Revista Qué

11 Jun 2015 | La formula del PRO

Los vices de Mauricio

De cara al cierre de las listas el 20 de junio, en el PRO todavía no se decidieron por quién será
el o la compañera de boleta de Macri. Tres son los nombres que quedaron en danza. Pero la cuestión se definirá entre Gabriela Michetti, quien cuenta con más adhesiones, y Marcos Peña.

El PRO atraviesa un tiempo de definiciones. A medida que se acerca el 20 de junio, día en el que se cierran las listas de candidatos en algunas provincias y en la Nación, respectivamente,
varios son los frentes por cerrar que tiene el macrismo.

Las elecciones generales en la Ciudad, el armado de las listas de diputados nacionales en ese distrito, los comicios en las provincias de Santa Fe y Córdoba, la campaña en el conurbano bonaerense, fueron algunos de los temas sobre los cuales se espera que el partido tome una decisión en la semana.

vices

Pero el primero que encabeza la lista es el nombre del candidato a vicepresidente.
El viernes, Mauricio Macri reunió a toda la tropa del partido en Torres de Manantiales, en la ciudad balnearia de Mar del Plata.

En el complejo, propiedad del ministro de Cultura, Hernán Lombardi, bajo la consigna del Congreso Nacional del PRO, Macri aprovechó para sondear entre sus afiliados varias cuestiones.
Las demoras en la salida de los vuelos en el Aeroparque Metropolitano, debido a condiciones climáticas adversas, fue la excusa perfecta para que Macri tome la agenda en sus manos. Ahí mismo comenzó a marcar, y fuerte, la cancha.

Con una serie de declaraciones radiales se encargó de terminar con esas especulaciones sobre si el senador nacional por la provincia de Santa Fe, Carlos “Lole” Reutemann, sería su candidato a vice. “Su lugar estará en la cabeza de la lista de senadores por Santa Fe”, dijo.

Todos coinciden en que Macri “se fue de boca” en la conferencia de prensa que brindó junto a Horacio Rodríguez Larreta, Diego Santilli y Francisco Quintana después de la victoria del primero en la interna contra Gabriela Michetti. Allí dijo que el nombre “ya estaba decidido”, aunque esto no es real. Desde que comenzó la especulación por el candidato a Vice, hubo varios nombres en danza; muchos que instalaron algunas de las facciones del partido, otros que se subieron solos. Tampoco faltaron los que fueron puestos por la prensa.

Hasta ahora, de los seis nombres que comenzaron a estar en danza, sólo tres quedan en pie. La cronología comenzó a fines de noviembre cuando Macri se reunió con Michetti para ofrecerle que sea su vice. Ella lo re-chazó para poder pelear por la jefatura de Gabinete. En esos meses que pasaron, mucho cambió puertas adentro. La mesa chica tuvo nuevos integrantes, algunos duraron poco, el acuerdo con la Coalición Cívica, con el sector más tradicional de la UCR y las alianzas regionales, entre otras cosas. El secretario de Gobierno, Marcos Peña, ganó mayor protagonismo. Se arregló con el ministro de Gobierno, Emilio Monzó, y comenzó a coquetear con la nominación. Michetti y Peña llegaron al Congreso en igualdad de condiciones. La mayoría de los que estuvieron allí coincidieron en una sola cosa. El nombre de ella tomó más impulso que el de él.

La conclusión que se llevó Macri fue simple. El partido prefiere que su compañera de fórmula sea la senadora nacional por encima del secretario de Gobierno. Aunque Peña forme parte de la mesa chica, su imagen electoral no se puede comparar con la de Michetti. Hacía tiempo que ella sabía cuál sería su lugar en la campaña si llegaba a perder la interna. Su labor consistiría en recorrer el interior del país en busca de adhesiones para su líder político. La nominación, de ocurrir, no cambiaría con sus planes.

No obstante ello, el nombre de Peña aún no fue descartado totalmente. Todavía cuenta con chances; su manejo de los hilos del partido, y su pertenencia a la mesa chica son los factores de peso más grandes que tiene a su favor. Por esos motivos, el michettismo aún “se encuentra nervioso”. Muchos son los que apostaron a jugar en contra del secretario de Gobierno y temen represalias. Quien completa la terna es el actual titular de la cartera de Educación, Esteban Bullrich.

Los reproches contra él son por “haberse instalado solo”. Competirá, pero se encuentra más cerca de quedar descartado. En el camino quedaron el mencionado Reutemann, el presidente de Banco Ciudad, Rogelio Frigerio, quien fue desde un principio el preferido del consultor ecuatoriano, y el senador radical Ernesto Sanz. Mientras que el economista no mostró suficiente iniciativa, el radical optó por competir en las PASO.

El ex gobernador era uno de los “peronistas moderados” que se mencionaban. Pero para el armado macrista su nombre fue impuesto más por la prensa que por el partido, lo que no quitó que se lo tenga en consideración.

Con el beneplácito del partido, ahora Macri tiene que esperar su reunión con su álter ego e interlocutor con el mundo empresarial y de los negocios, el constructor Nicolás “Niky” Caputo, quien estuvo fuera del país y regresó el lunes. Aunque, casi nadie duda de que “Niky” le levantará el pulgar a Michetti. Toda la mesa chica está de acuerdo. Por lo que se descuenta que ella tendrá el lugar. Aunque hay que esperar que suceda.

Declaraciones de ambos lados

Mientras tanto, la tropa michettista va preparando el terreno para el anuncio. Uno de los únicos en expedirse públicamente fue el diputado nacional, y otrora jefe de campaña de la senadora, Federico Pinedo. En declaraciones a la prensa, consideró que si Macri, “toma la decisión”, la senadora Gabriela Michetti “podría ser” su compañera de fórmula.

El jefe de Gabinete fue otro de los que también se refirió al tema. El fue el primero en confirmar la intención de que el o la candidata sea “alguien del equipo”.

El problema que se plantea Michetti por estos días es cómo quedará parada si acepta el ofrecimiento. En dos oportunidades lo rechazó. El primero fue en diciembre del año pasado, antes de que Macri la habilitara para competir en la Ciudad.

En esa oportunidad, ella consideró que estaba para la gestión ejecutiva más que para la legislativa.
La segunda, aunque nunca confirmada, fue después de su derrota en las PASO. Ahora, el problema que ella tiene es encontrar una forma “decorosa” de contradecir sus afirmaciones. “Lo de la vicepresidencia era un tema cerrado, pero se reabrió”, fue una de sus primeras declaraciones al respecto. Ella sabe que Macri aunque apostó por otro candidato, nunca le ocultó sus intenciones, lo que quedó demostrado cuando le comunicó a ella, en una reunión que mantuvieron los dos a fines de noviembre, que tenía pensado jugar fuerte por Rodríguez Larreta para así instalarlo como su sucesor. Ella le pidió neutralidad, que él mantuvo hasta marzo. La buena relación entre ellos no se cortó por ese motivo. “Ambos pueden tener su diferencias, pero saben que se complementan”, explicaron desde el entorno del Jefe de gobierno.

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?