Revista Qué

9 Mar 2016 | Ejecucion presupuestaria

Ratones en el Gabinete

El Gobierno de la Ciudad devengó el 91 por ciento de su presupuesto vigente para 2015. Hubo subejecuciones en áreas recurrentes, sobre todo en Vivienda. Uno de los que menos gastaron fue Horacio Rodríguez Larreta. Detalles en organismos descentralizados y comunas.

Según el diccionario del lunfardo argentino, ratón es “quien mide minuciosamente sus gastos”. Este calificativo, nacido en las calles porteñas, bien podría encuadrar al Gabinete de la Ciudad, teniendo en cuenta la ejecución presupuestaria del último cuatrimestre de 2015.

Ratatouille-102

Del total del monto vigente para el año pasado, que alcanzó $ 99.623.252.193, el Gobierno devengó
$ 91.393.679.427, lo que significa poco más de 8 mil millones de pesos menos. Resulta llamativo que el Ejecutivo haya gastado tal suma teniendo en cuenta la ampliación presupuestaria solicitada y aprobada por la Legislatura en agosto pasado por $ 4 mil millones.

Entonces, ¿para qué se solicitó más dinero? Según la explicación del diputado del PRO Alejandro García, presidente de la comisión de Presupuesto, la partida fue asignada a mayores gastos que tenían su origen en los acuerdos salariales llevados a cabo durante el primer cuatrimestre del año con las distintas organizaciones gremiales. “Corresponden a las subas salariales de médicos, maestros, policías y trabajadores de la administración central”, detalló el legislador.

Fuentes consultadas por Qué indicaron que en este tipo de situaciones el dinero puede haberse destinado a otro objetivo, o que “exista una afectación preventiva del crédito que motivará, en el futuro, un egreso de fondos para cancelar una deuda o, bien, para su inversión en un objeto determinado”.

Según datos oficiales del Gobierno de la Ciudad, la jurisdicción que menos dinero devengó fue la Jefatura de Gabinete, por entonces a cargo de Horacio Rodríguez Larreta. La cartera contó con un presupuesto de $ 5.654.693.994, de los que gastó $ 4.871.022.914, un 86,14 por ciento.

Sin título

En su mayoría, las áreas subejecutadas corresponden a Transporte y Vialidad, que hasta el año pasado funcionaron dentro de Gabinete. Por ejemplo, la Subscretaría de Transporte, encabezada por Guillermo Dietrich, devengó 380.215.307 pesos, de los 431.977.211 pesos que tenía vigentes. La diferencia supera los $ 51 millones. Situación similar se dio en la Dirección General de Tránsito y Transporte, donde el sobrante rozó los 50 millones de pesos.

Un caso llamativo tuvo lugar en el Consejo de Gestión del Parque de la Memoria, área que contó con $ 11.300.433 y, sin embargo, utilizó $ 5.138.830, es decir, menos de la mitad. Lo curioso es que la semana pasada se vieron distintas cuadrillas de operarios realizando tareas de mantenimiento en el parque con motivo de la visita del presidente francés, François Hollande.

En falta con el Sur

A pesar de haber contado con un presupuesto vigente, dos programas internos no ejecutaron dinero. El primero de ellos tiene que ver con el Cumplimiento de Convenio SRT (Superintendencia de Riesgos de Trabajo), cuyo financiamiento ascendía apenas a 30 mil pesos.

El segundo, “Reintegración, Integración y Transformación de Villas”, tenía a disposición tres millones de pesos para su desarrollo. Pero ese dinero no fue tocado. Esta área dependía del desaparecido Ministerio de Desarrollo Económico, que supo estar a cargo de Francisco Cabrera. La cartera contó con numerosos otros programas que fueron subejecutados en gran medida. Muchos de ellos, relacionados a materia social y de vivienda, como la Rehabilitación La Boca y de los Conjuntos Urbanos.

tabla 2

En cuanto a los planes de acceso a la primera casa, el ministerio gastó el 10 por ciento del presupuesto en Crédito 1ra Vivienda y el 40 por ciento en Mi Casa BA. El mismo Instituto de la Vivienda, durante todo 2015 devengó
el 58 por ciento, aun cuando están a la vista las falencias en materia de infraestructura edilicia y habitacional.

Una de las jurisdicciones que menos gastaron fue la Secretaría de Gestión Comunal. Su titular por aquel entonces, Eduardo Macchiavelli, devengó el 89 por ciento de su presupuesto, que ascendía a 1.800 millones. La secretaría se encargaba de “girar” una suma de ese dinero a las 15 comunas para que las juntas lo administraran de acuerdo a las necesidades de cada barrio.

Sin embargo, los comuneros no cuentan con la mencionada potestad. De acuerdo al detalle del cuarto trimestre, la comuna que más subejecutó fue la 8, compuesta por Villa Soldati, Riachuelo y Lugano. Sólo gastó el 54,97%, cuando aún cuenta con la mayoría de las necesidades básicas insatisfechas. Una vez más, el Gobierno quedó en falta con el sur.

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA N° 73 DE QUÉ.

Compartir
?