por qué eligió recostarse del lado del PRO? Lo sedujo la gestión de Mauricio Macri en la Ciudad. “Soy hijo de la escuela pública, y en un año de gestión se hizo mucho más que en cualquier otro gobierno por la educación. Y después está el tema de las inundaciones. Palermo se inundaba y el PRO hizo una obra bajo tierra que nadie veía. Hoy las inundaciones son cosa del pasado; lo mismo que la carencia edilicia”, afirma, y añade que “el PRO no es relato sino que son hechos”.

Asimismo esgrime sus argumentos para menoscabar la consigna lanzada por sectores de la oposición de que la Juventud PRO es como La Cámpora del gobierno anterior. Para César no es así. Asegura que la principal diferencia radica en que el PRO no intenta destruir a sus adversarios políticos, sino que la premisa pasa por construir junto a ellos.

“La Cámpora está adecuada a la lógica del kirchnerismo, que siempre fue tener al Estado al servicio de una facción política y no de toda la población”, dispara, y sube la apuesta: “La Cámpora posee una visión bastante troglodita de lo que es hoy el siglo XXI y las demandas que tiene”.

Afirma que lo que le quita el sueño es profundizar la calidad de vida de la gente. “De acá a diez años me gustaría ver el camino re-corrido y si efectivamente pude colaborar para solucionar los problemas de los ciudadanos”, dice.

Y concluye: “En Juventud PRO armamos un gran equipo. Más que un equipo, es una selección”.

“Nacemos de la pluralidad”

De casualidad. Así Lucas Portela accedió al entorno del PRO con sólo 19 años. Hoy tiene ocho más y asesora al vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli.

“Tenía la necesidad de hallar un espacio en el que participar para poder solucionar los problemas de la gente. Empecé a militar en el PRO a través de un amigo, y desde entonces no me detuve”, cuenta.

Portela manifiesta además que forma parte de una juventud que “nace de la pluralidad” y que busca “sumar a todos los jóvenes que quieran ser parte, que quieran crecer y que quieran formarse”.

Asimismo, marca la cancha y se diferencia de los militantes camporistas. “En nuestro espacio tenemos distintas posturas todo el tiempo, pero eso nos hace crecer. En cambio, en La Cámpora, si pensás distinto sos un vende patria y
no sos parte de ellos”, señala. Además, en esa misma línea, asevera: “Nosotros no somos una juventud que sólo es funcional al gobierno de turno. Nosotros tenemos una vocación de servicio, un objetivo, que es seguir transformando nuestro país. Lo que buscamos es ser funcionales no al Gobierno sino a todos los jóvenes”.

Compartir
?