Revista Qué

11 Oct 2016 | INFORME

Los reclamos a la vista

La Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires cuenta con numerosos organismos que atienden las necesidades y reclamos de los vecinos porteños, y Qué pudo averiguar cuáles son los problemas más recurrentes en las 15 comunas de la Capital Federal. Cabe señalar que, entre las problemáticas más relevantes expresadas por los vecinos, se […]

La Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires cuenta con numerosos organismos que atienden las necesidades y reclamos de los vecinos porteños, y Qué pudo averiguar cuáles son los problemas más recurrentes en las 15 comunas de la Capital Federal.

Defensoria del Pueblo #104

Cabe señalar que, entre las problemáticas más relevantes expresadas por los vecinos, se encuentran los Espacios públicos, en particular el estado de las veredas, la poda de árboles y los problemas de higiene y reciclado (horarios de recolección de residuos y lugares de ubicación de containers). Desde Dirección de Servicios Públicos, perteneciente a la Subsecretaría de Derechos Políticos y Ciudadanos, se canalizan estos reclamos.

También las Personas en situación de calle. La Subsecretaría de Derechos Sociales brinda contención y asesoramiento a los vecinos involucrados para asegurar la protección de los derechos de los vulnerados y garantizar un accionar adecuado.

En materia de Educación, los pocos establecimientos educativos producen conflictos a la hora de conseguir vacantes, a lo que se suma la dificultad de la inscripción online y las malas condiciones edilicias en las que se encuentran las escuelas.

La problemática sobre la Tarifa Social no es un tema menor en las comunas porteñas, ya que los vecinos expresan las dificultades que se les presentan a la hora de acceder al beneficio. Es allí donde la D-fensoría del Pueblo ha trabajado desde comienzos de 2016 en informes de situación, recomendaciones y requerimientos a las autoridades del Ejecutivo nacional, para que los usuarios puedan llegar a la tarifa social. Asimismo, otra de las problemáticas recurrentes en los distritos es la situación de los inquilinos, ya que éstos plantean la desventaja en la que se encuentran como locatarios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En territorio porteño hay más de 900 mil personas que son inquilinas. En cuanto a la cantidad de denuncias sobre autos abandonados, desde la Defensoría se firmó un convenio de colaboración institucional y desarrollo de actividades de cooperación y asistencia técnica, para llevar adelante un plan de identificación sobre la calidad de los predios de la Ciudad destinados a depósito y guarda de vehículos que obran en los registros del Programa Nacional de Descontaminación, Compactación y Disposición Final de Automotores.

Además, el convenio es para estudiar la calidad de los sitios contaminados, evaluando nuevas condiciones constructivas y mejores técnicas de remediación en cada caso particular. El acuerdo lo firmaron el Defensor, Alejan-dro Amor; la Ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich; el Ministro de Ambiente porteño, Eduardo Alberto Macchiavelli; el presidente de APRA, Juan Bautista Filgueira Risso, y el presidente del INTI, Javier Ibáñez.

Son numerosas las denuncias llevadas a cabo por los porteños, en las que también entran los servicios de bicicletas públicas. Principalmente refieren a incentivar el uso de ese rodado para disminuir el caudal de autos. Piden reductores de velocidad alrededor del Parque Sarmiento, donde los ciclistas se preparan para competir. Como pudo saber Qué, desde la Dirección de Transporte, intentan dar solución a estos inconvenientes al incentivar el uso del sistema de Ecobici, además de lanzar una guía básica de Derechos a los Usuarios.

Otra problemática que preocupa a los vecinos son los casos de violencia. Por ello, la Defensoría cuenta con el Centro de Atención de la Niñez, Adolescencia, Género y Diversidad para ayudar a las víctimas; sin embargo, resaltaron a Qué la importancia que tiene el he-cho de radicar la denuncia en la comisaría para poder actuar.

Relación con las villas
A través de su Dirección de Villas, la Defensoría ha abierto 8 sedes en diferentes barrios, incluyendo las más grandes: Villa 21-24, 1.11.14, 31, 20, 15, Piletones, Rodrigo Bueno y Playón de Chacarita. En 2016 se proyecta abrir dos sedes más, llegando así a una suma total de 10.

Las sedes están emplazadas en diferentes espacios. Por ejemplo, a través de un acuerdo establecido con las parroquias, en las que los curas villeros llevan adelante su actividad o, en otros casos, donde funcionan los Centros integradores comunitarios del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación (CIC). Asimismo, se abren en espacios que alguna organización cede a la Defensoría para la posterior instalación de su sede.

De todas maneras, vale aclarar que el equipo de la Defensoría que trabaja en villas realiza una tarea de atención de demanda espontánea en sede, pero también un trabajo extramuros: personal de la Defensoría recorre los barrios, sus organizaciones sociales, las instituciones presentes en el territorio, las mesas de trabajo comunitario, buscando ofrecer sus servicios allí donde los problemas están para los vecinos, y no quedándose simplemente a la espera de que los damnificados se acerquen.

La definición de qué se-des se fueron abriendo responde, sobre todo, al peso relativo en materia de tamaño de población de las villas seleccionadas. Sin embargo, cabe des-tacar que son cada vez más las Juntas Vecinales y organizaciones socia-les que requieren la presencia del organismo en otros barrios que, hasta la fecha, no se han llegado a cubrir.

En el trabajo en villas se hace hincapié, fundamentalmente, en los diferentes procesos de integración sociourbana y, además, en el control hacia las empresas prestadoras de servicios públicos como presentación de proyectos de ley.

LOS COMUNEROS PIDEN MÁS PRESUPUESTO

En las diferentes reuniones se plantearon varias problemáticas que enfrentan los vecinos de cada barrio; sin embargo, los comuneros plantearon la dificultad que tienen los mismos para cumplir sus funciones debido al escaso presupuesto y para transparentar los actos propios, aseguran los Jefes Comunales.

NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN #104 DE REVISTA QUÉ

Compartir
?