Revista Qué

22 Abr 2015 | Se definen las internas

Los retoques finales

Los precandidatos del PRO, el FpV, ECO y el resto de las alianzas llegan a la recta final. Este domingo la decisión final la tendrán los cerca de 2.5 millones de electores habilitados en la Ciudad. Michetti y Rodríguez Larreta serán el centro de atención de las PASO.

Está todo dicho. Los precandidatos de las once alianzas ultiman detalles de cara a las PASO de este domingo. Gabriela Michetti y Horacio Rodríguez Larreta se llevan la atención. Mariano Recalde espera que la bendición de Cristina lo posicione detrás del PRO, desplazando cómodamente a los restantes seis postulantes que presenta el Frente para la Victoria.

retoques finales - larreta michettiPor el lado de ECO, las encuestas favorecen ampliamente a Martín Lousteau por sobre su contrincante en la interna, Graciela Ocaña. Los más optimistas señalan que el ex ministro se ubicaría en tercer lugar, por detrás de los votos de Michetti y Larreta.

Por el lado de la senadora no están nada contentos. Los cruces con el larretismo llegaron hasta límites inesperados, y hasta con agravios personales por parte del denominado asesor estrella del líder del PRO, Jaime Durán Barba, que el michettismo calificó como “campaña sucia”.

El anuncio de que Diego Santilli será el vicejefe del jefe de Gabinete sorprendió a los michettistas más escépticos. Aunque, los allegados a la legisladora se encargaron de afirmar lo contrario.

Hasta octubre de 2014 todo iba viento en popa en el PRO. De hecho, el perfil de Macri había aumentado considerablemente en las encuestas y el partido apuntalaba su candidatura a nivel nacional. La frutilla del postre sería el anuncio de Michetti como su compañera de fórmula. Pero la cuestión tomó otro cauce.

La carismática Gabriela que, hasta ese momento, parecía la Heidi del cuento de hadas, le dijo que no. Y no sólo eso. Se enfrentó a las sucesivas declaraciones del propio Macri, apoyando en todo momento al jefe de Gabinete.

Al principio, no dijo nada. Se limitó a destacar que ella seguía acompañando la “gestión de Mauricio”, y que seguiría haciéndole campaña. Desde su entorno minimizaron los desaires del líder del PRO e ignoraron las punzantes declaraciones del secretario General del Gobierno, Marcos Peña, el primero que abandonó a la senadora y se fue con Larreta.

La campaña del jefe de Gabinete tuvo un giro en la recta final de cara a las Primarias. Fue un pequeño cambio. No sólo se remarcaron, como fue habitual, los logros de la gestión de Macri en la Ciudad, sino que además, el jefe de Gabinete comenzó a plantear proyectos y promesas propias. “Todo fue para darle una identidad propia a la campaña, además de la gestión”, explicaron desde su entorno.

Wi-Fi gratis en toda la Ciudad, el Metrobus transversal y eléctrico, la reducción de la obesidad infantil, la construcción de una nueva línea de subterráneo -la F-, y la vacante escolar asegurada para los niños de sala de 3 años, entre otras, fueron las primeras promesas de campaña. “Se buscó agregarle algo más a la continuidad de la gestión”, agregaron desde su Gabinete.

Eso no fue lo único. El elegido del Jefe de gobierno tomó nota de la plataforma electoral de su rival. Las políticas relacionadas con el desarrollo social fueron algo que comenzó a ser expuesto de forma más evidente. Para ello, el jefe de Gabinete remarcó, en varias ocasiones, que la máxima referente social de la villa de emergencia Los Piletones, Margarita Barrientos, apoya su candidatura.

Tiempo atrás, cuando se mencionó por primera vez a Barrientos en una recorrida de campaña, se desató una polémica cuando ella dijo que Michetti hacía tiempo que no iba a Los Piletones, a diferencia de Rodríguez Larreta.

Todos con Larreta

Con la bendición de Macri, y antes también, la mayoría del aparato y del Gabinete de la Ciudad se encolumnó detrás de su candidatura. Algo que no pasó inadvertido, debido a que fue otro de los puntos clave. Incluso se buscó poner el acento en eso. Durante el debate televisivo, Rodríguez Larreta fue asesorado por la vicejefa de gobierno, María Eugenia Vidal, por Diego Santilli, y el titular de la cartera de Educación, Esteban Bullrich, cuyo futuro, de ganar Macri en las presidenciables, estaría en Balcarce 50.

Aunque desde su entorno no lo acepten y hasta le resten importancia, los recientes embates por parte de Michetti tuvieron un efecto en su campaña. Primero fue la denuncia que radicó Juan Manuel Lugones, y luego los spots de “googleame”. Nada fue dejado al azar. La idea del segundo era hacer eco en el pasado de Rodríguez Larreta. No sólo las causas que lo involucran en la actua-lidad, sino lo sucedido durante su gestión como interventor del PAMI.

Lo que no cambió en cuanto a la estrategia electoral fue la colectivización de “la gestión”. “Todos puertas adentro saben que Chain (Daniel, ministro de Desarrollo Urbano), Montenegro (Guillermo, ministro de Justicia y Seguridad) y Lombardi (Hernán, ministro de Cultura) son los que más cantidad de obras y programas llevaron a cabo. Y los tres están con Gabriela (Michetti)”, precisó un colaborador cercano a la senadora nacional. Ella sabe esto. Por eso no deja pasar la oportunidad para demostrar quiénes la apoyan y qué hicieron por la Ciudad.

Sin embargo, ambas campañas tuvieron un episodio en común. Tres semanas atrás, hubo un enfrentamiento a golpes de puño entre militantes partidarios de ambos bandos. La trifulca se habría originado por los que responden a Michetti, y que estarían vinculados con la Uatre, gremio conducido por Jerónimo “Momo” Venegas.

El partido FE de Venegas es uno de los que integra la Alianza Unión PRO, al igual que el Partido Demócrata Progresista, de Oscar Moscariello, un activo colaborador de la campaña de Gabriela en la Ciudad. A ellos se suma el respaldo de un sector del massismo porteño, el Partido Renovador, que no está de acuerdo con la Alianza del Frente por Buenos Aires y que le ofrece a la senadora los fiscales que aún le faltan, a pesar de que ella misma se encargó de hacer un llamado a través de su cuenta de Facebook. Tuvo una respuesta positiva, aunque no logró juntar los siete mil que se requieren para cubrir toda la Ciudad.

“Tenemos una buena relación con todo el sistema político. Gabriela también la tuvo con diputados de (Sergio) Massa”, afirmó Pinedo. Así las cosas, llegado el momento, el michettismo no descarta que el massismo se sume a sus filas.

La mesa “cerrada” de Gabriela 

Desde el entorno de la senadora no quieren hablar de “mesa chica”. Cuenta con tres ministros clave de la gestión de Macri. Daniel Chain, quien “planifica la Ciudad a largo plazo”, Hernán Lombardi, que se encarga de la Cultura, y Guillermo Montenegro, ideólogo de la Policía Metropolitana.
El michettismo sabe que la mayoría de las primeras líneas está con Rodríguez Larreta, entre los cuales se destacan la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, y el vicepresidente primero de la Legislatura, Cristian Ritondo. El legislador era uno de los pretendidos por la senadora para ser su vicejefe, debido a que cuenta con “amplia experiencia” para manejar el recinto; algo que a ella le falta, sobre todo teniendo en cuenta que lleva lista de legisladores en común con el jefe de Gabinete.

Desde el macrismo no le perdonan a Gabriela no haber aceptado ser la compañera de fórmula presidencial de Mauricio. “Ella se lo dijo a Mauricio delante de mí y de otra gente. Cree que uno tiene que estar en el lugar en que puede rendir más y es mejor. Gabriela no se veía dirigiendo caudi-llos provinciales del radicalismo y del peronismo. Ella creía que podía hacer un aporte mucho más importante a la sociedad desde la Jefatura de gobierno y apoyar la candidatura de Macri desde ahí”, señaló el jefe de campaña de Michetti, Federico Pinedo a este medio.

Pero la cuestión viene desde hace dos años, cuando el líder del PRO le propuso a Michetti ser candidata a legisladora nacional por la provincia de Buenos Aires. La idea era posicionarla para luego postularse como gobernadora. Entonces comenzaron los roces, aunque mínimos. Nadie imaginó que cobraría tal notoriedad.

El otro escollo que tendrán que dirimir en las próximas horas será, además, el tema del búnker. Desde el lado de la senadora, Federico Pinedo comentó que esperan compartir espacio con el larrestismo, en el tradicional salón de del Complejo Costa Salguero. “La verdad es que nos gustaría que el día de la elección sea un hito importante en la campaña de Mauricio Macri”, destacó el diputado nacional.

No es llamativo que Michetti quiera esperar los resultados en el búnker del partido, ya que allí mismo festejó su primer triunfo en 2007, en la fórmula con Macri. En aquella ocasión hubo globos, baile y el ambiente desbordaba de alegría. Años después allí mismo festejó un categórico primer lugar como senadora, con cerca de 13 puntos más que el segundo, “Pino” Solanas.

Para intentar mejorar su imagen, desde la agencia de Vega Olmos le aconsejaron al jefe de Gabinete mostrar su “costado humano”. Así intentará competir de igual a igual con la senadora, quien destacó que “humanizará” al PRO, lo que le valió una lluvia de críticas por parte del larretismo. 

El equipo de Gonzalo de Janin y Pablo Ciarliero sabe que el costado más sólido de Michetti está en su carisma y la facilidad que tiene para relacionarse con la gente. De hecho, fue esta cuestión lo que la impulsó a proponerle a Larreta debates en las 15 comunas.

El silencio de Macri, en los últimos días, fue un signo evidente de que algo andaba mal. Nadie se anima a afirmar que cometió un “error de precisión”, como suele decirse en la jerga política, y que tendría que haber permanecido neutral hasta las PASO.

RECUADRO

Las ventajas y desventajas de los candidatos

Consultado por Qué, el analista político Carlos Fara destacó los puntos a favor y en contra que tienen los precandidatos del PRO. Respecto de Michetti, comentó: “Las ventajas son: su carisma, que ya ganó 3 veces en la Ciudad con lo cual transformó su capital en votos, le dijo que no varias veces a Macri. Desventajas: no tiene experiencia de gestión, sin experiencia de armado político, tiene mucho menos equipo”. Por el lado de Larreta, el titular de Fara & Asociados destacó las fortalezas del jefe de Gabinete: “Experiencia de gestión, experiencia de armado político desde el partido PRO, tiene equipos”. En cuanto a las debilidades, señaló: “Falta de carisma y nunca ganó una elección”.

Respecto de a quién ve mejor posicionado en el PRO, Carlos Fara opinó: “Michetti”.

LA NOTA COMPLETA, EN EL N° 28 DE QUÉ.

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?