Revista Qué

25 Nov 2014 | Luego del cisma Carrio

Los tironeos por Martín Lousteau

Es la figura más convocante de Unen. Y es el hombre elegido por Carrió. En SUMA aseguran que no se va a mover del lugar que tiene, ni va a modificar su agenda. ¿Por qué habla poco de la Ciudad? La puja con la UCR orgánica.

Al menos por ahora, Martín Lousteau asoma como el único potente opositor al PRO. Pero en el primer paneo surgen algunas preguntas inquietantes: ¿sigue en Unen?; ¿sigue con Carrió?; ¿por qué no habla de la Ciudad? ¿Coti Nosiglia lo convencerá para sumarse a otro acuerdo?
En el explosivo escenario pos Lilita, esto último asoma como imposible. Carrió cuando tiró decenas de bombas al irse del Unen nacional -el miércoles pasado- dejó una definición: “Yo sigo en la Ciudad con Lousteau”.

DSC_0784

De hecho, durante esa misma semana compartieron un acto en la Asociación Italiana de Socorros Mutuos de Belgrano. Allí estuvieron
Paula Oliveto Lago, Inés Gorbea, Hernán Rossi y el auditor porteño Facundo Del Gaiso. El economista fue conciso: “Voy a competir por fuera del massismo y del macrismo”.
La última encuesta de Mariel Fornoni ubica a Lousteau con apreciables 17 puntos de intención de voto, debajo de los candidatos del oficialismo, Gabriela Michetti y Horacio Rodríguez Larreta.
Del otro lado de la cancha, el inoxidable Coti Nosiglia opera también para que Lousteau vea otras posibilidades electorales de cara al año próximo. ¿Cuáles? La posibilidad de un acuerdo global del PRO con el radicalismo porteño no incluye, por ahora, al ex ministro de la 125.
El congreso de la UCR no cerró, ni por asomo, la posibilidad de una coalición en la Ciudad. Todo lo contrario. Quedó explícitamente abierta la alternativa de que cada distrito realice el acuerdo que crea conveniente. Terminó siendo ambiguo.Y justo en CABA, donde más avanzadas están las negociaciones.

DSC_0727

El “problema Lousteau” es básicamente lo que mide. “No será fácil bajarlo, ni convencerlo de ninguna alianza”, confesó un hombre.
Los candidatos del oficialismo, Gabriela Michetti y Horacio Rodríguez Larreta.

Del otro lado de la cancha, el inoxidable Coti Nosiglia opera también para que Lousteau vea otras posibilidades electorales de cara al año próximo. ¿Cuáles? La posibilidad de un acuerdo global del PRO con el radicalismo porteño no incluye, por ahora, al ex ministro de la 125.

El congreso de la UCR no cerró, ni por asomo, la posibilidad de una coalición en la Ciudad. Todo lo contrario. Quedó explícitamente abierta la alternativa de que cada distrito realice el acuerdo que crea conveniente. Terminó siendo ambiguo.Y justo en CABA, donde más avanzadas están las negociaciones.

El “problema Lousteau” es básicamente lo que mide. “No será fácil bajarlo, ni convencerlo de ninguna alianza”, confesó un hombre de la UCR porteña. Pero también
es cierto que el eufórico portazo de Carrió lo dejó en una situación menos cómoda de la que hubiese imaginado.

“Le quiere digitar la campaña”, dijeron desde su entorno, “y él no quiere quedar pegado a los vaivenes del humor” de Carrió.

Además, hay otro dato que llama la atención: el ex ministro de Cristina no habla de los temas de la Ciudad; no se mostró como ferviente analista del Presupuesto (cuando es un especialista en el tema), ni alzó fuertemente la voz contra proyectos del macrismo (al menos en los últimos tiempos). Es raro.

Eso sí, desde SUMA aseguran que su agenda, repleta de actividades porteñas, habla per sé de que la candidatura no se mueve ni un ápice.
La decisión de Carrió rompe con un sector de la UCR, no con todo el partido. De hecho, siempre se encargó de separar a Ernesto Sanz y Oscar Aguad del resto (Cobos, Alfonsín, Bazze, Artaza, entre otros). El radicalismo porteño no cortó los puentes con Lilita, ni viceversa.

Coti Nosiglia hará todo lo posible para que nada se rompa. Tanto él como Carrió sueñan con una interna en las PASO junto al candidato del PRO (Michetti o Rodríguez Larreta). En el caso de ser el segundo, lo dejaría mejor posicionado. Hoy no parece probable, pero es un arma de negociación.

El histórico operador radical sigue con la misma cuenta: PRO y Lousteau llegan al 70% de los votos, y se llevan casi todo (legisladores por la Ciudad y al Congreso nacional). No le importa que gane el macrismo, sino juntar un bloque amplio que pueda confrontar en el futuro con el kirchnerismo. En Capital, Coti es tanto Macri como la UCR.

Todo parece indicar que nadie bajará al economista del lugar que tiene hoy. Además, en su entorno hay una doble lectura: están los que creen que el vocifero de Carrió lo incomodó; y otros, que lo ayudó. Es que Lilita volvió a ganar el centro de la escena política del país. Puede gustar más o menos, pero generó un verdadero cisma. Al lado de la diputada hoy está Lousteau. Ella se encargó de ensalzarlo en público por sobre todos sus denunciados. Desde Proyecto Sur porteño son los más excépticos. Creen que el economista todavía no se quiere tirar a la pileta “porque no sabe si llega a la segunda vuelta”. Además, dicen “hace seis meses Unen comenzó a deshilacharse y está en ‘franca caída’”. “Acá reina el sálvese quien pueda”, tiró uno de los hombres de Pino Solanas. Luego de la pirotecnia verbal y del portazo, cuando se calmen las aguas se aclarará un poco más el panorama. Resta determinar si el cimbronazo Carrió será positivo para Lousteau o lo terminará arrastrando a un escenario de incertidumbre.

PARA LEER NOTA COMPLETA,VER REVISTA QUE N° 07

Compartir
?